El Periódico

LARGO HISTORIAL DE POLÉMICAS

Reig Pla, el obispo que emocionó a Blas Piñar

El prelado vinculó maltrato y uniones civiles, comparó el preservativo con un bozal y es autor de una guía para 'curar' la homosexualidad

EL PERIÓDICO / Barcelona

Sábado, 7 de abril del 2012 - 17:53 CEST

Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, en un congreso en el 2001.

Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, tiene unos cuantos episodios polémicos en su haber. El prelado fue quien afirmó que hay menos maltrato en el matrimonio católico que en las uniones civiles, presidió una misa con la bandera preconstitucional para la ultraderecha y es autor de una guía para curar la homosexualidad.

Nacido hace 65 años en Concentaina (Alicante) está considerado como una persona autoritaria y representante del ala más ultramontana de la Conferencia Episcopal. Y su trayectoria en la Iglesia tampoco está exenta de polémicas. Dejó su primera diócesis, la de Castellón-Segorbe, en bancarrota, se peleó con los sacerdotes de su demarcación y, ya como obispo de Cartagena, se enfrentó al primer dirigente de la Universidad Católica San Antonio, José Luis Mendoza, lo que provocó que el Vaticano tomara cartas en el asunto y le trasladara a Alcalá de Henares.

Reig Pla se ha hecho famoso por sus posiciones contra los homosexuales y el preservativo, al que ha fustigado como método del prevención del sida. Llegó a comparar el profiláctico con un "bozal" por "lo antinatural".

También ha defendido que la violencia machista se da menos "en el matrimonio cristiano" y vinculó la violencia de género con la pérdida de la familia tradicional, lo que provocó una airada réplica de la ministra Leire Pajín y las asociaciones de mujeres, entre otros. A su juicio, la violencia doméstica se da sobretodo en aquellos procesos de separación y divorcio, en aquellos procesos de litigio, "de manera que los matrimonios canónicamente constituidos tienen menos casos de violencia domestica que aquellos que son parejas de hecho o personas que viven inestablemente", afirmó.

El pasado noviembre, Reig Pla tuvo que pedir disculpas a sus fieles por oficiar una misa con una bandera preconstitucional en el altar y afirmó que no se identifica con ninguna posición política.

Paracuellos con el águila

El obispo de Alcalá ofició la polémica misa para conmemorar la matanza de Paracuellos del Jarama (Madrid), frente a "destacados miembros de la ultraderecha", como Blas Piñar, y con una bandera preconstitucional en el altar, que luego acompañó con una visita al camposanto.

El prelado completó su gesto con una homilía que hizo saltar las lágrimas a Blas Piñar, el histórico dirigente de Fuerza Nueva y asiduo asistente al acto. Para Reig Pla, el camposanto de Paracuello es «la catedral de mártires más importante del mundo» y rememoró «los vivas a Cristo Rey» que, según él, dieron las víctimas antes de morir. Blas Piñar, que se fundió en un abrazo con Reig, aseguró que «nunca había oído hablar así a ningún sacerdote, y menos a un obispo, de los mártires del cementerio de Paracuellos», informaba el diario Levante.

El prelado preside desde 1999 la subcomisión para la Familia y la Defensa de la Vida del episcopado, de la que han salido una larga relación de documentos muy beligerantes contra la anticoncepción, el aborto y el matrimonio entre homosexuales. Reig también forma parte de la comisión episcopal para la Doctrina de la Fe, encargada de velar por la ortodoxia, que preside otro representante del ala dura, el arzobispo de Granada, Javier Martínez.

El presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, anunció el acuerdo tras la reunión de la junta directiva