El Periódico de Catalunya

Domingo 19 noviembre 2017

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

talento ganador

David Andrés, mejor chef joven de España y Portugal por tercera vez

El segundo chef de Àbac luchará por el título mundial en la final que se celebrará en Milán en mayo

David Andrés, mejor chef joven de España y Portugal por tercera vez

David Andrés, este lunes con el trofeo que le acredita como ganador de la región de España y Portugal del concurso S. Pellegrino Young Chef.EFE

Se repite la historia, y de tanto repetirse ya parece histórico: David Andrés, segundo cocinero de Àbac, se ha vuelto a proclamar, por tercer año seguido, mejor cocinero joven de España y Portugal. El cocinero de Igualada, lugarteniente de Jordi Cruz en el restaurante de la avenida del Tibidabo, se ha impuesto este lunes a otros nueve colegas en la semifinal del concurso S. Pellegrino Young Chef 2017 y acudirá a la final que se celebarrá en mayo del 2018 en Milán. Alli tendrá que superar a los otros 20 finalistas representantes de otras tantas regiones del mundo. El año pasado subió al podio.

El plato que ha convencido de manera unánime al jurado, entre quienes figuraban los chefs Oriol Castro (Disfrutar, en Barcelona, y Compartir, en Cadaqués) y Josean Alija (Nerua, en Bilbao), se llama 'Buscando el aprovechamiento del atún rojo'. "Busca la sostenibilidad y el aprovechamiento total. Tanto es así que he aprovechado el propio esqueleto y espinas del atún para que sean los cubiertos”, ha explicado el cocinero, de 30 años, que también es propietario del restaurante Somiatruites, en Igualada.

UN PLATO CON UNA PARTE FRÍA Y OTRA CALIENTE

La elaboración ganadora de Andrés consta de dos partes. Una es fría y está compuesta por carne de espina con algas y hierbas marinas y raíz de capuchina marina. Está acabada con sangacho curado con alga kombu.

La caliente es la médula natural con consomé de algas, buñuelo de tendón de atún, alioli de su grasa con raíz de capuchina rallada y papillote de lechuga de mar con carne de cabeza de atún con un poco de su piel cocinada y servida a modo de pincho.

“Es una propuesta equilibrada con un gran discurso que utiliza partes del atún que normalmente no se aprovechan en cocina”, ha valorado Castro.