Cuentas públicas

La pandemia elevó el déficit público en 77.557 millones en el 2020 hasta el 10,1% del PIB

  • Los gastos aumentaron en 53.070 millones y los ingresos cayeron en 24.487 millones el año pasado por la crisis

  • El desequilibrio presupuestario del 2020 es el tercero peor de la serie, después de los de 2009 y 2012

  • Nueve autonomías anotaron superávit y Catalunya redujo su déficit a la mitad

  • El Gobierno mantiene las inversiones con cargo a los fondos europeos pese al freno de Alemania

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / EUROPA PRESS / M. FERNANDEZ / POOL

4
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

El déficit del conjunto de las administraciones públicas aumentó en el 2020 en 77.557 millones de euros hasta alcanzar la cifra de 113.172 millones, equivalentes al 10,09% del PIB. Ello fue consecuencia del mayor gasto necesario para paliar los efectos de la crisis sanitaria y económica (53.070 millones de euros más, con un aumento del 10,1%) y del hundimiento de los ingresos por la caída de la actividad económica (24.487 millones menos, con una caída del 5%.)

"Nueve de cada diez euros de aumento del gasto se han destinado a mitigar los efectos de la emergencia sanitaria", afirmó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la presentación de los datos de ejecución presupuestaria del 2020. Una parte relevante del mayor déficit del 2020 (29.311 millones) guarda relación con las prestaciones por erte y subsidios, ceses de actividad, exoneraciones de cuotas e incapacidad temporal. La única rúbrica de gasto que cayó en el 2020 fue la del pago de intereses de la deuda pública, que bajó el 11,1%, por efecto de los bajos tipos promovidos desde el Banco Central Europeo (BCE).

La tasa de déficit del 10,09% es la tercera peor en el registro del Ministerio de Hacienda, tras el 11,3% del 2009 y el 10,7% del 2012, con la anterior recesión económica. No obstante, el dato ha sido mejor de lo que había previsto el propio Gobierno en octubre, cuando proyectó un déficit del 11,3% del PIB para el 2020, y de otras proyecciones que apuntaron tasas de hasta el 14%. Según la ministra, en esta mejor evolución ha tenido que ver con un comportamiento algo más favorable de los ingresos, gracias a la política de apoyo a las rentas impulsada por el Gobierno con las prestaciones por erte y las subida de las pensiones y los sueldos públicos. Ello explicaría, según Montero, que la recaudación por IRPF lograra un ligera mejora del 1,2% en el 2020 en un contexto en el que se hundieron los ingresos por IVA (-11,5%), impuestos especiales (-12,1%) o impuesto sobre sociedades (-33,2%).

Estado, autonomías, ayuntamientos y Seguridad Social

En conjunto, según las cifras de cierre presupuestario presentadas por la ministra, el déficit del conjunto de las administraciones aumentó en 7,23 puntos de PIB en el 2020, pasando del 2,86% registrado en el 2019 al 10,09% del 2020. Casi el 70% del déficit del 10,09% del PIB acumulado en el 2020 se concentró en la administración central (84.051 millones, equivalentes al 7,49% del PIB, tras anotar un aumento del 6,18%) por las medidas anticrisis y los 42.000 millones de transferencias adicionales realizadas a la Seguridad Social, el Servicio Público de Empleo (Sepe) y las comunidad autónomas.

Las comunidades autónomas cerraron el 2020 con un déficit muy inferior al del 2019 (2.306 millones, equivalentes al 0,21% del PIB), gracias a las transferencias recibidas del Estado. Los ayuntamientos, por su parte, anotaron un ligero superávit de 2.870 millones, equivalentes al 0,26% del PIB. Los fondos de la Seguridad Social anotaron un déficit de 29.685 millones, equivalente al 2,65% del PIB. A los 77.557 millones de déficit adicional acumulados en las administraciones públicas en el 2020 hay que añadir 9.878 millones de ayudas a sector financiero que tienen que ver con la asunción de perdidas del banco malo SAREB.

Superávit en nueve comunidades

Como consecuencia de las mayores transferencias recibidas del Estado, hasta nueve comunidades autónomas anotaron supéravit en sus cuentas en el 2020. Fue el caso de Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla La Mancha, Castilla y León y La Rioja. En el caso de Catalunya, sus cuentas públicas cerraron con un déficit de 755 millones, equivalentes al 0,35% del PIB, muy por debajo del desfase de 1.457 millones (0,62% del PIB) del 2019.

Ante lo llamativo de nueve autonomías cerraran el 2020 con superávit a pesar de las grandes necesidades sociales y de sectores económicos, Montero afirmó: "Como ministra de Hacienda yo no voy a criticar ningún tipo de superávit de otras administraciones, porque sé que las comunidades autónomas no han escatimado esfuerzos". Según la ministra, "lo que expresa ese superávit no es una mayor pereza a la hora del gasto, sino que los mayores ingresos transferidos desde el Estado fueron suficientes y que muchas de ellas partían de una situación de saneamiento en sus cuentas".

Según los datos de Hacienda, las autonomías aumentaron su gasto el 9,4% para atender las necesidades sanitarias y sociales. Desde el Estado recibieron una 'transferencia covid' de 16.000 millones adicionales, para compensar el aumento de gastos y la caída de los ingresos tributarios. Además, los ingresos a cuenta de la financiación autonómica

Fondos europeos: "Vamos a seguir con la agenda prevista"

Noticias relacionadas

La ministra de Hacienda trasmitió tranquilidad después de que el Tribunal Constitucional de Alemania haya decidido frenar la aprobación del plan de recuperación de la Unión Europea, del que España espera obtener 140.000 millones en los seis próximos años. "Estamos en contacto con nuestros homólogos en la Unión Europea y nos transmiten calma", afirmó la ministra, antes de valorar el compromiso de Alemania con la puesta en marcha del mecanismo de fondos europeos 'Next Generation'.

Pese al posible retraso en la convalidación definitiva del plan europeo por parte de los estados miembros y a la posible demora en la recepción de fondos, "vamos a trabajar según el calendario previsto" por los Presupuestos, donde se incorporó una partida adicional de inversión de 27.000 millones a cuenta de los fondos europeos, afirmó Montero. "Vamos a seguir con la agenda prevista", añadió la ministra, "y vamos a seguir poniendo recursos a disposición del tejido productivo. Necesitamos ese estímulo ahora, no dentro dos o tres años".