Urbanismo mejorado

Así serán las terrazas en calzada que sustituirán a las de hormigón en Barcelona

  • El ayuntamiento las coloca en 11 puntos para evaluarlas e iniciar la fabricación e implantación hasta junio de 2022

  • La ciudad cuenta con 1.588 veladores fuera de las aceras que se renovarán con dos millones de euros en subvenciones

Prototipo de Urbadis Microarquitectura instalado en la calle de Rosselló, 51.

Prototipo de Urbadis Microarquitectura instalado en la calle de Rosselló, 51. / Ferran Nadeu

3
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Se las quiere porque han permitido sobrevivir a muchos bares que sin apenas aforo interior habrían desaparecido durante las restricciones por pandemia. Pero se las detesta por su innegable fealdad y afectación al espacio público. Las 1.588 terrazas ganadas a la calzada con barreras de hormigón New Jersey han empezado a ser reemplazadas por cuatro prototipos de diseño que se evaluarán durante un mes de cara a aprobar su homologación, fabricación e implantación antes de junio de 2022. El ayuntamiento facilitará el relevo con dos millones de euros en subvenciones, pero los que puedan afrontar ese gasto (aún por determinar) podrán lucirlas desde este mismo verano.

El cuestionado urbanismo táctico desplegado de forma acelerada durante la crisis sanitaria para lograr soluciones provisionales a situaciones de necesidad se empieza a dejar atrás con la llegada de elementos más madurados y estéticos. El amarillo chillón de esas barreras y bolardos que resguardaban toscamente las nuevas terrazas aún pervivirá meses, ya que los permisos especiales para estas caducaban a finales de 2021 pero el consistorio ha ampliado hasta junio del próximo año el plazo para que los restauradores procedan a sustituirlas o simplemente eliminarlas.

Plataforma para las terrazas en calzada de Escofet, en Tamarit, 111, donde está el restaurante Vinòdrom.

/ Ferran Nadeu

Los veladores aterrizados en las calzadas a costa de robar espacio al coche llegaron “para quedarse”, como ha reiterado la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, en la presentación de este jueves, alabando su triple misión de contribuir a la supervivencia del castigado sector, a favorecer la vida comunitaria en la calle y a la disminución de la contaminación. Pero no está tan claro que pasará con las casi 2.100 terrazas nuevas o ampliadas en las aceras. Sanz dice que estudiarán caso por caso, ya que en el mismo saco conviven negocios que antes no tenían terrazas y pueden optar a reeditarlas, con otras ampliadas porque no tenían capacidad interior u otras circunstancias que ahora se revertirán.

Innovadoras y bonitas

De momento, la urgencia municipal era ordenar los mamotretos de la calzada, una misión que en los últimos meses ha llevado al consistorio a trabajar con diversas empresas para desarrollar prototipos “bonitos” que hagan justicia a la vocación “innovadora” de la iniciativa municipal, ha enfatizado la alcaldesa Ada Colau, antes de probar en persona el montaje situado en el 61 de Casp. Como resultado, se han fabricado cuatro con las firmas Urbadis Microarquitectura, Escofet, Fablab Alberch y Lekustudio Durbanis. En alguno predomina la madera tratada, el microhormigón o materiales pétreos, pero comparten introducir algo de vegetación que suaviza su integración urbana. Por sus características modulares, los prototipos se adaptarán al número de mesas autorizadas en cada caso y serán accesibles desde las aceras, situadas prioritariamente frente a los locales. Las elegidas podrán ser fabricadas por diversas empresas indistintamente.

Prototipo de Lekustudio Durbanis en Dos de Maig, 217.

/ Ferran Nadeu

Para evaluarlos se han instalado en un total de 11 puntos (Casanova, 9; Poeta Cabanyes, 8; Tamarit, 111; Simancas, 96; Dos de Maig, 217; Doctor Dou, 19; Bailen, 182; Rosselló, 51; Portal Nou, 23 y Muntaner, 70) en emplazamientos dispares (desde esquinas a zonas 30) donde a lo largo de un mes un comité integrado por técnicos, políticos, representantes del Gremi de Restauració de Barcelona y de Foment de les Arts i el Disseny (FAD) y usuarios de estas plataformas con mesas y sillas, bendecirán o no su homologación, imprescindible para su construcción e implantación.

Podría suceder que todas o solo alguna logren luz verde, e igualmente pueden proponerse al ayuntamiento otros diseños que ya estén ensayando algunos restauradores por su cuenta o que desarrollen otras empresas. Cualquier opción que se apruebe y homologue podría reemplazar a las existentes e irá a cargo de los establecimientos. Los negocios que opten por instalarlas sin subvención (o antes de solicitarla) podrán estrenarlas ya hacia finales de verano. El resto tendrán hacerlo antes de que finalice el plazo límite.

Noticias relacionadas

Modelo de Fablab Alberch instalado en el restaurante Marinada, en Casp 61.

/ Ferran Nadeu

Las subvenciones municipales, de hasta el 50% del coste, en función de los requisitos que se establezcan en la convocatoria, han sido aplaudidas por el director de la patronal, Roger Pallarols, que ha destacado que el sector crea riqueza, trabajo y espacio de interrelación social. El teniente de alcalde de Promoción Económica, Jaume Collboni, ha recordado que la implantación exprés de nuevas terrazas salvó al menos 1.875 empleos y recuperó 30.000 metros cuadrados de asfalto, pero que ahora es el momento de otorgarles más calidad, estética y seguridad.