El Periódico

Venta entradas Los Secretos cabecera

vuelco en norteamérica

La victoria de Trump sume al mundo en la incertidumbre

La imprevisibilidad del candidato republicano genera ansiedad dentro y fuera de Estados Unidos

El dirigente envía un mensaje tranquilizador pero sus propuestas apuntan a un repliegue de EEUU

  • La victoria de Trump sume al mundo en la incertidumbre

    REUTERS / CARLO ALLEGRI/REUTERS

    Donald Trump en la noche electoral.

  • Discurso- Donald Trump subtitulado

Miércoles, 9 de noviembre del 2016 - 20:47 CET

Las señales estaban escritas en la pared desde hace mucho tiempo, pero nadie las quiso ver. En un desenlace tragicómico a las elecciones más insólitas de las últimas décadas, los estadounidenses han escogido a un hombre sin experiencia política, que miente con regularidad y abandera toda clase de teorías conspiratorias, para dirigir sus destinos durante los próximos cuatro años. Donald Trump será el 45 presidente de Estados Unidos tras derrotar a Hillary Clinton con el apoyo abrumador de la población blanca trabajadora. El voto de protesta contra las instituciones ha prevalecido generando una enorme ansiedad en el mundo. Trump es el anverso del idealismo proyectado por EEUU durante décadas. El nacionalismo oscurantista toma las riendas.

Puede que sea solo una sensación, pero la capital del país se despertó envuelta en un profundo silencio. Como si se dispusiera a enterrar su ingenuidad y su cacareado excepcionalismo. La segunda revolución americana tiene que ser algo parecido a esto. Después de elegir a un presidente negro, medio país apostó por el candidato de los supremacistas blancos y la extrema derecha. Un hombre que idolatra el dinero, que divide el mundo entre ganadores y perdedores, y que ve amenazas debajo de cada piedra. La sensación de que una época probablemente se acaba era generalizada. “Tragedia americana”, tituló la revista progresista 'New Yorker'. “El cambio ha puesto a EEUU al borde del precipicio”, concluía el 'Washington Post' en su editorial.

CLINTON GANA EN VOTO POPULAR

El resultado refrenda la división del país en dos mitades antagónicas. Clinton obtuvo 193.000 votos más que Trump a falta de completarse los últimos flecos del recuento, un 47,7% frente al 47,5% del republicano. Pero lo que importa son los votos electorales que reparte cada estado. El magnate conquistó 279 frente a los 228 de la exsecretaria de Estado. En contra también de todo lo previsto, la participación fue la más baja desde el año 2000. Solo votaron cinco de cada 10 estadounidenses con derecho a voto.

La debacle demócrata se extendió al Congreso. Los conservadores mantienen el control de las dos cámaras, lo que permitirá a Trump legislar sin oposición si es capaz de sofocar la guerra interna de su partido. La intención de las partes apunta en esa dirección. “Trump liderará un Gobierno republicano unificado”, dijo el líder del partido en el Congreso, Paul Ryan, quien mantuvo un abierto enfrentamiento con el candidato durante la campaña.

Los conservadores podrán además designar a los próximos jueces del Tribunal Supremo, la institución que acaba marcando el rumbo ideológico del país. Uno como mínimo, pero es posible que hasta tres, lo que pondría en jaque derechos como el aborto o el matrimonio homosexual.

PROTESTAS Y ALTERCADOS

La inesperada victoria de Trump, que volvió a desafiar a todas las encuestas, desató protestas y altercados en varios puntos del país. Todos los actores son conscientes del resentimiento explosivo que ha dejado la campaña y, en la resaca de la noche electoral, se vio un acentuado propósito de enmienda. “Ahora es momento para que América restañe las heridas de la división. Tenemos que trabajar juntos”, dijo Trump refiriéndose a todas las facciones políticas del país.

También quiso enviar un mensaje tranquilizador al mundo, donde la preocupación es palpable por el repliegue aislacionista y proteccionista que presagia su presidencia. Por no hablar del escepticismo que ha expresado hacia la OTAN, la ONU y la Unión Europea, instituciones a las que acusa de haber robado la soberanía nacional de los pueblos. Bajo su mandato estará también en el aire la respuesta global contra el cambio climático. Trump es un negacionista y pretende cancelar el acuerdo del Clima de París. Internamente, reniega de muchas regulaciones mediambientales y quiere licitar terrenos públicos para la explotación de petróleo, gas y carbón. En su equipo de asesores, hay numerosos lobistas para las industrias fósiles.

UN PRAGMÁTICO

“Siempre pondremos los intereses estadounidenses primero, pero trataremos a todo el mundo con justicia. Perseguiremos la afinidad, no la hostilidad”, añadió tras aceptar su victoria. Esas palabras tranquilizaron a las bolsas mundiales, que se desplomaron inicialmente con las noticias del resultado electoral. Si hay algún consuelo en su presidencia es que Trump no es un ideólogo. Durante su vida ha cambiado tantas veces de partido que es difícil contarlas, y su prioridad ha sido siempre contentar su ego. Esa combinación podría derivar hacia el pragmatismo, aunque su discurso excluyente contiene elementos tóxicos llamados a envalentonar a sus pares populistas en todo el planeta.

El triunfo de Trump es también la derrota de Barack Obama, cuyo legado podría ser pulverizado en los próximos cuatro años. Desde la reforma sanitaria, a los acuerdos de distensión con Irán y Cuba. El todavía presidente no es responsable directo del auge del populista, pero su incapacidad para reformar seriamente el sistema tras la crisis económica ha acabado explotando.

La rampante desigualdad derivada de las políticas neoliberales de las últimas décadas está llevando al mundo a un pasado de banderas y salvadores de la patria. Parte del triunfo de Trump se cocinó en las cunas demócratas y desindustrializadas del Medio Oeste. La revuelta de los perdedores se ha consumado.

El blaugrana vio la amarilla ante Bolivia y se pierde el encuentro ante Chile tras ver una amarilla