Ir a contenido

Encuentro en el barrio del Gornal

L'Hospitalet de Llobregat exporta su modelo de educación musical

Seis ciudades europeas acuden a conocer cómo lograr más cohesión social a través del arte

Óscar Hernández

Actuación de la Big Band Rhythm Town de la escuela municipal de música de LHospitalet.

Actuación de la Big Band Rhythm Town de la escuela municipal de música de LHospitalet. / CARLOS MONTAÑÉS

L’Hospitalet de Llobregat ha conseguido exportar su modelo de educación musical para niños y jóvenes al resto de Europa. La artífice ha sido la Escola Municipal de Música-Centre de les Arts (EMMCA), con la que se han formado más de 50.000 personas desde que abrió sus puertas en el 2005. Y ha habido resultados muy interesantes como que en las escuelas que colaboran con este centro ha subido la nota media de sus alumnos o que ha mejorado su rendimiento en matemáticas..

Una muestra del éxito de este modelo educativo es el encuentro internacional que comienza este miércoles por la tarde en .la sede la EMMCA, en el barrio del Gornal. Seis ciudades europeas – Aarhus (Dinamarca), Adelfia (Italia), Grigny (Francia), Valongo (Portugal), Katowice (Polonia) y Brno (República Checa) – acuden como invitadas a participar en estas jornadas. En ellas, cinco centros educativos de L’Hospitalet mostrarán cómo la música ha mejorado el rendimiento de sus alumnos.

Distinción por la inclusión social

Este encuentro de especialistas en educación musical de ciudades europeas se enmarca en el marco de la red europea de transferencia de conocimientos Onstage-Escuelas de Música por el Cambio Social, Además, L’Hospitalet recibió hace justo un año el selo europeo Urbact Good Practice en la categoría de inclusión social al haber conseguido crear espacios reales de cohesión social a través de las artes.

Para Núria Marín, alcaldesa de L’Hospitalet, el espaldarazo de la Unión Europeo a la promoción de la música en sus colegios y en la EMMCA "es un reconocimiento a un trabajo de 12 años que ha sido muy efectivo para los niños y jóvenes de la ciudad”. “La EMMCA nació con la crisis y, pese a ello, ha tirado adelante. Nosotros somos muy conscientes de que la música es además un instrumento de cohesión social”, añade.

Igualdad de oportunidades

Marín destaca el trabajo que se ha realizado a la hora de acercar y promocionar la cultura en las escuelas de los barrios que más lo necesitan. “Estamos muy orgullos de haber llevado la música a los barrios a través de la escuela porque hacemos política de izquierdas y eso significa ofrecer igualdad de oportunidades”.

Además del millar de alumnos que reciben clases de música, teatro y danza en la sede central de la EMMCA, en la avenida de Vilanova, 32, en el barrio del Gornal, otros mil reciben esta formacion a través de clases en 12 escuelas e institutos. Muchos de ellos y  sus profesores asistirán esta tarde a la fiesta de bienvenida a las delegaciones de las seis ciudades europeas en la EMMCA.

Temas: Música