Barceloneando

Copito resucita en un safari de realidad aumentada en Barcelona

Se le ve más jovial que a Errejón. Lo acaban de revivir en el metaverso. El gorila albino en formato virtual será la estrella de Meta-Park, un zoo sin animales de carne y hueso en el parque del Montnegre y el Corredor

El Copito virtual del futuro safari de realidad aumentada Meta-Park. 

5
Se lee en minutos
Ana Sánchez
Ana Sánchez

Periodista

Especialista en Barcelona. Busca historias increíbles y coordina las páginas de ocio de ‘On Barcelona’.

ver +

Mira con los mismos ojos desafiantes que la reina Letizia al evitar santiguarse en misa. Cualquier barcelonés reconocería ese pelo blanco a 10 kilómetros a la redonda. Esa mirada azul de reojo con retintín humano. La pose chulesca de cuando era el rey del zoo de Barcelona. ¿Copito? El gorila albino se echa a andar sin aspavientos de zombi. Nadie diría que lleva muerto 19 años ni que tiene bisnietos campando por el zoo. Se le ve más jovial que a Íñigo Errejón. Lo acaban de resucitar en el metaverso. Se prepara para ser la estrella de los nuevos safaris de realidad aumentada

Lo anuncian como “el primer parque temático en realidad aumentada de Europa”. Meta-Park Zoo. Será un zoo sin animales de carne y hueso. “Una experiencia que recrea animales salvajes de forma virtual -resume su web-, perfectamente integrados en el mundo real”. Prevé abrir en septiembre en una finca de 200 hectáreas a una hora de Barcelona, en el parque del Montnegre y el Corredor. Depende del ‘stock’ de las gafas virtuales. Es un modelo que aún no está ni en el mercado. 2.000 euros cuestan, te dicen con sutileza al verte agarrarlas en plan Ray-Ban.

Felinos virtuales de Meta-Park.

Más que un zoo, funcionará como un safari. Un documental de La 2 inmersivo. Te pones las gafas de realidad aumentada y te echas a andar hora y media por un camino forestal entre osos pandas gigantes, orangutanes, guepardos, hasta te podrás topar de golpe con osos polares como si estuvieras en la isla de ‘Lost’. Lo mismo caminas por la sabana de ‘El rey león’ que por ‘El libro de la selva’. Se avistarán Simbas y Bagheeras. Manadas de lobos con los que sacar al Félix Rodríguez de la Fuente que llevas dentro. Incluso tigres blancos, aparte del gorila albino estrella. 19 especies tienen ya en nómina. Esperan llegar al centenar. Hay varios equipos clonando fieras digitales a lo Arca de Noé virtual

Uno de los tigres blancos virtuales que se paseará por el safari.

“No se interactúa con los animales”, explica David González, el CEO de Meta-Park. Esto no es un safari formato ‘escape room’. “Es hacer lo que harías en África –replica-. No llamas al elefante, viene y le das un cacahuete. Queremos huir de eso”. En esta realidad animal paralela, Copito vivirá con hembras gorilas, quizá con algún bebé, y se comportará como si hubiera crecido en Guinea, donde lo capturaron de pequeño, detalla David. “Vivirá la vida que no ha tenido”.    

Al Copito virtual apenas se le ven arrugas. Ya tenemos otro referente inmortal de Barcelona aparte de Jordi Hurtado. “Hemos intentado que no sea el Copito de sus últimos años –explica Max-. Ha sido difícil encontrar fotos de cuando era joven”. 

El Copito de Meta-Park se pasea por el mundo virtual.

Max Piedra es uno de los cuatro diseñadores que han resucitado al icónico gorila, junto a Laia Forgas, David Estévez y Marc Farriol. Se conocieron en un máster de la Escuela Superior de Diseño ESDi. Ahora ejercen de dioses virtuales. En el mundo 3D no es cosa de 6 días y de descansar al séptimo. “No”, se ríen ellos. Han tardado mes y medio en crear al gorila albino.  

Los creadores del Copito virtual de Meta-Park, Laia Forgas, Max Piedra, Marc Farriol y David Estévez, muestran su gorila albino en la Escuela Superior de Diseño ESDi.

/ ANNA MAS TALENS

Han tenido que mirar muchas, muchas fotos, cuentan. Modelarlo en 3D en el ordenador desde cero, incluso crearle un esqueleto para que se pueda mover. “Activa física de pelos”, le dicen a Max, que es el que está ahora delante del ordenador de la escuela. Él teclea y aparece Copito en la pantalla moviendo pelaje a lo anuncio de Pantene. ¿Que qué puede hacer? “Lo que tú quieras”, se encoge de hombros Max. “Dentro de mis capacidades", se ríe Laia, que es quien controla los movimientos del gorila. Podría bailar, golpearse el pecho a lo King Kong, sacarte la lengua. Podría hacer lo que tú quieras, pero no lo hará. No le pondrán a hacer monerías circenses. “Va a estar en su hábitat”. 

El Copito virtual mira de reojo en una recreación de su hábitat en Meta-Park.

/

Ahí entra la fundación FAADA: es la que llevará todo el asesoramiento animal del parque. “Nos van a decir cómo tienen que ser los espacios, el comportamiento que tienen que tener los animales”, dice David mirando a Andrea. “Sin jaulas, sin interacción, mostrando a los animales tal y como se comportarían –sonríe al lado Andrea Torres, bióloga del departamento de animales salvajes de FAADA -. Es una manera de acercar la naturaleza a todas las personas sin tener animales en cautividad y, sobre todo, haciendo una buena educación y concienciación”. 

Ya hay 5 países interesados en importar este modelo virtual a zoos que ya existen, detalla el CEO de Meta-Park. Serán “zoos híbridos” –puntualiza- que irán sustituyendo los animales de carne y hueso por digitales. Los países interesados, de momento, son “República Dominicana, Colombia, Arabia Saudí, Ecuador y Panamá”, enumera David.  

 La idea salió de Metaofix, una empresa de creación de contenidos del metaverso, ese universo virtual ya ubicuo. Además de la fundación FAADA, colabora en el proyecto la Universidad Autónoma de Barcelona. ¿El objetivo? “El bienestar animal –responde David-. De hecho, hay una parte de las entradas del parque que irán destinadas a proyectos de FAADA”.  

David Estévez, uno de los creadores del Copito virtual, con las gafas de realidad aumentada con las que se avistará al gorila de safari en Meta-Park.

/ ANNA MAS TALENS

Noticias relacionadas

Copito de Nieve y su nueva ‘troupe’ de fauna virtual no estarán mucho tiempo solos. El parque tiene cuatro fases más en proyecto. “La idea es ir añadiendo cada año una temática nueva”, apunta el CEO. Y te enseña en el móvil vídeos de un velociraptor paseando con sus perros. Tras el zoo, llegará un ‘Jurasic Park’ sin riesgo de que te devoren por el camino, un safari de seres mitológicos del bosque -unicornios, hadas, gnomos- y hasta un ecosistema marino y un mundo medieval paralelo.

También quieren llevar los safaris virtuales a las plantas de oncología infantil. Prevén hacer una prueba piloto este año o a principios del que viene en cuatro hospitales, dos de Barcelona y dos de Madrid, cuenta David. “Que los niños le digan a la abuela: ‘Vamos al pasillo, que te voy a enseñar al Tyrannosaurus Rex’”.