Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"¿Forma parte la manifestación ultraderechista de Madrid de la libertad de la que hablaba Ayuso?"

Momento de la manifestación neonazi en Chueca.

Momento de la manifestación neonazi en Chueca.

César Carulla

Hace unos días se manifestaron en Madrid un grupo de personas en contra del colectivo LGTBI. Una manifestación sirve para reclamar o protestar por algo; para declarar un manifiesto que expresa descontento, a saber: reivindicar un derecho, denunciar una falta, pronunciarse ante un abuso... Las razones que esgrimían los manifestantes no trataban de perjuicios que estos hayan recibido por parte del mencionado colectivo, sino de sus prejuicios hacia el mismo. Literalmente expresaron el odio que sienten hacia ese colectivo. Todo ello permitido por el Gobierno de Madrid, quien, en primera instancia, ha debido permitir la marcha y más tarde protegerla debidamente.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Lo que hace el Gobierno de Madrid es proteger una declaración de odio penada por la legalidad vigente. Esconde una ilegalidad tras un derecho. Si estos manifestantes, uno por uno, expresaran su odio de esa forma a personas que se encontraran por la calle, sería motivo de denuncia si pudieran probarse los hechos.

En cambio, parece ser que al ir todos juntos sí se les permite insultar, vejar, discriminar; en fin, odiar a pierna suelta a todos aquellos a quienes, desde su prisma retorcido y arcaico, comprenden como enfermos al ejercer su libertad sexual y manifestar su condición de género según dicta su sentimiento y no su realidad biológica.

El derecho a manifestarse no está por encima de la obligación de no cometer delitos de odio. Las obligaciones que marca la ley, que nos ampara y protege, son de justicia aplicables ipso-facto, ya que una ley se ha logrado tras el concierto parlamentario. Permitir esta marcha, bajo los lemas con los que se han manifestado sus miembros, constituye en sí mismo un delito flagrante.

Esta es la libertad de la que hablaba Ayuso. Nada que ver con los bares abiertos en mitad de pandemias. Indica que puedes expresar tu odio en público sin que nada te lo impida. Mi aplauso para todos sus votantes. Queda muy claro lo que quieren para Madrid. Ya veremos qué opinan en Europa.

Participaciones de loslectores

Másdebates