Club de Estilo de EL PERIÓDICO

Evita que se te caiga el pelo con la vuelta a la rutina

Con el otoño no solo se cae la hoja, también nuestro cabello. Un fenómeno natural y estacional que el especialista Javier Pedraz, director de la clínica Insparya de Madrid, explica cómo controlar

La caída del pelo es habitual en otoño.

La caída del pelo es habitual en otoño. / 123rf

7
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

Se acerca el otoño y, además de la consabida caída de la hoja, a las personas también se nos cae más el pelo que en otras épocas del año. A este 'fenómeno' biológico natural, común en todos los mamíferos, tenemos que añadirle el fin de las vacaciones, la vuelta al estrés del trabajo diario, los cambios de horas de luz y los nuevos hábitos y rutinas menos relajados. Este regreso a la realidad (y especialmente este año en el que septiembre significa el fin del teletrabajo para muchos) puede suponer un momento de inquietud y cambio en la vida que puede tener reflejo en la salud, y por supuesto, también en la capilar, por lo que en los meses de septiembre y octubre puede darse una caída más acusada del cabello.

"El cabello sigue unos ciclos de caída y regeneración que pueden coincidir con las estaciones del año, sobre todo en otoño, pero también pasa en primavera. En verano, a pesar de que 'maltratamos más el pelo con sol, playa, piscinas... no se cae tanto", explica el doctor Javier Pedraz, que señala que hay científicos que la atribuyen a cambios hormonales. En todo caso es una caída que sufre el cabello para regenerarse posteriormente, por lo que dista mucho de la alopecia y no debería suponer un motivo de preocupación. "Es una evolución de la especie que a lo mejor dentro de unos miles de años ya no nos pasarán", sostiene el dermatólogo y director de la clínica madrileña Insparya.

Durante el verano, el cabello ha sufrido agresiones externas derivadas del sol (que acelera el crecimiento y con ello el ciclo de caída del pelo), el agua del mar o de las piscinas, así como de la forma en la que se ha tratado el pelo: peinados tirantes, moños, trenzas, que unidos a la humedad (el pelo está mojado durante más tiempo y no se seca adecuadamente), pueden generar problemas en el cabello que pueden derivar en el aumento de la caída durante el otoño. Por otro lado, el otoño es la estación en la que comienza a cambiar la temperatura y, al igual que protegemos la piel, hay que preparar el cabello para las agresiones externas provocadas por el frío, que, como indica el doctor Pedraz, significa un cabello "con menos vitalidad".

La caída estacional [no confundir con la androgénica, la típica del los varones, en la que se pierde pelo en la parte superior de la cabeza y la coronilla] se manifiesta más en mujeres que en hombres y, además, estas le dan más importancia

La caída estacional del pelo nos afecta a todos en mayor o menor grado. "Obviamente también hay que tener en cuenta la pérdida que tengamos previa, si ya se nos caía antes el pelo hay que sumarle la propia del otoño", recuerda el especialista. También recuerda que la caída estacional [no confundir con la androgénica, la típica del los varones, en la que se pierde pelo en la parte superior de la cabeza y la coronilla] se manifiesta más en mujeres que en hombres y, además, estas le dan más importancia.

Puede alargarse 2 o 3 meses

Si hay algo por lo que se caracteriza la caída del pelo en otoño es por su patrón, ya que cae de forma generalizada, no se focaliza en ninguna zona en concreto, y suele durar unos 2 o 3 meses. Se trata de una caída repentina y difusa que suele finalizar por sí misma alrededor de noviembre.

Respecto a la edad, el doctor Pedraz constata que no hay una edad concreta en la que se empieza a notar más este tipo de caída, si bien, como con otras dolencias la edad es un agravante. Por ejemplo, en las mujeres se acentúa a partir de la menopausia.

Y, aunque una cierta caída del cabello estos meses que se avecinan es normal, el dermatólogo aconseja acudir a la consulta cuando "notemos menos densidad", una melena con menos volumen y también si el pelo nuevo es menos denso. "En mujeres con el pelo largo es muy característica la consulta cuando notan la coleta más floja", comenta Pedraz.

