"ELLOS FUERON MEJORES EN LAS ÁREAS", DICE BUSQUETS

Koeman: "Sí, entiendo la frustración"

Koeman levanta su pulgar en la banda durante el clásico

Koeman levanta su pulgar en la banda durante el clásico / JORDI COTRINA

3
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

A Koeman se le acaban las palabras y, por supuesto, hasta los argumentos. Cada encuentro contra un rival grande supone una bofetada de impotencia. Una sonora bofetada que mina la credibilidad emocional de un Barça que no tiene autoridad en su juego. "Sí, entiendo la frustración. Sí, la entiendo", admitió el técnico con un tono de voz apagado, lejos de la energía que exhibía al inicio del curso. Esquivó recurrir al famoso "es lo que hay", convencido de que podrá revertir la situación que cada vez se le va envenenando más y más. «Hicimos méritos para tener otro resultado», afirmó.

Pero los méritos no cuentan en el marcador. Y menos cuando el Barça es caritativo de tal manera que le da vida al Madrid. "Teníamos una ocasión muy clara para ponernos 1-0 y luego llega el 0-1, son los detalles que cambian todo", aseguró Koeman. Del derechazo que envió Dest a las nubes al zurdazo de Alaba que batió a Ter Stegen premiando la táctica de Ancelotti.

Dest realiza el centro que fue rematado por el Kun Agüero en el 1-2 al Madrid.

/ Jordi Cotrina

"Teníamos una ocasión muy clara para ponernos 1-0 y luego llega el 0-1, son los detalles que cambian todo"

Koeman, técnico del Barça

"En la primera parte estuvimos bien, creamos esa ocasión tan clara", recalcó el técnico. Una ocasión que no valió para nada porque dejó al Barça descolocado y asombrado por la magnitud del error cometido por el exdefensa del Ajax. "Es todo diferente si te pones en el marcador o juegas con el resultado en contra", añadió.

Ancelotti saluda a Koeman antes de empezar el clásico entre Barça y Madrid en el Camp Nou.

/ Jordi Cotrina

El otro partido que no llegó

Entendía Koeman que ese par de acciones ejercieron un poder devastador en el clásico, certificándose, de nuevo, que el Barça no está, ni puede, competir con los clubs grandes. Y basta ver la acción del 0-1 de Alaba para comprobar los problemas defensivos de los azulgranas.

"Hay que romper el contrataaque, hacer falta", suplicó en vano Koeman asumiendo que "ese otro partido" no llegó porque el Barça provocó la combinación letal. Error en el área de Courtois. Error en el área de Ter Stegen. "Ha sido demasiado castigo para lo que hicimos", confesó Sergio Busquets, el capitán.

"Ha sido demasiado castigo para lo que hicimos"

Busquets, capitán del Barça

"Pero mandan las áreas y ellos han estado mejores", afirmó el centrocampista, que terminó "decepcionado". Como millones de culés que asisten (ayer había Si 86.442 en el estadio), que no ven síntomas de mejora. "Estoy decepcionado por el resultado", reconoció el técnico. Decepcionado por el resultado, "pero no por lo que hemos hecho como equipo".

Dest salta sobre Vinicius en la segunda parte del Barça-Madrid del Camp Nou.

/ Jordi Cotrina

En defensa de Luuk

En una sola temporada, Bayern (0-3), Benfica (3-0), Atlético (2-0) y Madrid (1-2) revelan el agujero negro en el que se sumerge el Barça cuando ve enfrente suyo a un rival de tronío. "El equipo está creciendo poco a poco", apuntó Busquets. "Si recuperamos a Ousmane nos dará cosas diferentes en ataque", dijo el capitán sobre la vuelta de Dembélé, que podría ser este miércoles en Vallecas. "No es el momento de bajar los brazos, hay que pensar ahora en el partido contra el Rayo", afirmó Koeman.

Noticias relacionadas

Al técnico, y sin que nadie le preguntara directamente por este asunto, se le vio enfadado por la respuesta del Camp Nou cuando vio aparecer a Luuk de Jong en el tramo final del clásico tras recordar que el Barça "había demostrado no ser inferior al Madrid", por mucho que encajara su tercera derrota en un clásico. "No es bueno que el público silbe a un jugador", afirmó arropando a Luuk.