21 oct 2020

Ir a contenido

"¿La Fiscalía de quién es? Pues ya está"

Andrés Hinarejos Montano

Junqueras, Forn, Romeva y Cuixart reingresan a la cárcel de Lledoners.

Junqueras, Forn, Romeva y Cuixart reingresan a la cárcel de Lledoners. / MANU MITRU

Entre muros ha vuelto a poner la justicia española a gente con talento solo por el hecho de querer que su pueblo viva libre, sin los desprecios de un país caduco, un país donde la justicia 'ajusticia' a todo aquel que no esté con los suyos, separándolo, metiéndolo entre muros u obligándole a exiliarse donde no moleste. Un país acomplejado que se sirve de los cuerpos uniformados para imponer su ley, un país capaz de reírse de un pueblo como el catalán hasta la saciedad, un país con tanto miedo a que Catalunya se marche que es capaz de todo eso, de ponerse de acuerdo para encerrar entre muros a sus dirigentes al mismo tiempo que detesta a todo lo que suene a un idioma que no sea el castellano, un país capaz de organizarse para que las empresas catalanas se marchen a sus Españas del alma.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La injusta justicia, camuflada como justa, rompe moldes y nos regresa al siglo XIX sin parpadear.  A todo el que molesta se lo cargan sacando apartados especiales para cada caso. Yo no entiendo de leyes, sin embargo nada más hay que oír a los entendidos enumerar las barbaridades que aplica la Fiscalía para encerrarlos. Ya lo dijo Pedro Sánchez: "La Fiscalía, ¿de quién depende? Pues ya está."(la frase de Sánchez sobre detener a Puigdemont).

Cada uno que piense como quiera, pero hoy, debido al poder judicial, policial, legislativo... Catalunya está más triste que nunca, solo faltaba 'desescalar' la salida de los presos catalanes diciendo que sus ideas justifican aplicar la 'inquisición', que no se han arrepentido, que afirman que lo volverán a hacer, que incitan al pueblo a seguirlos... Pues, nada, ese país tan caduco pone en marcha su 'inquisición' atenuada y los vuelve a meter entre barrotes hasta que se arrodillen y pidan perdón. A eso le llaman reinserción, y ellos no se han arrodillado.

La justicia es igual para todos en boca de quien la ejerce, no de quien la sufre.

Participaciones de loslectores

Másdebates