ENCLAVE CON HISTORIA EN LA BARCELONETA

Aquí se forjó el tándem Colau-Pin

Un solar que el ayuntamiento saca a concurso para vivienda cooperativa fue la casa okupada en la que crecieron como activistas la alcaldesa y la concejala

El espacio fue desalojado y derribado en el 2007 con la promesa municipal de que allí se construirían pisos sociales, y casi una década más tarde sigue siendo un solar

La hoy concejala Gala Pin, a la izquierda, encadenada a la casa bautizada como Miles de Viviendas. / FERRAN NADEU

La hoy concejala Gala Pin, a la izquierda, encadenada a la casa bautizada como Miles de Viviendas.
Ada Colau en la casa okupada Miles de Viviendas, en la Barceloneta.

/

3
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

Encadenada a la fachada, junto a un cartel en el que se leía "basta de derribos, espacios llenos de vida", la actual concejala de Ciutat Vella, Gala Pin. Era a finales de mayo del 2007 y medio centenar de jóvenes se resistían a que demolieran lo que hasta hacía dos días y durante dos años y medio había sido el espacio okupado Miles de Viviendas, en el corazón de la Barceloneta, desde donde los movimientos sociales de la Barcelona precrisis trazaban su plan contra la especulación inmobiliaria que ya entonces hacía mella en la ciudad. Además de Pin, frecuentaba el espacio, un viejo cuartel de la Guardia Civil abandonado reconvertido en 'universidad pirata', una joven Ada Colau.

Casi una década después de que los Mossos d'Esquadra sacaran a rastras a la hoy concejala Pin del lugar para proceder primero a su tapiado y más tarde a su derribo, el número 11 del paseo de Joan de Borbó sigue siendo un solar que los turistas aprovechan para consultar sus mapas. Un solar entre el Hotel W y la marina de lujo del Port Vell, dos de los símbolos de la Barceloneta contra la que luchaban los jóvenes que a finales del 2004 okuparon el que hasta su derribo fuera uno de los edificios más antiguos del barrio.

LA BARCELONETA PRECRISIS

Una de las batallas que se planificaron en el espacio okupado "contra la privatización del conocimiento" fue la lucha contra el conocido como plan de los ascensores, que tejió una tierna complicidad entre los vecinos del barrio de toda la vida, que se veían expulsados del mismo por el polémico plan -hasta dónde llegaría el 'boom' de los pisos turísticos aquí aún no entraba en la imaginación del barrio marinero-, y los jóvenes okupas, que no estaban dispuestos a permitirlo. Buena muestra de esta complicidad que con el tiempo fue amistad, fue el perfil de vecinos que se acercaron hasta la casa okupada a intentar evitar lo que resultó inevitable, como el rosario de desahucios que llegarían al poco (y contra los que hizo girar su vida durante años la hoy alcaldesa).

El argumento municipal para explicar a los jóvenes la "necesidad" del desalojo, desde los mismos despachos que ahora ocupan Pin y Colau, fue que el terreno era necesario para construir vivienda social para realojar a los desalojados por el plan de los ascensores, plan que, este sí, la oposición vecinal, con una ayudita de la crisis económica mundial que estaba a punto de estallar, logró parar. El destino tenía otros planes para transformar el barrio (lo que algunos han bautizado como gentrificación turística). Pero, volviendo al 2007, la oposición de los jóvenes al plan de los ascensores era, entre otras cosas, por la expulsión de vecinos del barrio que el mismo suponía (había que eliminar 'quarts de casa' para instalar los ascensores), así que la construcción de viviendas para el realojo parecía un mal menor. Al menos el solar no se iba a convertir en un hotel, como el edificio que okuparon los mismo jóvenes poco antes del desalojo de la Barceloneta, en el vecino Gòtic, hoy el hotel Catalonia Magdalenes.

LA ESENCIA

Noticias relacionadas

Tras casi 10 años siendo un solar, el espacio abierto en el número 11 de Joan de Borbó, con una superficie de 119 metros cuadros y un techo edificable que permitiría la construcción de ocho viviendas, es uno de los siete solares que el Ayuntamiento de Barcelona de Colau y Pin ha anunciado que sacará en breve a concurso "para promover la vivienda cooperativa".

"Con esta iniciativa el ayuntamiento quiere impulsar nuevas formas de acceso y de relación con la vivienda protegida que no son ni el alquiler ni la propiedad, fórmulas que evitan la especulación, garantizan la estabilidad en el tiempo de los usuarios y fomentan la gestión comunitaria de los inmuebles", apunta la nota con la que el Ayuntamiento de Barcelona anunciaba el concurso. "El acceso a este concurso quedará restringido a cooperativas y promotoras sociales de vivienda, la propiedad del suelo nunca dejará de ser pública y se ofrecerá en derecho de superficie", proseguía. Algo queda de la esencia de Miles de Viviendas.