ANÁLISIS TÁCTICO

Las claves tácticas del Barça-Madrid: El gobierno de Vinicius y la excursión de Alaba

Alaba esquiva la entrada de Memphis en el clásico Barça-Madrid en el Camp Nou.

Alaba esquiva la entrada de Memphis en el clásico Barça-Madrid en el Camp Nou. / Jordi Cotrina

1
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Vinicius desequilibra

Dominó el partido con su velocidad, rasgando, una y otra vez, a Mingueza, al punto de que Koeman lo sustituyó en el descanso. La picardía y el ataque al espacio del joven brasileño rompió al Barça, convirtiéndose en el pilar donde se sostuvo el Madrid. No tuvo antídoto Koeman.

Alaba, de excursión

Perdió el balón Memphis en la frontal del área blanca, permitiendo que el exdefensa del Bayern Múnich iniciara una galopada donde dejó varias lecciones. La primera es que Memphis dimitió en su persecución y asistió desde la lejanía al imponente zurdazo de Alaba que significó el 0-1.

Piqué se lamenta durante el clásico Barça-Madrid en el Camp Nou.

/ Jordi Cotrina

Dos sistemas sin chispa

Empezó el Barça con el 4-3-3, aunque Koeman introdujo varios matices. Situó a Frenkie de Jong de interior diestro, colocó a Gavi de volante zurdo, desplazó a Ansu al eje del ataque, enviando así a Memphis al flanco izquierdo. Pero esa disposición táctica azulgrana, que se sustentó con una buena presión, no tuvo, sin embargo, contundencia alguna en el remate.

De nuevo, pagó cara su falta de puntería porque tenía el partido en la mano cuando Dest, que era el falso extremo derecho, envió el balón a la tercera gradería del Camp Nou. En el descanso, entró Coutinho y el Barça retornó al 4-2-3-1, pero sin amenazar, apagándose con un ataque insípido, pese a acumular delanteros.

Noticias relacionadas

Al final, triple ‘nueve’

Terminó Koeman colocando al Kun Agüero, luego a Luuk de Jong y, finalmente, adelantando a Piqué al centro del ataque buscando ya desesperadamente ese gol que no llegaba. Hasta con tres delanteros centros acabó el Barça. Y ese gol del Kun llegó demasiado tarde. Ya no valía para nada.