El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Carta a mi nieto recién nacido: "Hoy el mundo ya es mejor contigo aquí"

EL PERIÓDICO

El recién nacido Ibai se agarra, con su robusta mano derecha, al dedo índice izquierdo de su abuelo Andoni Zubizarreta.

Mario Martín LucasSalardú

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 6 de diciembre del 2017 - 11:00 h

Acabo de hacerte la foto que siempre he hecho a los recién nacidos, con mi dedo anular cogido por tu mano, en una metáfora visual entre tu tierna piel y la decoración que el tiempo ha dejado sobre la mía, en forma de arrugas y pequeños pliegues que no impiden vislumbrar venas y tendones. ¡Bienvenido! A este maravilloso mundo, que declina a la perfección con los más estupendos verbos por los que sientas curiosidad: soñar, viajar, amar, crear, imaginar, explorar, etc...

Incluso yo, tu abuelo, también fui bebé hace unos años, no demasiados, no creas. Pero no soy capaz de recordar ese primer momento que tú, hoy, has percibido al abrir los ojos y asomarte a este balcón, donde has visto a tu madre, a tu padre y a todos los que, a su alrededor, hemos experimentado la sensación de respondernos a nuestras preguntas viendo tu cara, tu expresión, interpretando incluso tus bostezos, tus primeras sonrisas y ese primer llanto.

Hoy te contaré mis primeras historias, sobre dos abuelos. Uno de ellos siempre decía a su nieto, tu padre, que era la mejor persona que él había conocido, quizás hasta el extremo en su bonanza. Es un buen ejemplo, fíjate en él, admírale y quiérele siempre.

El otro abuelo del que quiero hablarte hoy, era la paciencia hecha carne, tuvo un nieto gravemente enfermo, tu propio abuelo, que estuvo seis meses ingresado en el mismo hospital donde hoy has nacido tú. Y en cada uno de esos días, siempre acompañó a su nieto, encadenando una historia, con otra, despertando la admiración de aquel niño, quien, según le oía, le iba acariciando el lóbulo de su oreja izquierda, hasta que la deformó. Pero era la huella física de la que más orgulloso se sintió aquel abuelo, la del cariño de su nieto.

Lo que es cierto, querido nieto, es que hoy el mundo ya es mejor contigo aquí.

Participaciones de los lectores

El desesperante juego del Barça de baloncesto

Ernesto Espinoso Barcelona

Ya no  existe ninguna razón para que puedan ahogar los gritos de los aficionados del Barça de baloncesto. Años ... Seguir leyendo

Viva los Tres Tombs y olé

Corina E. Schvindlerman Esplugues de Llobregat

Se celebra la fiesta de Sant Antoni Abad, protector de los animales, con el paradójico escenario de caballos... Seguir leyendo

Tragicómico intento de investidura

Màrius Tàrraga Carmen Sant Adrià de Besòs

A principios de nuestra era, la Roma Imperial nos mostró lo absurdo y demencial que puede llegar a ser el culto a la personalidad del gran... Seguir leyendo

'Caso Palau': ¿Y Artur Mas no sabía nada?

Carmen B. Fernández Calafell

Tras salir a la luz la sentencia del caso Palau donde se confirma que Convèrgencia cobraba comisiones ilegales, sorprende que en ... Seguir leyendo

Persones 'excluídas' i 'exclusivas'

Francesc Reina Badalona

L’Antonio em comenta que la seva ambició ha estat, sempre, assemblar-se al llegendari Paul Ponce, el malabarista més jove del món. Ho diu... Seguir leyendo

¿Crisis?... ¿de qué crisis me habla?

Miguel Fernández-Palacios Madrid

Las empresas gastan considerables sumas de dinero en comprar máquinas que suprimen puestos de trab... Seguir leyendo

Salir del laberinto en Catalunya

Joan Castillo 08320 El Masnou

Un laberinto es un lugar formado por calles, cruces y giros que confunden al que se adentra en él. Salir del mismo, en ocasiones, no es fá... Seguir leyendo

Los votantes catalanes no quieren a Puigdemont de presidente

José Franco Llinars del Vallès

La investidura y uno oso llamado Waldo

Germán Zambrana Rodríguez Badalona

Black Mirror  es de esas series para las que necesitas una hora para ver el capítulo correspondiente y otras cuantas para reflexionar.... Seguir leyendo