26 feb 2020

Ir a contenido

CAMBIOS EN EL NOMENCLÁTOR

La vecina rebelde de la Barceloneta Emília Llorca tendrá una calle

El pleno de Ciutat Vella aprueba cambiar el nombre de la calle del Almirall Aixala por el de la líder vecinal fallecida hace casi una década

La activista luchó contra el conocido como plan de los ascensores, finalmente frustrado, cuya ejecución hubiera supuesto la expulsión de decenas de vecinos

Helena López

Emilia Llorca en una manifestación en la plaza de Sant Jaume.

Emilia Llorca en una manifestación en la plaza de Sant Jaume. / MATTIA INSOLERA

Emília Llorca, Emiliona, no necesita una calle para ser recordada en el barrio. Los vecinos de la Barceloneta la tienen presente en cada fiesta popular (pese a la asfixiante presión turística esto es un barrio y aquí las fiestas populares se viven y mucho). En cada movilización. Que el barrio hay que defenderlo es una de sus frases más repetidas, por años que pasen. No la necesita, pero sus vecinos la quieren, la han luchado -así, como les enseñó Emiliona- y la tendrán. El pleno de Ciutat Vella informó este martes favorablemente sobre el cambio de denominación de la calle del Almirall Aixada por el de calle de Emília Llorca, "en memoria de quien fue un referente de la lucha vecinal de la Barceloneta", fallecida hace casi una década. 

La petición inicial de los vecinos, eso sí, era algo más ambiciosa. Recogieron firmas para pedir al consistorio dedicarle la avenida de Joan de Borbó, la principal arteria del barrio. Lo plantearon como un win win. Se le quitaba la calle más conocida y concurrida del barrio al abuelo del Rey y se le daba a una de las mujeres que más hizo por defenderlo y mantenerlo vivo, quien encendió la mecha en la revuelta popular que vivió la Barceloneta cuando desembarcaron en él los "hombres de negro" [aka agentes inmobiliarios] con la intención de hacerse con sus humildes quarts de casa (como se conoce popularmente a los minúsculos pisos que conforman su trama urbana). "Quieren convertir esto en Miami Beach", decía Llorca a mediados de los 2000. 

"Quieren convertir esto en Miami Beach"

Su compromiso y amor por el barrio y su gente forjó una particular y entrañable alianza entre vecinas "de toda la vida" y jóvenes que frecuentaban la entonces casa okupada Miles de Viviendas, situada en la misma avenida de Joan de Borbó y escuela de militancia de las hoy lideresas locales Ada Colau Gala Pin. 

Llorca, abajo a la izquierda, entre las 10 mujeres cuyas fotos decoran el despacho de Ada Colau.

El de Llorca es uno de los rostros de mujer con los que Colau decoró su despacho nada más entrar en él en una clara declaración de intenciones, junto a mujeres como Neus Català, Mercè Rodoreda y Montserrat Roig.

Malos tiempos para la marina

Cuando se produzca el cambio en el nomenclátor -ya en el próximo mandato, dado que lo aprobado en el pleno del distrito debe pasar aún varios trámites administrativos- el almirante Aixada será el segundo militar de la marina que dejará el barrio en poco tiempo. El año pasado este mismo gobierno le quitó la calle al almirante Cervera para dársela a Pepe Rubianes, asignatura pendiente de la ciudad tras años de reivindicaciones de sus 'viudas' (y tras considerar Colau que el cruce de la avenida del Paral·lel que le pretendía dar Trias era poco para el cómico).