Por todo ello, para recuperar el cabello tras el verano y prepararlo para la próxima estación, el doctor Pedraz enumera una serie de pautas que ayudarán a tener un pelo fuerte y saludable:

Ojo con el estrés

La vuelta al cole o a la oficina suele provocar un retorno a las preocupaciones. Un estudio publicado por 'Asghar et al.' en la revista 'Cureus' en el año 2020, refleja que la caída habitualmente provocada por el estrés es el efluvio telógeno, un tipo de caída frecuente en otoño. Este artículo diferencia también la caída del pelo por estrés fisiológico (el provocado por un trauma quirúrgico, fiebre alta o enfermedades crónicas sistémicas) de la provocada por el estrés emocional, que generalmente conlleva una mayor caída.

Cortar y sanear las puntas

Es necesario reparar el daño del verano. Este es un buen momento para ir a la peluquería y limpiar las puntas dañadas. Con un par de dedos es suficiente, pero también es la excusa perfecta para cambiar de 'look' y renovar la imagen con la llegada de la nueva estación.

Cuidar la alimentación

Volver a la rutina puede ser el momento ideal para incorporar buenos hábitos alimenticios. Lo que comemos se transforma en nutrientes que el cabello recibe a través de la sangre y es mucho más importante que lo que recibe a nivel tópico. Es fundamental incluir en la dieta productos ricos en hierro (legumbres, hígado, mariscos de concha, espinacas), proteínas, (huevos, pescado, carne), ácido fólico, magnesio, yodo, zinc (cacao en polvo), las vitaminas del grupo B (B12 en la levadura de cerveza o el germen de trigo) y colágeno (gelatinas, algas marinas y algunas carnes). Con esta alimentación se fortalecerá la melena, aportándole brillo y un mejor aspecto. A evitar: el exceso de grasas y alcohol.

Vigilar el calor excesivo

En otoño se vuelve al uso del secador y también las tenacillas, planchas de pelo y demás utensilios. Es recomendable evitar su uso, ya que dañan las fibras, pero si no se puede evitar, se recomienda aplicar un protector térmico antes para proteger el cabello. En cuanto al secador, es bueno utilizarlo para evitar la humedad en el cuero cabelludo, pero siempre a una temperatura moderada y una distancia adecuada, y hay que evitar también el agua muy caliente en el lavado.

Masajear el cuero cabelludo

Al lavar el pelo, es recomendable masajear el cuero cabelludo suavemente con las yemas de los dedos. Esto ayudará a activar la circulación de la sangre, llegarán más nutrientes a la raíz y los folículos se oxigenarán mejor. Lo que no hay que hacer es frotar el cuero cabelludo, al igual que en el secado con la toalla. Hay que realizarlo siempre con cuidado ya que el pelo húmedo es más frágil. 

Noticias relacionadas

Tratamientos preventivos

Existen tratamientos capilares como el Plasma Rico en Plaquetas (PRP) que son importantes en esta época del año, permitiendo una producción de cabello con más calidad. En este proceso se toma una muestra de sangre del propio paciente, que recibe tratamiento en un dispositivo de tecnología avanzada, para luego reinyectarla al nivel de la dermis, permitiendo que las unidades foliculares que estaban en fase de envejecimiento vuelvan a producir cabello con calidad y resistencia. También funciona muy bien la mesoterapia, que son inyecciones que se ponen entre la epidermis y la dermis -entre la capa más superficial, la que está más en contacto con el arie, y la segunda capa de piel-, y que aportan nutrientes necesarios para el crecimiento del pelo al estar compuestas de proteínas, vitaminas, ácido hialurónico y minerales, entre otros. Al aplicarse directamente en la zona hace más efecto que si fuera un tratamiento en vena o con pastillas. Y en las clínicas Insparya también utilizan el láser de baja frecuencia (Low Level Laser Therapy) desarrollado por ingenieros de la NASA, con el que se estimula las células de la unidad folicular, así como la microcirculación sanguínea que las alimenta, por lo que favorece la llegada de nutrientes y oxígeno al folículo piloso.

Club de Estilo de EL PERIÓDICO

En el Club de Estilo de EL PERIÓDICO nos gusta estar a la última, nos interesa la moda y la belleza y todas las tendencias en estilo de vida, decoración y regalos. Aquí te explicaremos qué es el último grito en la calle y también las redes sociales, y te daremos trucos para que no se te escape nada. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias.