Ir a contenido

EN LA BARCELONETA

Pepe Rubianes ya tiene calle

La hasta ayer vía dedicada al Almirall Cervera recibe ya oficialmente el nombre del cómico 'galaicocatalán'

El homenaje se convierte en un emotivo canto por la libertad de expresión y a favor de la república

Helena López / Barcelona

Corbacho se quita el sombrero frente a la placa de la calle de Rubianes.

Corbacho se quita el sombrero frente a la placa de la calle de Rubianes. / JORDI COTRINA

Uno de los atributos que más se ha recordado, aplaudido y celebrado de Pepe Rubianes tanto sobre el escenario como entre el numeroso público reunido para homenajearle es que no conociera, o como mínimo actuara como si no lo hiciera, la autocensura. La más común de las censuras, sobre todo en tiempos en los que se juzga y condena a raperos y tuiteros, de la que sus amigos y, cómo no, sus 'viudas', se han querido despojar la soleada mañana de este domingo, en el acto de inauguración de su reivindicada calle, hasta este sábado conocida como Almirall Cervera. "Pepe en esta época no estaría detenido porque no sabía hacer rap", ha dicho el presentador del acto, Manel Fuentes, presentando su cuerpo y su voz a Carles Flavià, 'viuda' de Rubianes para quien aprovecharon el micrófono y la presencia de la alcaldesa en primera fila para pedirle también su calle.

Y esta no ha sido la única vez que se les ha invocado. El actor Francesc Orella ha pedido a los dos cómicos que "abandonen el limbo y se instalen de incógnito en la Barceloneta con su libreta, para tomar nota de cómo está la situación y crear un espectáculo". "Pero el espectáculo no lo hagáis aquí, no, no, que aquí no hay libertad de expresión. Entre el PP, los 'fachas ciudadanos' y la puta unidad de España, esto se está poniendo de puta pena", ha rematado envalentonado 'Merlí' haciendo obvia referencia a la memorable entrevista en la que el cómico respondió a Albert Om (este domingo también entre el emocionado público), "a mí la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás".

Las 'viudas' de Rubianes, este domingo sobre el escenario / JORDI COTRINA

"Un gran pecador, gracias a Dios"

El Pare Manel, otra de las fieles 'viudas' del cómico, de los dos cómicos, ha respondido a Orella con un "me parece que el limbo se ha borrado del mapa teológico; pero alguien me ha dicho que Pepe fue directamente al infierno; gracias a Dios, Pepe era un gran pecador”. 

Le ha tocado después el turno a Joan Lluís Bozzo, quien ha querido dedicar unas palabras para la Barcelona de Pepe, que la mañana de este domingo ha expresado su anhelo republicano. "Una mañana en la que Barcelona dedica una calle a un cómico, cuyas armas fueran las palabras y la carcajada libre, una noticia bonita en un momento en el que nos preguntamos si no enviarían a Pepe a hacer compañía a los encarcelados y exiliados", ha señalado levantado un aplauso unánime el director teatral.

"'Seria fantàstic, no passar per l'embut'"

"Nos quieren hacer retroceder hasta tiempos de silencio, vergonzosos y atemorizados, pero la ciudad en días como hoy se reafirma como viva y republicana, descarada y risueña, y se adorna con el nombre de Pepe para dejar bien claro a todo el mundo que apuesta por las libertades y por la anhelada república", ha concluido el actor antes de pasar el micrófono a su amigo Joan Manuel Serrat, quien ha preferido cantar a hablar. Ha optado por dedicarle a su amigo, a sus amigos, también a los vivos, sobre el escenario, donde predominaban los lazos amarillos, su clásico 'Seria fantàstic'. "Seria fantàstic, no passar per l'embut, que tot fos com és manat i ningú no manés, que arribés el dia del sentit comú. Trobar-se com a casa a tot arreu". 

También se ha dejado poseer por el espíritu de Rubianes Colau antes de descubrir la placa. "¿Por qué coño se muere la gente buena, con la de gente mala que hay por el mundo?", ha iniciado irreverente la alcaldesa, quien ha tenido también unas palabras de recuerdo para el librero Paco Camarasa, hijo adoptivo de la Barceloneta. "En estos tiempos en los que nos tenemos que volver a poner la chapa reivindicando la libertad de expresión, creo que a Rubianes le hubiera gustado mucho que su amado público se reuniera para quitare el nombre de la acalle a un facha para ponérselo a un cómico", ha rematado su intervención la alcaldesa. 

La 'no plaza' del Paral·lel sabía a poco

El compromiso no era firme, pero todo parecía indicar que el 1 de marzo del 2017 sería el día. "En el octavo aniversario [ese 1 de marzo] esperamos poder celebrar con sus ‘viudas’ que sus llamamientos desde el más allá han tenido efecto", aseguraba en diciembre del 2016 el teniente de alcalde Gerardo Pisarello. La asignación del nombre al espacio, una de las ‘placitas’ (que no llegan a eso) ganadas con la reforma del Paral·lel estaba firmada, y solo faltaba colocar la placa con su nombre: Pepe Rubianes. Pero llegó el 1 de marzo del 2017 y Rubianes seguía sin placa. ¿Qué había pasado con la placita de Pepe en el Paral·lel? Lo explicaba entonces una de sus ‘viudas’: "En una conexión astral, Pepe nos dijo que prefería un lugar en la Barceloneta. Que le gusta la brisa marina, y que por allí pasan más chicas, qué caray". Y los deseos de Pepe desde el más allá son órdenes para sus ‘viudas’, así que trasladaron la petición a Ada Colau, que les recogió el guante.