Ir a contenido

La policía ocupa los puntos calientes del 'top manta' en Barcelona

Se trata de un dispositivo permanente para evitar que los vendedores se instalen en los puntos habituales

Un centenar de agentes se apostarán en esos lugares de 9.30 a 22.00 horas

Gisela Macedo

Operación policial contra el ’top manta’ en el paseo Joan de Borbó de Barcelona. / JORDI COTRINA

Barcelona ha puesto en marcha este lunes su mayor dispositivo contra el ‘top manta’. Un total de 100 agentes de los Mossos d’Esquadra, la Guardia Urbana y la Policía Portuaria se instalarán permanentemente de 9.30 a 22.00 horas para impedir que los manteros coloquen en sus puntos habituales con el objetivo de erradicar la venta ambulante ilegal en la vía pública. Los agentes estarán desplegados en zonas de gran afluencia turística como la Rambla, la Rambla de Catalunya, la plaza de Catalunya, el paseo de Gràcia, el paseo de Joan de Borbó, la plaza de Pau Vila, el paseo de Colom y el Portal de la Pau.

Según ha informado el teniente de alcalde de Prevención y Seguridad, Albert Batlle, se trata de una intervención de saturación para impedir que los vendedores ambulantes lleven a cabo su actividad, y que lo mantendrán a lo largo del tiempo. Así, Batlle ha explicado que no van a poner "plazos" sobre cuándo terminará el 'top manta' y que el dispositivo policial se irá modulando en función de las circunstancias de cada momento, aumentando o disminuyendo el número de agentes si es preciso.

A su vez, el teniente de alcaldía ha subrayado que de lo que trata esta operación es de "convencer tanto a los manteros como a sus usuarios de que su actividad no es tolerable. "Barcelona es la capital del comercio de proximidad y comprar en el 'top manta' causa perjuicios a los comercios de la ciudad y, además, es ilegal", ha declarado Batlle.

Este dispositivo policial contra la venta ambulante no autorizada da continuidad, según la Urbana, a otros dispositivos desplegados en los últimos meses en los principales puntos donde se produce este fenómeno, como en la plaza de Catalunya y el Portal de la Pau. Los efectivos policiales están en las zonas donde acostumbran a colocarse decenas de vendedores de 'top manta' que venden mercancías como bolsos, zapatillas, gafas de sol, pañuelos y ropa deportiva, entre otros productos.

Adiós a la permisividad

El pasado enero ya se dio un golpe al 'top manta', cuando se desalojó a los manteros del vestíbulo la estación de Plaza de Catalunya. Efectivos de la Guardia Urbana de Barcelona y Mossos d’Esquadra hicieron levantar los puntos de venta a los manteros que habían hecho de la estación de Renfe un auténtico mercadillo. En aquella operación incautaron un total de 915 objetos falsificados, principalmente bolsos, y se presentaron 21 denuncias por venta ambulante sin autorización. No obstante, aquella operación provocó que los vendedores ambulantes se trasladaran a otros puntos de la ciudad. Ahora se espera que la insólita imagen de la estación de Plaza Catalunya vacía de manteros se extienda a las zonas más turísticas de la ciudad.

La reciente incorporación de Batlle al consistorio imprime un nuevo ritmo  a la actuación contra el 'top manta', después de una mayor permisimidad en las primeras épocas de gobierno de Ada Colau, la cual fue disminuyendo a finales de su anterior mandato con operaciones como la mencionada de la estación de la plaza de Catalunya. De hecho, la propia alcaldesa dejó ver hace unos días un cambio de actitud ante la venta ambulante sin permiso, cuando declaró en rueda de prensa que "en lo que se refiere a la gestión del espacio público, la Guardia Urbana no dejará de intervenir. Vamos a frenar el 'top manta' porque genera mucha inseguridad". Igualmente, Colau también señaló que esta actividad está presente en otros municios y que persiste porque hay personas que no tienen alternativas laborales.

La operación llega tras las demandas de restauradores y comerciantes de acciones contra estos mercadillos iegales. Ahora, la presencia de agentes evita que los vendedores coloquen las mantas y, en caso de que alguno se instale, se le ordena que desaloje la zona. En efecto, este lunes, el primer día del nuevo dispositivo policial, los mercadillos de la Barceloneta habían desaparecido.

El propio Batlle, que en su momento fue director de Mossos d'Esquadra y proviene de Units per Avançar, cuyo secretario general es el 'exconseller' de Interior Ramon Espadaler, ya ha mostrado en otras ocasiones su rechazo hacia la venta no autorizada en la calle y ha situado el problema como uno de sus principales objetivos como teniente de alcaldía de Prevención y Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona.

Barcelona perseguirá a las 'patrullas ciudadanas'

El teniente de alcalde de Prevención y Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, ha anunciado que el Ayuntamient de Barcelona perseguirá a las 'patrullas' de vecinos que han actuado independientemente para hacer frente a la inseguridad. Batlle ha tachado a estos grupos de "inadmisibles".

"La seguridad pública es una responsabilidad de los poderes públicos, de la Administración pública y de las fuerzas policiales. No es aceptable cualquier tipo de autoorganización en materia de seguridad", ha explicado.

El teniente de alcalde ha asegurado que la inseguridad que hay actualmente en Barcelona --con cinco homicidios en este mes de julio-- no puede ser "ni irreversible ni crónica".

"En la historia reciente de la seguridad en Barcelona y otras ciudades ha habido repuntes de inseguridad que se han corregido, y por lo tanto creo que estamos en la vía de revertir esta situación", ha argumentado.