Repóquer ganador

4 buenos restaurantes de la Boqueria donde reponer fuerzas

Si paseas por el mercado más popular de Barcelona, aquí te recomendamos unos cuantos sitios donde comer de fábula

44 restaurantes nuevos de Barcelona que no te puedes perder | MAPA

Menús de mediodía: 5 restaurantes de Barcelona para comer bueno, bonito y barato

Pepito: Casa Guinart

Pepito: Casa Guinart / Jordi Cotrina

Cata Mayor

Cata Mayor

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La Boqueria es el mercado más popular de Barcelona. Y no solo para los guiris que visitan la ciudad. También para los gurmets, que encuentran allí restaurantes que ofrecen una cocina excepcional elaborada con el buen producto que se vende en los puestos vecinos.

Aquí te recomendamos buenos restaurantes de la Boqueria que merecen la visita. Son estos.

Casa Guinart

Un corte de 'pâté en croûte'.

Un corte de 'pâté en croûte'. / Jordi Cotrina

En el sitio más sorprendente, a pie de turistas y de La Boqueria, Àlex Clotas recupera un clásico de la charcutería francesa adaptado a la catalana: el 'pâté en croûte'. Lo tiene entre las sugerencias del día. Esta es la crónica de Pau Arenós, que probó este y otros platos como el rico bocadillo de solomillo (bautizado en este local como Pepito Guinart), de su visita a Casa Guinart.

Bacaro

Maurizio de Vei, el cocinero Marco Filipponi, Pablo Rodríguez y Alfredo Rodolfi con los productos que sirven en Bacaro. Foto: Ferran Nadeu

Maurizio de Vei, el cocinero Marco Filipponi, Pablo Rodríguez y Alfredo Rodolfi con los productos que sirven en Bacaro. / Ferran Nadeu

Si preguntas a Alfredo Rodolfi, uno de los dueños de Bacaro, qué distingue su oferta de otras, te contestará así: "Trato informal, sin máscaras. Género fresco. Preparaciones a diario". Esa manera de actuar que permite que los desconocidos se sientan cómodos. Aquí tienes más información sobre Bacaro.

Direkte Boqueria

La mini barra de Direkte Boqueria.

La mini barra de Direkte Boqueria. /

Este es un restaurante diminuto, tal vez el más pequeño de Barcelona: 14 metros cuadrados. Ahí, el chef Arnau Muñío utiliza una parrilla japonesa para dar placer a sus poquísimos pero afortunados comensales que se sientan en la barra de Direkte Boqueria.

El Quim de la Boqueria

Quim Márquez con su hijo Yuri en el diminuto bar de la Boqueria. Foto: Jordi Cotrina

Quim Márquez con su hijo Yuri en el diminuto bar de la Boqueria. / Jordi Cotrina

Una barra frente a las llamaradas que se alzan en un cubículo de muy pocos metros cuadrados donde se apuran ocho personas. No es el lugar más cómodo, pero sí el más ventilado, con los aires del mercado en la riñonada: si la gente va y hace cola es porque se come bien-bien. A diario, 160 personas que pueden elegir entre unos 60 platos de cocina de mercado. Así se come en El Quim de la Boqueria.