RESULTADOS

Bankia admite que no es momento para privatizarla

El banco gana solo el 0,6% más hasta septiembre y gracias a la fusión con BMN

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, en la presentación de resultados del tercer trimestre del 2018.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, en la presentación de resultados del tercer trimestre del 2018. / David Castro

2
Se lee en minutos
P. Allendesalazar

El equipo gestor de Bankia siempre ha defendido que el Gobierno debía avanzar en la venta parcial de la entidad para evitar la presión de los inversores en su acción y cumplir así el objetivo legal de privatizarla antes del cierre del 2019. Pero su consejero delegado, José Sevilla, ha admitido este lunes que la situación actual no ofrece "el mejor 'timing' para llevar a cabo ningún proceso de privatización" y que "esperar tiene sentido", como también defendió la ministra de Economía, Nadia Calviño, este fin de semana en una entrevista en EL PERIÓDICO.

Las dos anteriores privatizaciones parciales se realizaron cuando la acción estaba por encima de los seis euros (2014) y cuatro euros (2017). En cambio, este lunes los títulos han cerrado en los 2,719 euros, tras caer un 2,86% después de que la entidad presentase unos resultados hasta septiembre que han decepcionado a los inversores. Sevilla, en cualquier caso, ha encuadrado la mala evolución de la acción en la caída general de los bancos europeos en lo que va de año (25% de media) y se ha mostrado convencido de que la valoración bursátil subirá "a medio plazo".

El último banco controlado por el Estado tras la crisis ganó 744 millones de euros en los nueve primeros meses del año, apenas un 0,6% más que un año antes. Sin embargo, la mejora de los márgenes de negocio que ha permitido este alza se debe a un efecto comparativo, ya que en el mismo periodo del 2017 todavía no había integrado el también nacionalizado BMN. Si se excluye ese efecto, se produciría una caída sostenida de las principales cifras del negocio debido a su alta exposición a unos tipos de interés oficiales en mínimos históricos.

Algo de retraso

Noticias relacionadas

Sevilla ha destacado que el plan de negocio del banco va bien en aspectos como la reducción de los activos problemáticos, los gastos y el cobro de comisiones, pero ha admitido que tiene "algo de retraso" en los márgenes financieros. Ello se debe, ha explicado, a que cuando se presentó a principios de este año se esperaba que el euribor comenzase a subir un año antes de lo que se espera ahora, así como a la venta de deuda pública que ha hecho la entidad ante la perspectiva de que esta pierda valor en los próximos meses. Con todo, Bankia estima que sus ingresos más básicos (margen de intereses) ha "tocado fondo" en el tercer trimestre y comenzará a subir en el cuarto.

Sevilla también ha argumentado que los bancos han cumplido la regulación del impuesto de actos jurídicos documentados de las hipotecas durante 23 años, con lo que si el Tribunal Supremo cambia el criterio no debería tener efectos retroactivos. Asimismo, ha defendido que el sistema hipotecario español ha permitido durante años el acceso a la vivienda de las familias a costes inferiores a los de Europa y ha asegurado que es "difícil de prever" el impacto en el precio de los créditos que tendría que el alto tribunal imponga a las entidades el pago del tributo a partir de ahora.

Temas

Bankia