Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Botellones, escándalo y suciedad: Los vecinos de la calle de Pere IV estamos hartos"

Restos del botellón en Pere IV.

Restos del botellón en Pere IV. / andrea bosch

Enrique Castro

Los vecinos de la calle de Pere IV entre Zamora y Ávila de Barcelona queremos expresar nuestro malestar y emitir una queja oficial ante el descontrol que hay en estas calles debido al ocio nocturno. Gritos, música a todo volumen, botellones masivos y suciedad son la norma en estas calles a partir del jueves (o miércoles) y durante todo el fin de semana.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Esto demuestra claramente la relación que hay entre estos disturbios y los bares ubicados en esta área, una relación que no es un secreto para nadie y que viene de largo. Los encargados de estos negocios afirman no ser responsables de lo que ocurra de puertas para afuera, pero es habitual ver a algunos de sus clientes con las bebidas en la calle o apoyados en los coches con la música a todo volumen. Mientras tanto, el personal de vigilancia especial que han contratado se pega paseos y charla con ellos.

Estas calles no son un polígono industrial, este es un barrio residencial obrero, con gente que trabaja y que madruga, un barrio en el que viven numerosas familias, gente mayor, bebés..., vecinos en situación de indefensión que tienen que ir a trabajar con pocas horas de sueño, que no pueden descansar debidamente en los días que les corresponden, o que tienen que aguantar que el sueño de sus hijos se interrumpa bruscamente por el enorme desorden que tiene lugar en estas calles.

Siempre nos han enseñado que la libertad de unos acaba donde comienza la de los otros. Todos somos sujetos de derecho, pero el derecho de unos a montar sus negocios o a pasarlo bien no puede confrontarse con el derecho de los otros a disfrutar de su debido descanso.

El hecho de conservar abiertos estos bares y mantener esta zona como uno de los centros del botellón de Barcelona está acarreando consecuencias en la salud de sus vecinos y en la degradación de un barrio que amanece cada mañana en unas condiciones higiénicas lamentables.

Participaciones de loslectores

Másdebates