9 DERROTAS, 1 VICTORIA, 2 EMPATES

Koeman topa siempre con los grandes

  • El triunfo contra la Juve (octubre 2020) es el único del Barça en estos últimos 12 meses ante rivales importantes

  • "Hemos mejorado, cada vez estamos más cerca de ganar a un equipo grande", asegura el entrenador azulgrana

Koeman, enfadado durante el Barça-Dinamo de Kiev en el Camp Nou.

Koeman, enfadado durante el Barça-Dinamo de Kiev en el Camp Nou. / Jordi Cotrina

4
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Cada partido con un grande se convierte en un drama grande para el Barça de Koeman, que lleva en su rostro la impotencia dibujada. Cada partido con un grande, incluyendo en esa lista al Benfica, supone una bofetada llena de frustración. Ya son 12 y solo una victoria (hace casi un año en Turín ante la Juventus) revelan el inevitable descenso de nivel que ha vivido el conjunto azulgrana.

Con y sin Messi. Con y sin Griezmann. Poco importa ya quien juegue porque Koeman no encuentra el camino para superar esas piedras tan grandes, que han ido quebrando su credibilidad y, por supuesto, la de sus jugadores.

"Cada vez estamos más cerca de ganar un partido grande", dijo Koeman tras el 1-2 del Madrid, asumiendo en esa misma frase la sensación de debilidad que atosiga al Barcelona, acostumbrado en los últimos años a vivir en la opulencia ofensiva donde el gol era un bien de consumo diario. Sufriendo ahora, eso sí, la miseria transformado cada tanto en una conquista de altísimo esfuerzo.

Cada vez más empequeñecido

No se refugió el técnico en que tiene lo que tiene sino que considera que "se tiene que exigir, claro que sí". Mucha exigencia, pero poco resultado. "Hemos demostrado no ser inferiores al Madrid. Hemos demostrado que poco a poco estamos mejorando y más cerca de ganar a un grande", reiteró.

Koeman da instrucciones a Coutinho, que salió en la segunda mitad, en presencia de Memphis.

/ Jordi Cotrina

Pero esa cercanía no se atisba todavía ya que en el duelo con el Madrid, todavía resulta peor. Tres clásicos, tres derrotas (1-3 y 1-2 en el Camp Nou y 2-1 en Valdebebas), a pesar de que el equipo blanco tampoco irradia solvencia y frescura.

Pero con el Barça todo le es más fácil, como al Atlético de Simeone, donde ha encajado dos tropiezos (1-0 y 2-0, ambos en el Metropolitano) unido al empate del Camp Nou de la pasada temporada (0-0). No avanza el equipo de Koeman, que entiende la frustración de los aficionados. Una frustración que él también comparte porque el Barça se empequeñece aún más ante los grandes, pagando tremendamente cara su falta de eficacia.

El Barça solo ha marcado un gol, y fue el estéril del Kun, ante Bayern, Benfica, Atlético y Madrid

Cuando no es Dest y su balón a las nubes es otra jugada. Pero siempre se repite el mismo guión. Un equipo que ha perdido contundencia y desequilibrio, como revela que en los cuatro encuentros con los grandes de esta temporada (Bayern, Benfica, Atlético y Madrid) solo ha marcado un gol.

Dest realiza el centro que fue rematado por el Kun Agüero en el 1-2 al Madrid.

/ Jordi Cotrina

Y ese gol fue el del Kun Agüero, tan estéril como inútil porque llegó en el último segundo del tiempo añadido. Es terriblemente inocente en el área ajena: un tanto en 360 minutos le delata. Y es más terriblemente inocente incluso en el área propia donde ha encajado 10 goles. ¡Sí, 10 goles en 41 días!

Koeman, mientras, no desespera, a pesar de que su Barça se va encogiendo y encogiendo dando la sensación de que se consume en medio de tanta impotencia. "Entiendo la frustración", dijo el entrenador tras convertirse en el primer entrenador del Barça que encadena tres derrotas en un clásico, lo que le emparentó con el irlandés Patrick O’Connell (1935-36).

"No tenemos jugadores del nivel y la pegada que teníamos, es un equipo en construcción"

Ramon Planes, secretario técnico del Barça

No, no repitió el técnico la frase de "esto es lo que hay", algo que sí hizo, pero con otra versión, más nueva y extendida, Ramon Planes, el secretario técnico del club. "No tenemos jugadores del nivel y la pegada que teníamos", dijo recordando una obviedad. En un año, el Barça ha perdido a Suárez, Messi y Griezmann. Y han llegado Memphis, Kun Agüero y Luuk de Jong. Los tres a coste cero. Ni un euro ha invertido el club en sus contrataciones, síntoma de la miseria también económica que le ahoga,

Aragonés, Laporta y Florentino, en el palco del Camp Nou tras el gol de Alaba.

/ Jordi Cotrina

Noticias relacionadas

En el camino el Barça ha perdido gol. Y ya no amenaza. A los grandes, menos aún, claro. "Creo que ha sido más que un aprobado. Es un equipo en construcción. A los puntos, hemos merecido ganar. No puedo estar descontento del juego, la actitud y el comportamiento", apuntó el ejecutivo azulgrana.

El Barça se construye ahora mismo, y muy a su pesar, desde la pequeñez, asumiendo que compite con los grandes. Compite y siempre pierde con ellos.