Reordenamiento complejo

Contrarreloj para tener las nuevas terrazas de calzada antes de verano en Barcelona

  • El ayuntamiento avanza la presentación de solicitudes para agilizar la renovación, que los fabricantes estiman en torno a unos 2.500 euros por mesa

  • El sector critica la "radicalización" y representatividad "minoritaria" de la FAVB y reclama el apoyo de los grupos políticos para modificar la ordenanza

Prototipo de Urbadis Microarquitectura instalado en la calle de Rosselló, 51.

Prototipo de Urbadis Microarquitectura instalado en la calle de Rosselló, 51. / Ferran Nadeu

4
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

La cuenta atrás para arrancar del paisaje de Barcelona los pivotes y las feas barreras 'New Jersey' que perfilan las terrazas provisionales de bares y restaurantes creadas en pandemia sobre la calzada prosigue inexorable, mientras se enciende el debate sobre su consolidación definitiva con un nuevo diseño. Tras las declaraciones de la Federació d'Associacions de Veïns de Barcelona (FAVB) criticando el martes el proceso de modificación de la ordenanza de terrazas para consolidar esa nueva fórmula, que ven demasiado invasiva, la patronal de la restauración ha arremetido por la "radicalización" de la entidad, que ven como "minoritaria" en la representación de la ciudadanía. Por contra, ha reclamado a los partidos políticos que aprueben la medida en el pleno municipal de diciembre. En paralelo, el ayuntamiento ha avanzado la aceptación de solicitudes de licencia para agilizar al máximo un relevo que se fijó como meta --contra reloj-- junio de 2022.

El consistorio mantiene en esencia su calendario: aprobación de la ordenanza en diciembre tras analizar las alegaciones presentadas para que entre en vigor el 1 de enero. Como la vigencia de los permisos extraordinarios de implantación y ampliación (3.688) concedidos durante la crisis sanitaria caducan en esa fecha, se concedió una prórroga de dos meses para tramitar las peticiones de continuidad. Los cambios normativos se enfocan solo a encajar legalmente los 1.588 veladores nuevos que se ubicaron en calzada, si así lo pidan y cumplen los requisitos de accesibilidad, distancias y no afectación peatonal.

Pero además, se estableció un periodo de seis meses de transición para retirar los pivotes y barreras y colocar las nuevas plataformas (que la alinean con las calzadas) donde se ubicarán mesas y sillas, cuyo coste podría rondar los 2.500 euros por el espacio equivalente para una mesa (en los módulos más pequeños), coste que decrecería en función del tamaño. Sin contar los dos millones de euros para subvenciones.

Plazos ajustados

No obstante, entre los operadores que esperaron durante meses las licencias temporales, crece la inquietud sobre los plazos. Creen que el ayuntamiento tardará en tramitar las definitivas y que entre el estudio técnico de cada caso, el encargo y la fabricación, podría no dar tiempo antes de verano. Curándose en salud, el consistorio ha aprobado una "instrucción técnica que permite que quien quiera pueda irlo solicitando para agilizarlo", informan fuentes municipales. En ese esprint para mejorar lo antes posible la imagen de las calles de la ciudad, el municipio trabaja "hace semanas" en las labores técnicas y administrativas, de la mano de los cuatro fabricantes cuyos siete prototipos han sido aceptados y homologados, y del Gremi de Restauració de Barcelona.

Uno de los miedos, vistos los problemas que vivieron algunos operadores que compraron mobiliario para ampliar sus terrazas, es que los problemas globales de suministro (también aquí los pedidos se han multiplicado en medio mundo) afecten a las entregas. La patronal mantiene conversaciones con los cuatro proveedores y asegura que están en disposición de cumplir esos plazos. No obstante, todo dependerá del grado de eficiencia del ayuntamiento en la resolución progresiva de las solicitudes. Si se produce un embudo, sería complicado cumplir la meta de junio para retirar las barreras de hormigón.

Josep Amor, director de Urbadis Microarquitectura, enfatiza que aunque los materiales se han encarecido y muchos fabricantes no tienen estocs sino que compran según los pedidos, no hay problema para adquirir hierro y madera, que son los elementos clave, junto al microcemento que utilizan algunos otros. Estima que los 2.500 euros (con ligeras diferencias entre empresas) pueden quedar amortizados en cuatro años solo con el primer café que se sirva cada día, ya que su duración es a largo plazo. Está por ver cuántos restauradores querrán consolidar esos veladores, teniendo en cuenta tanto los ingresos como el gasto en tasas, inversión y personal.

Pugna de intereses

Tras las duras opiniones de la FAVB sobre el proceso y el potencial incremento de mesas en la ciudad que vaticinan, el gremio ha replicado criticando con dureza a la entidad por su "falta de solidaridad" con el sufrimiento del sector y la economía local, dice Roger Pallarols, su director general. "Son opiniones legítimas, pero no representan a la mayoría de vecinos, que no comparten su obsesión", dice, enfatizando que la justicia no les dio la razón respecto a la vigente.

Pallarols, apunta que la entidad se nutre "en un 90% de subvenciones públicas" pero su discurso "radicalizado" supone una "desconexión con las preocupaciones reales de los barceloneses". Mantiene que las campañas del gremio en favor de las terrazas como punto de dinamización social y económica han tenido mucho más apoyo popular y político que el que concita la FAVB.

Noticias relacionadas

19 sanciones graves en Ciutat Vella

El Ayuntamiento de Barcelona ha abierto 19 expedientes sancionadores a terrazas del distrito de Ciutat Vella por infracciones graves o muy graves. Lo ha anunciado este miércoles el concejal del distrito, Jordi Rabassa, en un tuit, en el que ha alertado de que "el espacio público del distrito sufre una sobresaturación inadmisible". El anuncio llega un día después de que la FAVB denunciase la impunidad del sector en casos de infracciones evidentes. 

Por contra, los operadores se quejan de que en algunas zonas, sobre todo del centro, son sometidos a continuas inspecciones y multas. En puntos como el Born, lamentan las denegaciones de licencias que sufrieron durante lo peor de la pandemia, mientras se disparaba el 'botellón'.