Ir a contenido

100 agentes desplegados

Sin tregua contra los manteros en Barcelona

La presión policial disuelve el 'top manta' en el segundo día del dispositivo policial permanente del consistorio

Asociaciones de vendedores ambulantes denuncian que se está criminalizando al colectivo

Gisela Macedo

Guàrdia Urbana y Mossos d’Esquadra, en el paseo de Joan de Borbó, en Barcelona.

Guàrdia Urbana y Mossos d’Esquadra, en el paseo de Joan de Borbó, en Barcelona. / ALBERT BERTRAN

La presión policial en Barcelona ha disuelto el 'top manta' en el segundo día del dispositivo policial permanente que el ayuntamiento ha puesto en marcha para eliminarlo. Este martes, Barcelona ha amanecido con la insólita imagen de puntos calientes como la plaza de Catalunya sin la presencia de ni un solo mantero. Este nuevo contexto contrasta con una larga temporada en la que los vendedores ambulantes no autorizados habían convertido las zonas más turísticas de la ciudad en auténticos mercadillos de artículos falsificados de primeras marcas, tales como bolsos, gafas de sol o zapatillas.

La operación contra la venta ilegal en la vía pública, anunciada este lunes por el teniente de alcalde de Prevención y Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, consiste en la instalación permanente de 100 agentes de Mossos d'Esquadra, Guardia Urbana y Policía Portuaria en algunas de las zonas preferidas por los manteros: la Rambla, la Rambla de Catalunya, la plaza de Catalunya, el paseo de Gràcia, el paseo de Joan de Borbó, la plaza de Pau Vila, el paseo de Colom y el Portal de la Pau.

Mantas por agentes

El paseo Joan de Borbó, en la Barceloneta, era uno de los puntos donde la presencia de manteros era más notable. Para muchos viandantes resultaba irritante tener que abrirse paso en el estrecho camino que dejaban las mantas en la acera. Ahora llama la atención ver la calle despejada de venta ambulante no autorizada y ver, en su lugar, vehículos y agentes vigilando la zona, a unos pocos metros de distancia los unos de los otros, haciendo así imposible la actividad ilegal. El nuevo dispositivo no da tregua a los manteros, al menos de 9.30 a 22 horas, que es cuando permanece activo. A las diez de la noche de este lunes, cuando los policías terminaron su turno, algunos vendedores ilegales aprovecharon para volver a asentarse en el paseo. Eso sí, no había ni rastro de ninguno de ellos por la mañana de este martes.

Vendedores ambulantes en el metro de la Barceloneta. / ALBERT BERTRAN

Durante el día, algunos manteros se han instalado en los vestíbulos y andenes de ciertas estaciones de metro. Aunque este martes por la mañana su presencia era inferior con respecto al lunes, todavía se ha podido ver una veintena de vendedores pasando el día en la parada de la Barceloneta de la línea 4. Aunquesolo uno de ellos se ha atrevido a extender su manta de gafas de sol en la entrada de la estación.

Hasta que desistan

Batlle ha explicado que este dispositivo se mantendrá a lo largo del tiempo hasta que los manteros desistan. Además, anunció que no se van a poner "plazos" sobre cuándo terminará el 'top manta' y que la presión policial se irá modulando en función de las circunstancias de cada momento, aumentando o disminuyendo el número de agentes si es preciso.

Aun así, las diferencias dentro de este gobierno de coalición entre 'comuns' y PSC son palpables. Este martes, la alcaldesa Ada Colau ha rechazado la afirmació formulada por Batlle en una entrevista concedida a EL PERIÓDICO, en la que aludió a la mala imagen que el 'top manta' da a la ciudad ante sus visitantes: "Salen del barco y lo primero que se encuentran es la oferta de los manteros. No es admisible", dijo el teniente de alcalde. Colau se ha mostrado rotunda: "Yo no me expresaría así, ni mucho menos", ha dicho, según informa Toni Sust.

Por su parte, miembros de la red de apoyo 'Tras la Manta', contra la criminalización y la violencia hacia vendedores ambulantes en Barcelona, han hecho público un comunicado que ha sido compartido por el Sindicato de Manteros. En él, recuerdan al gobierno de Ada Colau que "no respetar los derechos de las personas no es ser de izquierdas", como tampoco lo es "criminalizar y usar a la policía contra personas que intentan sobrevivir, ya que no tienen otra forma de ganarse la vida debido a la actual ley de extranjería".

"Criminalizar a personas que intentan sobrevivir no es de izquierdas"

'Tras la Manta'

Red de apoyo contra la criminalización y la violecia hacia vendedores ambulantes en Barcelona

Los comerciantes, a favor de la medida

Los comerciantes de las zonas intervenidas aplauden el dispositivo. Una de ellas es Mercè, la propietaria de una farmacia de la Barceloneta: "Los manteros daban sensación de inseguridad. De hecho, a veces se peleaban entre ellos por el sitio en el que se colocaban y estas situaciones no eran agradables. Ahora la imagen de la calle es relajante, las personas sí pueden caminar tranquilamente e ir en bici, cosa que antes se hacía imposible", cuenta.

Quien también celebra la presión contra el 'top manta' es Juan, el encargado de uno de los restaurantes del paseo Joan de Borbó, que se alegra especialmente por la "imagen de la ciudad" de cara a los turistas. No obstante, el hostelero señala que en esta época del año tal vez sea poco oportuno retirar a los agentes a la diez de la noche: "En verano, la gente sale a pasear por la noche cuando termina de cenar y se encuentran con los manteros igualmente", dice.