El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Hacer oídos sordos, el lema del mundo

REUTERS / CHRISTIAN HARTMANN

Dos alumnas siguen una clase sobre multiculturalidad en la Universidad Católica de París.

Federica BianchiGénova

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 18 de febrero del 2019 - 06:15 h

Hoy en día, casi todo el mundo se hace el héroe ante los ojos de los demás: ¿pero lo realmente importante qué es? ¡Aparentar! Sobre todo con respecto al tema de la inmigración.

Todo el mundo parece estar en contra de la violencia, con la idea de que no se puede ser tan cruel hacia dichos colectivos extranjeros. Hay que entender la situación. Ese pensamiento o actitud, por lo que concierne a los migrantes o a cualquier otra persona considerada "diferente", deja de tener validez a la hora de solucionar el problema o de hacer algo: nadie levanta un dedo y todos hacen oídos sordos o como si no vieran nada.

El problema es que las personas no pueden oponerse al pensamiento general, por muy equivocado que sea, porque tienen miedo a ser consideradas diferentes y a ser juzgadas, dado que lo diferente se ve como peligroso.

Según el pensamiento general, solamente se puede controlar algo que se conoce y por eso lo desconocido asusta. Esto porque nuestra sociedad, desde chiquitos, nos enseña a adoptar modelos conductuales: las niñas juegan con muñeca, los niños con camionetas; por tanto, invertir ese orden no está bien. Lamentablemente, ese pequeño comienzo desde la ideología de género se va transformando con el tiempo en intolerancia hacia lo diferente: "diferente" concebido como algo no conforme con lo establecido por la sociedad.

Sinceramente, yo viajé mucho, visité muchos países y lo que vi siempre fue un pueblo unido que trabaja en colectividad, mucho respeto y generosidad, a pesar de la multiculturalidad que los caracterizaba a todos, y me pregunté: ¿por qué en Italia eso no funciona? O sea, ¿es posible que Italia sea el único país que se queja de la diversidad, mientras que en los demás países se ve como algo con lo que se puede convivir sin problemas?

Todo eso pasa porque en las demás naciones, desde la infancia, se educa en valores y en el respeto del prójimo, enseñando a conocer lo que se desconoce, sin basarse en prejuicios o ideas preconcebidas. Dichos valores en Italia no se aplican, sino que se razona más según el dicho "Dime de dónde vienes y te diré quién eres".

En cambio, la vida no es así, todos somos iguales, independientemente de donde vengamos: somos seres humanos y, como tales, tenemos que acoger, ayudar, respetar, relacionarnos con nuestro prójimo para poder ser un pueblo unido y más abierto y dispuesto a aprender de lo nuevo.

Participaciones de los lectores

La importancia de seleccionar bien los actores

Jaime Rodríguez Soto Cunit

Leo el último artículo del gran Josep Maria Pou, ref... Seguir leyendo

El derecho de los vigilantes de seguridad italianos a preservar sus vidas

Javier Bernuz Toledo Badalona

Recientemente, he pasado unos días en Milán. Al ver el equipo de los vigilantes (chalecos antibalas, pistolas Glock de alta capacidad, etc.), y... Seguir leyendo

El chantaje de la maquinaria independentista

Guillermo Moya Barcelona

Cada vez que aparece en público una persona cuyas ideas no comulguen con el independentismo, la "maquinaria" represora del mismo se pone en mar... Seguir leyendo

Gracias a todas las mujeres por estar ahí

Arturo Fernández-Maquieira Almería

Ellas nos crean, nos crían, nos inspiran, nos acogen, nos cuidan, nos soportan, nos animan, nos manejan, nos regañan, nos... Seguir leyendo

Solucions reals per parar els abusos sexuals a l'Esglèsia

Dionís López Barcelona

Cada dia que passa apareixen nous casos d’abusos sexuals a l’Església catòlica. Ja fa molts anys que això passa a ... Seguir leyendo