29 oct 2020

Ir a contenido

Tarifas de transporte del 2020

La ATM rectifica y crea por sorpresa la tarjeta de bus, tren y metro T-Familiar

El cambio de última hora se produce tras las protestas por la imposibilidad de usar varias personas la T-Casual

Los nuevos documentos, que sustituyen la T-10, promueven el uso intensivo y penalizan el esporádico

Luis Benavides

Unos usuarios del metro validan sus billetes, en octubre.

Unos usuarios del metro validan sus billetes, en octubre. / ÀNGEL GARCIA

El consejo de administración de la Autoritat Metropolitana del Transport (ATM) acaba de aprobar las nuevas tarifas de tren, metro y bus para el 2020 y lo ha hecho con una sorpresa y rectificación de última hora: la creación de una imprevista T-Familiar. Esta tarjeta nueva permitirá que varios usuarios puedan viajar juntos con un mismo título de transporte, lo que impedía la propuesta anunciada hace unos días de crear una T-Casual unipersonal, de la que solo se podría marcar un viaje cada vez.

La desaparición de la T-10 a cambio de la T-Usual (para usar todo el mes una misma persona) y la T-Casual, con 10 viajes que solo puede usar una persona cada vezprovocó numerosas protestas de usuarios no habituales del transporte público ya que el nuevo título provocaba que si una familia quería coger un día el transporte público cada miembro debía usar una tarjeta diferente y hacer por tanto un desembolso elevado de golpe.

La nueva T-Familiar está diseñada para el uso simultáneo de una familia de hasta cuatro miembros (ocho viajes) y tendrá un coste de 10 euros y caducará a los 30 días de su primera validación. Está pensado para familias de cuatro miembros que hagan viajes ocasionales y para familias a partir de cinco miembros, ya que entrarían en la categoría de familia numerosa. “No será una tarjeta obvia para utilizar por parte de los turistas”, añadió el presidente de la ATM, Damià Calvet, que considera que optarán por otros títulos como la T-Día (viajes ilimitados por unos 10,50 euros).

Por zonas, el coste de los títulos de dos zonas será de 19 euros; de tres zonas, 27 euros: de cuatro zonas, 35 euros: de cinco zonas, de 40 euros; y de seis de 42 euros. El nuevo documento multipersonal se podrá usar a partir del 1 de marzo del 2020, y las T10 multipersonales actuales se pueden seguir utilizando hasta el 29 de febrero del año que viene. 

El nuevo título no ha sido la única novedad. La tarjeta T-16, para jóvenes menores de 16 años, hasta ahora tenía unos costes de expedición de 35 euros y el consejo de administración ha decidido que ahora sea totalmente gratuito para que los jóvenes usen el transporte público, lo valoren y sigan siendo usuarios habituales cuando superen la edad límite. Solo se pagarán estos 35 euros en segundas expediciones, principalmente en caso de pérdida.

Por último, la ATM ha anunciado un ajuste territorial. En concreto, la congelación de tarifas para el área de Berguedà y el Ripollès, ya que los vecinos de estas dos zonas no disponen de otros medios públicos de transporte.  Los títulos de estas zonas incluyen 10 viajes, a los que se deberá añadir la T-Casual de una zona.

El ‘conseller’ de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat ha explicado que estos “ajustes” en el nuevo modelo propuesto la semana pasada para dar respuesta a algunas “inquietudes” que podrían “desincentivar el uso del transporte público”. Con todo, Calvet también ha recordado que este sistema busca simplificar el sistema tarifario y es un “puente” o fase transitoria mientras no llega la T-Mobilitat, prevista para el 2021.

La teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, por su parte, ha celebrado estas novedades pues entiende que incentivan el uso del transporte tras escuchar las peticiones de la ciudadanía y algunas entidades como la Plataforma del Transporte Público (PTP). “A partir de aquí trabajamos para no dejarnos a nadie fuera, para que todo el mundo se sienta parte y facilitar que la gente use el transporte público”, subrayó Sanz.

La ATM mantiene la unipersonalidad de la T-Casual, un detalle muy criticado por sus detractores, y el billete sencillo sigue sin ser un billete integrado que permita hacer los transbordos, en muchos casos obligados con la red ortogonal de buses (con recorridos verticales, horizontales y en diagonal). Esto último era una de las reivindicaciones de la plataforma ciudadana PTP.

[Consulta qué tarjeta de transporte te conviene comprar con las nuevas tarifas]

Sigue a El Periódico en Facebook