30 oct 2020

Ir a contenido

balance de la pandemia

Catalunya ha perdido 4.800 comercios y 16.763 microempresas por el coronavirus

Un estudio de la Cambra alerta de que el impacto de la crisis se está dejando notar más en las pequeñas empresas

Eduardo López Alonso

 Lleida el primer dia del nuevo decreto de confinamiento, con muchos bares cerrados

 Lleida el primer dia del nuevo decreto de confinamiento, con muchos bares cerrados / JORDI V POU

El comercio catalán registró 4.800 empresas menos en agosto con respecto al mismo mes del 2019, por la crisis del coronavirus, según un estudio de la Cambra de Comerç de Barcelona, que también destaca que el número de microempresas con entre 1 y 5 trabajadores es 16.763 menos que hace un año. Es la traslación fría del efecto que la pandemia está teniendo en uno de los ámbitos de actividad económica más relevantes y que está reclamando medidas urgentes de apoyo a la Administración para superar la situación. 

Ante el fantasma de nuevos confinamientos y la vuelta a medidas de contención de la actividad, las empresas vinculadas al comercio, la hostelería y el transporte, así como las microempresas con recursos más limitados para hacer frente a la crisis han sido las más afectadas por la pandemia. La Cambra asegura que la dimensión de las empresas está condicionando su resistencia a la hora de disponer de recursos y capacidad financiera para hacer frente a la crisis. Mientras los grandes grupos de distribución y turísticos tienen respaldo financiero y la posibilidad de afrontar expedientes temporales de regulación de empleo, los pequeños negocios no son capaces de digerir la reducción de personal sin consecuencias en los ingresos o el mantenimiento de la actividad. 

La idea de que a menor tamaño más riesgo de desaparecer se cumple según la Cambra en el hecho de que las grandes empresas de más de 250 trabajadores se han reducido en torno al 2,1% en un año. En el resto de tramos, esta pérdida ha sido homogénea del entorno del 5%, pero en el caso de las microempresas la reducción ha sido del 8,8%. Las ayudas publicas han enmascarado el impacto real de la crisis.

El impacto de la crisis por sectores. 

La Cambra destaca que en agosto las bajas de empresas superaron a las altas en Catalunya y el número de compañías se han reducido ligeramente, principalmente por la aparición de rebrotes. Catalunya es la quinta comunidad con más reducción del número de empresas hasta agosto después de Baleares, Andalucía, Canarias y la Comunidad Valenciana, todas ellas con un fuerte peso del sector turístico.

 Durante el último año, Catalunya perdió 1.416 empresas de entre 6 y 10 trabajadores; 883, de entre 11 y 25 empleados; 497 empresas que contaban con entre 26 y 50 trabajadores; 226, que tenían entre 51 y 100 empleados; 134, con entre 101 y 250; y 24 de más de 250 trabajadores. Los servicios de comida y las bebidas contabilizaron 2.012 empresas menos que en agosto del año pasado, a los que habría que sumar otras 580 de los servicios de alojamiento para cuantificar la afectación a la hostelería. Pese al confinamiento, el tejido empresarial de Lleida y Tarragona ha resistido mejor que el de Barcelona y Girona porque es menos dependiente de la demanda exterior.