Ir a contenido

LOS MANTEROS SE REIVINDICAN

"La ley de extranjería nos condena a la manta; tenemos oficio y proyectos"

El Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes presenta una batería de propuestas para salir de la manta que van de la agricultura ecológica a la restauración africana

Critican que el ayuntamiento pretende vincular la venta ambulante irregular a la inseguridad y aplica "una política de limpieza de pobres para no disgustar a los turistas"

Helena López

Rueda de prensa del Sindicato Mantero, este viernes.

Rueda de prensa del Sindicato Mantero, este viernes. / ELISENDA PONS

Agricultores, cocineros, sastres, soldadores... Aunque suene a evidencia, a veces es necesario recordar que la vida, también la laboral, de las personas que se dedican a la manta era muy distinta antes de cruzar el Estrecho. "Teníamos un oficio que la ley de extranjería no nos permite ejercer aquí; ese es el origen de la venta ambulante", afirma ante una multitud de periodistas Lamine Sarr, uno de los portavoces del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes, en el local de la calle de En Roig, en el que no cabe un alfiler. El 'top manta' es el tema del verano. Otra vez. Además de poner el foco en el por qué de la venta ambulante irregular -la falta de papeles les cierra el resto de puertasSarr aprovecha el interés mediático para poner sobre la mesa las propuestas del colectivo para dejar la calle. Elaboradas después de hacer una encuesta entre 250 manteros, van del cultivo de agricultura ecológica a la peluquería o la creación de una productora de espectáculos africanos.

A ojos de Sarr, para hacer realidad sus proyectos "solo hace falta que nos escuchen y un poco de voluntad política". "Estamos cansados de ser usuarios, queremos ser protagonistas", remarca antes de seguir enumerándolas: un taller de estampación y serigrafía -como el que ya tienen en la trastienda del local desde el que habla, pero de mayores dimensiones-, la apertura de un gran bazar a las afueras de Barcelona donde vender artesanía, la reactivación de la pesca en la zona, la apertura de un taller de costura sostenible y un restaurante de cocina africana.

"Colau y sus aliados"

"Todo el material que estáis usando para retransmitir esta rueda de prensa viene de África. Nos roban la riqueza en nuestros países y cuando venimos aquí nos tratan como animales", apunta el portavoz del sindicato señalando a los móviles que le apuntan. Están enfadados y dolidos y no lo ocultan. Ya lo estaban tras su expulsión del paseo de Joan de Borbó y las declaraciones de Batlle en este diario, en las que afirmó que era inadmisible que lo primero que vieran los turistas al llegar a Barcelona fueran los manteros; pero la detención de este jueves en la Rambla ha sido la gota que ha colmado el vaso. "La imagen de seis policías encima de un hombre negro en medio de la calle refuerza su discurso. Quieren vincular la inseguridad con la venta ambulante. Mostrar a la ciudadanía que están actuando contra la delincuencia atacando a los manteros", añade Aziz Faye, otra de las voces del colectivo, quien no titubea al responder que la responsable de esta situación es "Ada Colau y sus aliados".

"Nos están manipulando. Ahora quieren organizar otra mesa y va a pasar lo mismo que hace tres años. Van a dedicarnos buenas palabras, y a decirnos que las medidas tienen que ser sociales, pero no va a cambiar nada y van a seguir mandándonos a policía a reprimirnos", añade Faye. "Antes de las elecciones nos sentamos con ellos y tenían rostro humano. Dos meses después, lo primero que hacen es ir a por los manteros. Como si fuera el máximo problema de la ciudad. No lo entiendo. Van a por los pobres, les molestan en la calle, quieren que Barcelona parezca una ciudad perfecta de cara a los turistas. Aquí, los yates, aquí la Sagrada Família. Se vio también en lunes aquí al lado, con el desalojo de las personas que vivían en los Jardines de Sant Pau", prosigue Faye, uno de los padres de la marca 'Topa Manta'.

En la misma línea, Sarr manda un mensaje a la alcaldesa: "cuando vuelva de vacaciones que no pretenda sentarse delante nuestro a hablar de 'ciutat refugi'. ¿Nos toma por tontos?".