DOMINIO BLANCO DE LAS ÁREAS

Ancelotti se hace cholista en el clásico

  • El Real Madrid se defendió bien ante el Barça y ganó el partido en las áreas

  • Tuvo tres ocasiones y marcó dos goles, ambos de defensas (Alaba y Lucas Vázquez)

Lucas Vázquez celebra el 0-2 ante aficionados del Barça.

Lucas Vázquez celebra el 0-2 ante aficionados del Barça. / Jordi Cotrina

3
Se lee en minutos
Fermín de la Calle
Fermín de la Calle

Periodista

ver +

Había advertido Koeman en la previa que la identidad de Real Madrid era la de un equipo que “ataca a la contra”. Y respondió Ancelotti que “la contra es la forma más rápida de marcar goles”. Así llegaron los dos goles madridistas en el Camp Nou. En el primero, Alaba recuperó un balón en el balcón de su área y sumó al ataque, para concluir el contragolpe batiendo a Ter Stegen con un zapatazo descomunal, un obús plano. En el segundo, Lucas Vázquez persiguió con fe un rechace del portero alemán a disparo de Asensio, robando la cartera a Eric García en el remate.

Ganó en las áreas

Los partidos se ganan las áreas, y el Real Madrid fue claramente vencedor en ellas en este clásico. Supo defender con estoicismo la suya, ante un Barcelona ofensivo en el espíritu e inofensivo en la ejecución. Solo sufrió con dos ocasiones clamorosas, una de un Dest y otra en un cabezazo tenso de Piqué que se marchó cruzado. Ancelotti había apostado por el mismo equipo de Kiev, pero matizó el planteamiento y pasó de la presión en bloque bajo al bloque medio, escalonando a su gente para negar los espacios a Frenkie de Jong, Ansu y Memphis entre líneas. Y lo consiguió, porque la impotencia manifiesta de los azulgranas no exigió a Courtois en todo el partido. Más allá del gol postrero y estéril de Agüero.

Lo advirtió Courtois con su diagnóstico al final del choque: “Con balón estuvimos bien. Ellos no tuvieron ocasiones hasta el final del partido. No queríamos encerrarnos en el área. Salimos jugando desde atrás y cuando nos apretaban el míster nos pedía jugar en largo. Era importante no jugar a lo loco hoy".

El papel de Vinicius

El partido, en clave madridista, tuvo un protagonista claro en la primera mitad: Vinicius de Olivera Júnior. El brasileño interpretó a la perfección el partido. No solo trabajó los espacios, penalizó a Mingueza hasta provocar su sustitución al descanso. Corrió, encaró, frenó, contemporizó, descargó, casi forzó un penalti... Vinicius es otro jugador esta temporada, más valiente, más carismático, más maduro. El Real Madrid exhibió un espíritu cholista, solidario, sacrificado. Un equipo con una media de 28 años, que tiene jugadores experimentados como Modric, Kroos, Benzema, Casemiro y Alaba. Futbolistas impecables en la toma de decisiones y la lectura de juego. Algo que Ancelotti ha contagiado a jóvenes como Vinicius o Rodrygo.

En la segunda mitad subió la velocidad el Barcelona con la salida de Coutinho y eso le creó problemas, no ocasiones. Carletto fue blindando el triunfo con Valverde y luego con Asensio. Eso aumentó la solidez defensiva blanca, que en una de las últimas jugadas certificó su triunfo con otra contra rematada esta por Lucas Vázquez. No es casualidad que los dos goles visitantes los marcasen defensas, algo en lo que incidió Ancelotti: “Que nuestros goles los hayan marcado defensas, demuestra que tenemos fe al atacar”.

Para el técnico italiano el Real Madrid realizó “un partido inteligente, muy bien atrás y muy peligrosos a la contra. Es lo que habíamos planteado. Después del gol de Alaba hemos tenido más control y oportunidades. Somos un equipo sólido, esté delante el Shakhtar o el Barcelona. Es difícil encontrar ocasiones de los rivales, lo que confirma que hay compromiso colectivo. Y eso es decisivo, porque la calidad arriba no hay que trabajarla. Es algo genético en estos jugadores. A todos nos gustaría presionar por todo el campo, pero defender bien es una virtud. Y el Real Madrid lo hace”.

Noticias relacionadas

Hazard, sin debut

Ancelotti volvió a convertir el partido en otra partida de ajedrez dominando el tablero y desactivando piezas claves como Ansu, Memphis o De Jong. El Real Madrid más cholista se llevó una merecida victoria del Camp Nou. La primera de Ancelotti en Can Barça. Y Hazard tendrá que esperar a otro clásico para debutar.