Industria en auge

Barcelona, entre las grandes capitales europeas del videojuego

  • El sector tiene en Catalunya 160 empresas que en 2018 facturaron 429 millones
  • 'Assassin's Creed III Remastered', 'Gris' o 'Bubble Witch 2' han sido desarrollados en la ciudad
’Gamers’ en el local de Barcelona Elite Gaming Center.

’Gamers’ en el local de Barcelona Elite Gaming Center. / Joan Mateu Parra

Se lee en minutos

Barcelona está limitada por el mar y las montañas, pero en el mundo virtual su crecimiento no tiene fronteras. Así lo demuestra la industria de los videojuegos, un sector en auge que pese a la pandemia del covid-19 está abriendo un océano de nuevas oportunidades económicas para Catalunya.

La industria catalana está despuntando en la creación e impulso de nuevos videojuegos. Así, cuenta con más de 160 empresas que en 2018 facturaron 429 millones de euros, un incremento del 17% que situó a Catalunya como líder indiscutible en el conjunto del Estado (53% del total), según el libro blanco de 2019 elaborado por el Institut Català de les Empreses Culturals.

El papel de Barcelona es crucial en el desarrollo de la industria del videojuego. La ciudad condal se ha erigido por mérito propio en capital del sector en España (alberga el 92% de las empresas establecidas en Catalunya) y en un 'hub' de referencia en Europa, donde compite con grandes potencias del videojuego como Londres, Berlín, París o Helsinki. La capital catalana es la quinta ciudad europea en la que se cerraron más acuerdos tecnológicos este año, 104, según el informe ‘State of European Tech 2020’ elaborado por la empresa de capital de riesgo Atomico. Desde Barcelona y sus cercanías se han desarrollado videojuegos reconocidos mundialmente como ‘Assassin’s Creed III Remastered’ (Ubisoft), ‘Gris’ (Nomad Studio) o 'Bubble Witch 2' (King).

Condiciones atractivas

La elección en 2006 de Barcelona como sede del Mobile World Congress (MWC) convirtió la ciudad en un foco de interés tecnológico mundial y la situó en el mapa del videojuego. Dos años después, la fundación de Social Point, empresa reconocida en todo el mundo por su desarrollo de juegos y 'apps' para móvil y Facebook, fue clave para convertir Barcelona en un ecosistema atractivo para otras compañías del sector, generando así un "efecto llamada". Del talento local de Novarama a grandes estudios internacionales como Ubisoft, Riot Games o King, cuyo aterrizaje también fue decisivo para el impulso de la capital catalana. El desarrollo del distrito 22@, donde se sitúan muchas de estas compañías, refleja el interés de la ciudad por capitalizar ese atractivo estratégico.

Ese terreno también lo abonaron grandes congresos como el Gamelab, que ha ayudado a promocionar la industria local. "Barcelona no se corta por su ambición, eso le ha permitido ser una gran capital del desarrollo en Europa", explica Gonzo Suárez, codirector de la feria. Junto a otros como el Barcelona Games World, estos eventos han reunido a grandes mitos de la industria y atraído a inversores.

Suárez, que también es pionero del videojuego en España y asesor de grandes productoras, cree que el atractivo de Barcelona se debe a una suma de factores. "Es un entorno cómodo por su calidad de vida, por el apoyo de la Administración catalana, por su gran creatividad y porque facilita tener iniciativa y hacer contactos", explica. Sin ir más lejos, las ofertas de empleo de Social Point destacan que en la ciudad "el clima mediterráneo es agradable todo el año". A ello, hay que añadirle el potente tejido de desarrolladores indie y la amplia oferta universitaria dedicada al videojuego, que instruye a unos 1.500 alumnos al año.

Eclosión de los eSports

Barcelona ha despuntado en la creación de videojuegos para móvil, pero los eSports -competiciones de videojuegos retransmitidas en directo- empiezan a abrirse camino. De la mano de Mediapro, la Liga de Videojuegos Profesional (LVP) se ha convertido en un referente de la industria, creando desde la capital catalana la arquitectura para poder retransmitir mundiales online de fenómenos como ‘League of Legends’ o ‘Call of Duty’ en más de 30 países, especialmente en Latinoamérica.

La industria europea de los eSports no está tan desarrollada como la estadounidense o la asiática, algo que da a Barcelona un margen de crecimiento muy grande. "Nuestra ambición es ser el ‘hub’ de los eSports en el continente", explica Jordi Soler, director general de la LVP. "Barcelona tiene todas las condiciones para que sea así, es como un pequeño pueblo en el que todo el mundo habla, lo que facilita cerrar acuerdos y mover ese ecosistema".

Hasta diciembre, la LVP había registrado una audiencia de 50 millones de espectadores anuales, un aumento en torno al 40% solo en España. Hasta 85 de sus 150 empleados trabajan en la sede de Barcelona. "Eso repercute positivamente en la ciudad", remarca Soler.

Concentración de talento

El impulso de esta industria también está sirviendo para dar trabajo a los jóvenes creadores catalanes y atraer a talento extranjero. En 2018 había 3.282 profesionales dedicados al mundo del videojuego en Catalunya, siendo de nuevo el territorio donde el sector genera más empleo. "Aquí hay un increíble acceso al talento", señaló el año pasado Human Sakhnini, presidente de King, creadora de sagas como Candy Crush.

Esa conectividad entre talento ayudó a la creación ‘Gris’, obra de desbordante belleza gráfica producida por los barceloneses Nomada Studio y reconocido con los premios de mayor prestigio internacional, entre ellos los Game Awards, los Oscar del videojuego. "En Barcelona es muy fácil contactar con artistas porque hay muchos profesionales y universidades que encajan con nuestro proyecto", explica Roger Mendoza, cofundador del estudio.

Noticias relacionadas

Futuro prometedor

El futuro de la industria de los videojuegos en Barcelona y Catalunya es prometedor. Así, se espera que su consolidación haga disparar la facturación del sector hasta los 699 millones de euros en 2022 y el número de trabajadores hasta los 5.687. Actualmente, el 78% de las empresas ubicadas en Catalunya tienen menos de 10 años de vida y hasta un 43% de sus profesionales tienen menos de 30 años. Promete.

Temas

Videojuegos