26 feb 2020

Ir a contenido

TRAGEDIA EN EL DESIERTO DE ARABIA

Muere en el rally Dakar el piloto portugués Paulo Gonçalves, de 40 años

El piloto ha sufrido un accidente durante la séptima etapa entre Riad y Wadi Al Dawasir, en Arabia Saudí

Se trata de la primera víctima en la competición desde el 2015 cuando murió el polaco Michal Hernik

Miguel Martínez

El piloto potugués Paulo Gonçalves (Hero), de 40 años, que ha fallecido hoy en el Dakar de Arabia Saudí.

El piloto potugués Paulo Gonçalves (Hero), de 40 años, que ha fallecido hoy en el Dakar de Arabia Saudí. / DAKAR MEDIA

El piloto portugués Paulo Gonçalves (Hero Motosports Team Rally) ha fallecido este domingo durante la séptima etapa del rally Dakar, según informó la organización del rally. Gonçalves es la víctima nº 25 entre pilotos y copilotos en 48 ediciones de la caravana competitiva del Dakar, que entre atropellos a espectadores y demás percances suma 67 muertos.

Gonçalves, de 40 años, sufrió un accidente a la altura aproximadamente del kilómetro 263 de la etapa entre Riad y Wadi Al Dawasir (Arabia Saudí), que tenía el tramo cronometrado más largo de todo el rally, con un total de 546 kilómetros de competición. Etapa que está a punto de ganar en estos momentos su buen amigo Joan Barreda, con quien coincidió en el equipo Honda.

Gonçalves participaba por 13ª vez en el rally más duro del mundo, y por primera vez lo hacía con la marca india de motos Hero, tras haber competido antes con la japonesa Honda, con la que, en 2015, quedó segundo del Dakar, el mejor resultado de su carrera.

Parada cardiorrespiratoria

El piloto estaba inconsciente y presentaba una parada cardiorrespiratoria cuando acudió a su rescate un helicóptero de la organización del Dakar, según informa la agencia EFE.

Los médicos de la carrera le practicaron maniobras de reanimación en el mismo lugar del accidente sin éxito, por lo que fue el piloto luso fue trasladado al hospital de Layla, dentro de la región de Riad, donde se certificó su fallecimiento.

Un médico, arrodillado ante el cuerpo del piloto portugués Paulo Gonçalves después de un accidente durante séptima del rally Dakar 2020, entre Riad y Wadi Al-Dawasir. /  EFE / EPA ANDRE PAIN

Uno de los pilotos que se detuvo a ayudar al motociclista accidentado fue el australiano Toby Price (KTM), último ganador del Dakar y tercero en la clasificación general de la actual edición del rally. Price se encontraba entre los pilotos que iban marcando los mejores tiempos del día en los primeros sectores de la etapa, pero optó por detenerse al encontrar a Gonçalves tendido en el camino. Además del segundo escalón del podio del Dakar obtenido en 2015, el piloto portugués había finalizado el rally otras cuatro veces entre los 10 primeros.

Es la primera muerte de un participante del Dakar en cinco años, pues el rally no registraba ninguna víctima moral desde el 2015, cuando el motociclista polaco Michal Hernik falleció por deshidratación.

El rally Dakar 2020 se disputa del 5 al 17 de enero con 12 etapas y un recorrido de casi 8.000 kilómetros, de los que más de 5.000 son cronometrados, con salida en Yeda y final en Qiddiya, una gran ciudad de ocio que se construye a las afueras de la capital Riad.

La séptima etapa del rally tenía 546 kilómetros cronometrados y se anticipaba una ruta muy rápida entre valles de arena y dunas rumbo al "Cuarto Vacío", una área de desierto de 650.000 kilómetros cuadrados prácticamente deshabitada.

“Toda la caravana del Dakar quiere presentarle a su familia, amigos y allegados su más sentido pésame”, dice el comunicado de la organización que informó de la noticia. El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, lamentó hoy la muerte del piloto Paulo Gonçalves mientras "intentaba alcanzar el sueño" de vencer el Dakar.

"Paulo Gonçalves murió intentando alcanzar el sueño de vencer una de las más duras y peligrosas pruebas de rally del mundo, en la cual fue siempre un dignísimo representante de Portugal, llegando a alcanzar el segundo lugar en 2015", sostiene el jefe de Estado en un mensaje publicado en la página web de Presidente.

Drama en el comedor del Dakar

Todos los pilotos participantes del Dakar están viviendo momentos durísimos, tal y como mostró TVE, al mediodía de hoy, en una conexión, en directo, en Teledeporte donde hablaron con Joan Pedrero y Dani Oliveras sobre el percance mientras estaban comiendo alguna cosa en la carpa comedor del rally que se disputa en Arabia Saudí.

"Ya cuando hemos pasado por allí me he podido percatar que Paulo estaba muy mal, pues he visto muy desesperadas a las asistencias médicas mientras el helicóptero iba camino del punto donde se ha producido el accidente", ha comentado consternado Pedrero, uno de los buenos amigos del piloto portugués fallecido. "He visto que le daban masaje desesperadamente y he pensado lo peor. Y, sí, al llegar a la meta me han confirmado la desgracia. La verdad es que estoy destrozado pues había convivido muchoi con Paulo, una persona extraordinaria, y con buena parte de su maravillosa familia".

