Polémica decisión

ERC critica que las bolsas del Ayuntamiento de Barcelona para apoyar el comercio local sean 'made in China'

  • Las sacas fabricadas en Asia forman parte de una campaña para promover la compra en tiendas de proximidad

La bolsa para promover el comercio local de Barcelona, fabricadas en China.

La bolsa para promover el comercio local de Barcelona, fabricadas en China. / Miquel Colomé

Se lee en minutos

Antonio Porras

Miquel Colomé, 'conseller' del Distrito de Gràcia por Esquerra Republicana, ha asegurado en sus redes sociales que pedirá explicaciones al Gobierno municipal de Ada Colau sobre el origen de unas bolsas 'made in China' que tenían como objetivo revitalizar y promover el comercio local de la ciudad, uno de los más afectados con la crisis del coronavirus.

"Compra a prop i compraràs sostenible" es el lema de la nueva campaña del Ayuntamiento de Barcelona que trata de propulsar el comercio de cercanía en la ciudad. Junto a esta campaña, la alcaldía de Colau ha repartido unas bolsas de tela reutilizables con el eslogan impreso para que las tiendas puedan obsequiarlas a sus clientes. Sin embargo, las redes se han indignado al observar que estas bolsas han sido fabricadas en países como China o India.

Esquerra pedirá explicaciones a la alcaldesa

Tal y como varios usuarios han denunciado en redes sociales, incluyendo al 'conseller' Colomé, las bolsas incluyen una etiqueta donde avisan de que se fabrican en el continente asiático, un mensaje incongruente con el de la propia campaña, que insta a comprar en el comercio de proximidad.

El político ha denunciado el uso de materiales fabricados en China e India y lo ha calificado como "un insulto a todos los talleres, fabricantes y comercios textiles que cada día luchan por sobrevivir en estos momentos".

Además, ha advertido de que pedirá explicaciones a la alcaldía de Barcelona, en manos de Ada Colau (de Barcelona en Comú) gracias a un pacto con Esquerra, en el pleno del próximo martes.

Te puede interesar

Esta nueva campaña a favor del comercio de cercanía se presenta después de unas restricciones para contener el coronavirus que han sido especialmente duras con el pequeño comercio, quienes se están viendo en serias dificultades para pagar los alquileres de sus locales y hacer frente a las grandes empresas y las compras online.