¿Cómo quitar el mal olor de los zapatos?

¿Cómo quitar el mal olor de los zapatos?
1
Se lee en minutos
Pedro G. Cuesta

A pesar de tener una correcta higiene y ser una persona aseada y limpia, es posible tener un olor corporal fuerte que nos lleve a desprender un olor desagradable. Este mal olor puede afectar a nuestras relaciones sociales e, incluso, impregnar la ropa que llevamos puesta.

También la piel interior de algunos zapatos retienen con mayor intensidad el sudor y cuesta mucho eliminarlo. Es lo que se conoce como podobromhidrosis o mal olor de pies, y tiene causas tan diversas como una mala alimentación, una infección por hongos, trastornos metabólicos o la ingesta de determinados medicamentos. Sin embargo, el más frecuente es el citado anteriormente: usar calzado elaborado con materiales sintéticos o con pieles tratadas con productos químicos, que retienen el sudor.

Decálogo

Para eliminar ese molesto olor, que puede condicionar la vida cotidiana de las personas que lo padezcan -puesto que evitarán a toda costa descalzarse en público, con lo que no podrán ni ir al gimnasio ni dormir con alguien sin atufarle- los podólogos han elaborado un decálogo.

El primer paso es la prevención, manteniendo una higiene óptima de los pies, lavarlos a diario y secarlos bien -sobre todo, entre los dedos-, cambiar los calcetines todos los días -con mayor frecuencia si los pies sudan mucho, como al practicar deporte-, airear los zapatos después de utilizarlos para evitar la proliferación de bacterias, evitar el uso de zapatos demasiado apretados o que estén fabricados con materiales sintéticos u optar por el cuero, el lienzo o la malla que permiten que los pies respiren.

Noticias relacionadas

Trucos baratos

Además, para combatir ese mal olor en los zapatos o zapatillas de deportes, un truco barato consiste en espolvorear polvos de bicarbonato sódico o polvos de talco por la plantilla interior del calzado y dejarlos actuar toda la noche. También funciona empaparlas de alcohol de 96º -el que se usa como desinfectante- y dejarlas secar muy bien antes de volver a usarlas. Y a algunas personas que padecen podobromhidrosis les va bien usar ácido bórico -que se adquiere en farmacias, droguerías o supermercados- para combatirlo, lo que suprime también el mal olor del calzado.