Oliveras, por su parte, considera que, en efecto, el riesgo jamás desaparecerá de las pruebas de motor. "Es nuestra principal inquietud, no hay duda, pero también es nuestra pasión, nuestro disfrute. Sabemos el riesgo que corremos, pero sabemos también que si te quedas en casa, te puedes caer por la escalera y matarte. Es lo que nos gusta pero, logicamente, cuando ocurre una desgracia así empiezas a pensar en los riesgos que corres al elegir esta profesión. Yo solo puedo decir que Paulo era, posiblemente, mejor persona que piloto y eso que era un extraordinario piloto".

Gonçalves era todo un veterano del Dakar con 13 participaciones. Su mejor resultado fue el segundo puesto que logró en 2015, justamente el año en que él y Laia Sanz (Gas Gas) coincidieron como compañeros de equipo dentro del Team Honda HRC. La piloto catalana expresó su dolor al concluir la etapa de hoy. “¡Qué día más duro! ¡La peor etapa de mi vida! Todavía no me lo puedo creer. Uno de los mejores del vivac. Un ejemplo y un dakariano auténtico. ¡Todo el mundo te quería Paulo! Un abrazo a la familia y amigos”. 

Retrato del gran piloto portugués

En la información suministrada por el propio Dakar, antes de comenzar la carrera, se señalaba que “no hay muchos pilotos que hayan seguido al Dakar desde África hasta Sudamérica y ahora a Arabia Saudí, pero Paulo «Speedy» Gonçalves es uno de ellos. El portugués, de 40 años de edad, debutó en el rally más famoso del mundo en 2006; desde entonces, ha terminado en cuatro ocasiones entre los diez primeros, pero su mejor resultado fue un impresionante segundo puesto en 2015, por detrás de Marc Coma”.

Paulo Gonçalves charla con su amigo y entonces compañero Joan Barreda, en el 2014. / REUTERS / MARCOS BRINDICCI

La reseña de la organización añadía: “Al igual que el Dakar se adentra en una nueva era con esta primera edición en Oriente Medio, Paulo abre otro capítulo en su carrera deportiva con su incorporación al Hero Motorsports Team Rally. Tras un lustro plagado de éxitos con el Monster Energy Honda. El campeón del mundo de rallys de 2013 decidió buscar nuevos desafíos en la ambiciosa escudería india, donde se encontrará con un montón de caras conocidas como la de su cuñado Joaquim «J-Rod» Rodrigues”.

Premio por su solidaridad

Para concluir con el siguiente párrafo: “El Dakar no ha sido amable con Paulo en los últimos años: en 2018 se vio obligado a renunciar justo antes de la carrera por una lesión de rodilla y hombro, mientras que, en 2019, sufrió un accidente en la quinta etapa. Sin embargo, tras las experiencias positivas con su moto nueva en el Silk Way Rally y el Rallie du Marruecos, confía en que su Dakar nº 13 le traiga suerte y se presenta con la misma hambre de victoria que siempre”.

La solidaridad era, según relatan todos sus amigos de la caravana del Dakar, la bandera que llevaba siempre Gonçalves a todas las carreras, como cuando en el Dakar-2016 se detuvo a pesar de que estaba en la cabeza de la carrera para auxiliar al piloto austríaco Matthias Walkner. Eso le valió que el Instituto Portugués de Deporte y Juventud lo premiase el Premio de Ética en el Deporte.

"En el Dakar el riesgo está siempre al acecho. No soy un héroe, soy un ser humano que respeto a los demás. Nuestra vida vale más que cualquier victoria porque sin ella no ganamos", dijo al conocer que había sido distinguido por ese gesto. "El espíritu del Dakar es el mismo. Pasamos muchas horas solos, muchas veces en el desierto. Unas veces nos ayudamos, y en otras somos ayudados", agregó en aquel entonces.

Accidente en aquel Dakar-2016

Pocos días después de auxiliar a Walkner, Gonçalves tuvo que abandonar al sufrir un fuerte accidente donde perdió momentáneamente la consciencia. Cuatro años después, de nuevo un accidente con pérdida de consciencia le costó la vida al piloto luso, esta vez en el desierto de Arabia Saudí, cuando quería demostrar que a su edad podía seguir estando entre los primeros.

Tras una primera parte donde predominaron los fallos mecánicos en su moto, con cambio incluido de motor, Gonçalves se aventuraba a esta segunda parte de la carrera con el propósito de escalar posiciones en la clasificación general.

Deja mujer y dos hijos

"Se trata del Dakar, así que lo importante es terminar. Aunque la general ya no cuente para mí, no me rindo. Voy a intentar darlo todo cada día", había dicho Gonçalves apenas tres días antes de su fallecimiento en plena carrera. Después de seis años en el equipo de Honda, Gonçalves había aceptado ser el piloto principal del equipo oficial de la marca Hero, con la que se estrenaba en este Dakar.

"Me ilusiona este nuevo desafío. A veces parece que hay que hacer cambios para encontrar ese plus de motivación. De momento, contento. Solo he participado en dos carreras, pero he hecho etapas muy buenas", había dicho antes del inicio del rally.

El portugués deja a una mujer y dos hijos. Fuera de los rallys, Gonçalves era un gran aficionado del Benfica, cuyo escudo llegó a llevar en su moto.