El Periódico

entrevista con el Músico / PUBLICA UN NUEVO DISCO

Raül Fernández: «Hay gente que no sale de los tres acordes»

Refree, vehículo del solicitado Raül Fernández, tensa su noción de canción pop en un audaz quinto disco, 'Matilda'.

JORDI BIANCIOTTO / Barcelona

Martes, 16 de noviembre del 2010

 Raül Fernández.

-Últimamente ha trabajado con Mala Rodríguez y Maria Rodés, ha producido a Nacho Umbert y Las Migas, ha girado con Josh Rouse, ha compuesto la sintonía de Infidels (TV-3)... ¿Cómo encontró el espacio mental para grabar este disco?

-Hubo tres cosas que me ayudaron. Una, el poema Al senyor Bertran, que me recitó un día la abuela de mi mujer. Lo había escrito su padre, y al oírlo tuve un flechazo. Otra fue que tuve un hijo y me quedé en casa unos meses. Y la tercera fue contactar con Brad [Jones], coproductor del disco.

-¿Quién es Matilda?

-Compuse las canciones cuando mi mujer estaba embarazada. Pensaba que sería una niña, y tenía la sensación de que el disco crecía en paralelo. Me gustaba el nombre de Matilda y me obsesioné. Al final, fue niño, pero pensé que, en cierta manera, Matilda ya había nacido con este disco,

-Incluye canciones muy cortas y bastante largas, discretas y engañosas, con sorpresas y contrastes... ¿Disfruta pervirtiendo la canción?

-Sí. Me gusta hablar de eso. Aunque una canción de tres acordes puede estar bien, hay músicos que no salen de ahí. Refree es un proyecto que nació para llevar la canción más lejos e intentar jugar conmigo mismo.

SEnDCiempiés es una canción inquietante; suave y con un texto sobre pies mutilados. ¿Le ha preocupado ser tachado de blando?

-Creo que este disco es bastante travieso en las letras. Hay una influencia de Mala Rodríguez; al trabajar con ella pensaba: «Qué libertad tiene». Hablo de cosas de las que hace unos años no me habría atrevido.

-¿Como cuáles?

-En Marcians hay un preadolescente que intenta masturbarse con una revista y en las fotos no ve lo que ven los demás. Más que otra cosa, critico las cosas que están establecidas y deben funcionar para todos. Otra canción, En pie, es sobre la pederastia.

-¿Le indigna lo que se hace en nombre del pop?

-Solo a veces. No pondré ejemplos, pero me pasa tanto con el mainstream como con el indie, que se ha pervertido y remite a cosas muy claras...

-El efecto Radiohead.

-Radiohead, y el pop de los 80...

-¿Le interesa Pau Vallvé (u_mä, Maria Coma, Inspira)?

-Puede llegar a ser muy bueno. Veo que llena mucho y eso a veces me echa para atrás, pero tiene talento. Me gusta mucho Nacho Umbert, un letrista formidable que, sin saberlo, aporta algo personal. Eso busco.

-Maria Rodés.

-Totalmente. O Joan Colomo.

-¿Manel?

-Cuando los escuché por primera vez pensé que estaba muy claro que era lo que necesitaba el país.

-¿Qué le gustaría que hiciera su amiga, la inquieta Sílvia Pérez Cruz?

-Es de las personas con más talento que conozco. Puede hacer muchas cosas, pero eso es peligroso. Quisiera que hiciera lo que mejor se le da: canciones. Un disco de canción folk,

popular, con búsqueda y ruptura; emocionante y sin las ortodoxias que suelen seguir los cantautores.

-Producirá los nuevos discos de Fernando Alfaro (Surfin' Bichos, Chucho) y Senior i el Cor Brutal. ¿Cómo es trabajar con usted?

-He aprendido a conocer al músico, respetarlo y llevarlo más allá. Con Roger [Mas] no gestioné bien la producción; quizá le tuve poco en cuenta y todo fue rápido. Tener un productor es asumir que allí habrá alguien que decidirá cosas. Cuando Brad [Jones] mezclaba el disco, hubo un día que me puse nervioso, me fui y volví cuando ya había terminado.

-¿Idealiza las individualidades?

-Es que no creo en los grupos. A veces tienes a un tío en la batería y no lo necesitas, o quieres a otro que toca distinto. La individualidad potencia que uses lo que necesitas. Aunque a veces no tienes a quien consultar; por eso hay gente como Sanjosex, con una banda fija detrás. Sí, estas cosas me interesan mucho; quizá hablo demasiado de todo esto.

El filial regresa a la División de Plata dos años después de perder la categoría