Artífices de la fiesta mayor (y III)

Los mejores actos de La Mercè 2023 según los exalcaldes: las recomendaciones de Ada Colau

Los mejores actos de La Mercè 2023 según los exalcaldes: las recomendaciones de Xavier Trias

Los mejores actos de La Mercè 2023 según los exalcaldes: las recomendaciones de Jordi Hereu

Mercè 2023: Lo que recomiendan Roger Mas, Clara Vinyals y Jordi Beltran

Mercè 2023: Lo que recomiendan Andrea Genovart, Mar Ulldemolins y Jordi Martínez

Descarga el programa de La Mercè 2023 en PDF

Colau

Colau

Meritxell M. Pauné

Meritxell M. Pauné

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Ada Colau cierra la serie especial de EL PERIÓDICO de recomendaciones de los exalcaldes de Barcelona para exprimir al máximo La Mercè 2023. Tras las apuestas de Jordi Hereu (PSC) y Xavier Trias (Junts), la líder de los ‘Comuns’ desgrana qué actividades de la programación ve más prometedoras, relata recuerdos felices y señala actos y ubicaciones desaparecidas que le encantaría recuperar.

Dado que la Mercè se prepara durante meses para poder ofrecer en cuatro días cientos de propuestas artísticas, esta edición 2023 aún se la siente un poco suya y anima a disfrutar de esta celebración única de Barcelona.

¿Qué actos no se perdería Ada Colau?

Colau nunca ha escondido que le gusta bailar. Siendo alcaldesa, antes, después y en campaña, se la ha podido ver en calles, conciertos y festivales. No es de extrañar, pues, que sea la única de los tres exalcaldes consultados que haya incluido entre sus prioridades de esta Mercè actuaciones de música en directo. Dos muy distintas, además: “Intentaré no perderme el concierto de homenaje a Victor Jara del domingo por la noche, y también me interesan muchísimo los representantes de la escena queer que tocan en el Moll de la Fusta la misma noche”.

Gerardo Pisarello, Ada Colau, Marina Garcés y Xavier Trias en el balcón consistorial tras el pregón de la Mercè 2017

Gerardo Pisarello, Ada Colau, Marina Garcés y Xavier Trias en el balcón consistorial tras el pregón de la Mercè 2017 / FERRAN SENDRA

En cambio, coincide plenamente con sus dos antecesores en señalar el pregón y el Toc d’inici del viernes noche. Este momento estelar de la fiesta le lleva a pensar en Jordi Fàbregas, fallecido en 2021, autor del Toc y uno de los artífices de la recuperación de la cultura popular catalana tras la dictadura: “Siempre estaba allí y su recuerdo nos acompañará de nuevo este año”.

Sobre la polémica que envuelve a la pregonera, Najat El Hachmi, por sus opiniones sobre la Ley Trans y la inmigración, Colau marca distancias pero evita la crítica directa: “Yo no la habría escogido porque discrepo de sus opiniones tránsfobas, pero es una escritora de valor indudable que además no lo ha tenido fácil por sus orígenes”, contrapone. “No quiero entrar en ninguna campaña de linchamiento y estoy en contra de la cultura de la cancelación”, asevera.

Ada Colau y su familia en el Moll de la Fusta durante el Toc de Mercè 2020

Ada Colau y su familia en el Moll de la Fusta durante el Toc de Mercè 2020 / JORDI COTRINA

En cuanto a escenarios, su favorito de 2023 no podía ser otro que la ‘superilla’ de Consell de Cent, icónica de su mandato tanto para defensores como detractores. “Para mí es uno de los puntos más emblemáticos de esta edición: pacificar una calle y que la gente pueda reapropiársela a través de la cultura es redondo”, presume.

Dos carteles especiales

Entre los muchos recuerdos de ocho fiestas mayores como alcaldesa, destaca el proceso de elección de cartel. El primero que tuteló fue el de 2016, ilustrado por Miguel Gallardo, que falleció precisamente en 2022. “Nos hizo una propuesta sencilla y muy bonita y la primera que representaba la fiesta como una mujer joven y fuerte”, rememora. Además desde aquel año el cartel oficial va acompañado de una versión dedicada a la Mercè antimachista.

Y si Gallardo abrió un camino, el cartel de Malika Favre en 2021 fue “el clímax de la cartelería de la Mercè” para Colau. “¡Creo que es el mejor cartel que hemos visto! Una mujer que mira al futuro llena de elementos de la tradición y la propia identidad”, aplaude. El siguiente, a cargo de David de las Heras, “evolucionó” esta metáfora femenina de la fiesta convirtiendo a la Mercè en tres mujeres de distintas generaciones. El de este año, de Chamo San, apela a la diversidad a través de múltiples personajes queridos de la ciudad: “También es maravilloso”.

Presentación cartel de la Mercè 2021 con su autora Malika Favre, la pregonera Custodia Moreno y la alcaldesa Ada Colau

Presentación cartel de la Mercè 2021 con su autora Malika Favre, la pregonera Custodia Moreno y la alcaldesa Ada Colau / Ferran Nadeu

¿Qué echa de menos?

La exalcaldesa celebra la descentralización progresiva de la Mercè, que se ha acelerado en los últimos años con enclaves simbólicos en la periferia. Por ejemplo Ciutat Meridiana, que se ha consolidado y repite este año: “Está muy bien que se quede como declaración de intenciones, como señal de que no nos resignamos a las problemáticas que sufre este barrio”.

Otros, sin embargo, otros puntos han salido de escena discretamente, como el parque de la Trinitat Vella, que debutó en 2016. “Tenía mucho éxito y estaba muy bien valorado por los vecinos”, apunta Colau. Recuerda que en una visita al barrio en su primer mandato los vecinos le pidieron mantenerlo: “Es la fiesta de la ciudad y llevarla allí para ellos significó un reconocimiento de que la Trinitat también es Barcelona, la cultura aporta orgullo y sentimiento de pertenencia”.

Brodas Bros en las fiestas de la Mercè 2021 actuando en el Parc de la Trinitat

Brodas Bros en las fiestas de la Mercè 2021 actuando en el Parc de la Trinitat / Laura Guerrero

No obstante, reconoce que “debe haber cierta itinerancia para que la descentralización no se queden en 3 o 4 barrios concretos”. Consell de Cent, por ejemplo, tiene gracia este año por las obras pero no tiene por qué quedarse en el programa para siempre. Igual que Hereu y Trias, desconoce por qué las artes de calle que se han llenado la Ciutadella los últimos años se han trasladado a la Estació del Nord, aunque asume que el parque necesita “equilibrios”: “Para las familias es un lugar perfecto pero lo tenemos que cuidar para no saturarlo”.