Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Soy mujer trabajadora, esposa y madre y mi clase social es la del 'ni tanto ni tan poco'"

Una madre vota acompañada de su hijo, esta mañana en Madrid.

Una madre vota acompañada de su hijo, esta mañana en Madrid. / José Luis Roca

Yolanda Ibáñez Doltra

El 'quid' del "ni tanto ni tan poco": Ni tanto como para vivir al margen de la ley y de las normas establecidas por la claase alta de este país y de esta comunidad ni tan poco como para admitir ante mis vecinos que sufrimos para llegar a fin de mes. Así es la vida en esta ciudad que acoge desde hace unos años a mi pequeña y moderada familia y que no deja de darme dolores de cabeza a la vez que impide que pueda desarrollar un futuro que, a los de mi generación (la del 83) se nos convenció que podríamos alcanzar a los que tuvimos las suerte de estudiar en una escuela concertada.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ser mujer trabajadora, esposa y madre en una estructura en la que no se te permite ser todo a la vez. Y me diréis "hora hay muchas ayudas, ahora las mujeres os podéis empoderar, ahora las mujeres queréis y ya tenéis igualdad...". Sí, señores: el problema no es lidiar con un hombre, es lidiar con todas aquellas personas a las que no quiero y con las que no he elegido lidiar, pero debo hacerlo: ayuntamientos que no te ayudan con los servicios públicos, policías que no te escuchan porque no gritas lo suficiente... y todo por una sola razón: porque soy de la clase del "ni tanto ni tan poco": ni lo suficientemente pobre, machista, mamá, hija, trabajadora... ni lo suficientemente rica, feminista, mujer de casa. No tengo una clase social, no tengo espejo social en el que mirarme, no tengo ejemplos a seguir que se parezcan a mí. Nadie me ha amparado nunca porque no hay amparo ni marco económico ni social en el que pueda esconderme o pedir ayuda.

Hoy me han dicho por primera vez que mi voz no vale tanto como la de alguien a quien ni siquiera conozco porque esa persona ejerce un cargo público y tengo y debo darles la razón. Pero no me conformaré, seguiré hablando, seguiré trabajando y seguiré estando al margen de los estándares sociales que ni me miran ni me juzgan por no estar en los límites de establecido. Estoy dispuesta a decir que existimos, que aportamos y que vivimos en la línea del 'Ni tanto ni tan poco'.

Participaciones de loslectores

Másdebates