17 feb 2020

Ir a contenido

CAMBIOS EN EL TRANSPORTE PÚBLICO

La reforma tarifaria metropolitana revive el malestar histórico de Terrassa y Sabadell

Ninguna de las dos ciudades han sido incluidas en el nuevo acuerdo por el cual municipios de la zona 2 pasarán a ser considerados de la 1

A pesar de ello, las zonas tarifarias se mantienen como hasta ahora a la espera de la aplicación de la T-Mobilitat

Joan Salicrú

Un tren de Rodalies, a su paso por Barcelona.

Un tren de Rodalies, a su paso por Barcelona. / ALBERT BERTRAN

Terrassa y Sabadell, al no ser miembros del Área Metropolitana de Barcelona, han quedado al margen del nuevo acuerdo al cual la Autoritat de Transport Metropolità (ATM) ha llegado con 18 municipios pertenecientes al AMB, muchos de ellos vallesanos, que están en la zona 2 pero pasarán a pagar sus desplazamientos a la zona 1 como si formasen parte de ella. Este hecho ha recrudecido un malestar endémico: aunque las dos ciudades están muy próximas a Barcelona y tienen una lógica metropolitana, no tienen la distinción tarifaria que consideran sería la adecuada (en el caso de Sabadell, que es zona 2, pasar a ser de la 1, y en el caso de Terrassa, que es zona 3, a la 2).

El resquemor ha provocado también, hace muy pocas semanas, el nacimiento de la plataforma Vallès en Lluita, formada por personas de Sabadell, Terrassa y Sant Quirze del Vallès. “Nos hemos constituido porque creemos que no es justo que gran parte de los municipios del  Vallès que forman parte del AMB pasen a ser tratados como zona 1 y otros no. Reclamamos que Sabadell pase a ser de la zona 1 [la de Barcelona] y Terrassa de la 2, como mínimo”, explica un portavoz de la plataforma.

Se trata de una reclamación histórica de los dos municipios y así lo recordó el Ayuntamiento de Terrassa la semana pasada cuando emitió una nota donde se podía leer: “[Pasar de zona 3 a 2] es una antigua reivindicación del Gobierno municipal, que ha contado en varias ocasiones con el apoyo unánime del consistorio”. Mensaje que, a través de sendas cartas, envió a las instituciones implicadas: la Conselleria de Territori, ATM y el AMB.

¿Entrar en la AMB? 

Con todo, ninguno de los dos ayuntamientos planteará una batalla política en relación a este tema, según ha podido saber este diario. De hecho, en Sabadell entienden que la posibilidad de bajar un peldaño -y pasar de la zona 2 a la 1, en su caso- implicaría muy probablemente tener que formar parte del AMB, una opción que el concejal de Espacio Público, Xavier Guerrero, ve lejana en declaraciones a EL PERIÓDICO. 

“El debate de si tendríamos que formar parte del AMB es muy profundo y si es el caso tendremos que abordarlo con mucha serenidad en el próximo mandato. Considero que es un tema que no puede decidir el Gobierno de la ciudad en solitario, sino que, llegados allí, tendría que aprobarse por 2/3 partes del Pleno municipal. Es un tema de ciudad”, apunta Guerrero, reseñando que no es un posicionamiento municipal.

Otra posibilidad, insinúa Guerrero, “es que ayuntamientos como Sabadell, Terrassa, Rubí, Sant Quirze del Vallès y Castellar del Vallès llegásemos a un acuerdo puntual con el AMB por el cual, aunque no cambiáramos de zona tarifaria, sí pasáramos a ser tratados como zona 1”. Esta iniciativa podría articularse a través del Associació de Municipis per la Mobilitat i el Transport Urbà (AMTU), del cual el ayuntamiento vallesano forma parte.

Error de comunicación

El malestar histórico ha resurgido a raíz de un malentendido generado a partir del nuevo acuerdo anunciado la semana pasada entre la AMB y los 18 municipios de la zona 2, que pasarán a ser tratados como si fueran de la 1. En aquel momento, el uso del concepto "zona única tarifaria" fue lo que hizo saltar las alarmas: se planteó la confusión de si realmente cambiaban de zona o no. Y no, nadie cambia de zona, aunque 'de facto' sí serán tratados como si estuvieran en la misma, con la consiguiente rebaja del precio de los viajes. 

En un primer momento, el malentendido hizo temer que los habitantes de Terrassa y Sabadell tuvieran que pagar los platos rotos, además de ser excluidos de la medida de gracia: si ellos mantenían sus zonas y los 18 municipios cambiaban de área, quedarían más lejos de estos, teniendo que pagar más para llegar hasta ellos (un viaje de Sabadell a Cerdonyola pasaría a ser de dos zonas, en lugar de una). Una posibilidad que fue finalmente desmentida tajantemente por la ATM, recordando que en realidad nadie cambia de zona y que solo se bonifican los viajes de gran parte de la zona 2 a la 1. 

A pesar de ello, tanto el Ayuntamiento de Terrassa como el de Sabadell reclaman una explicación oficial a la institución de movilidad. "Consideramos necesario que la ATM aclare las informaciones publicadas lo más pronto posible, para evitar las distintas interpretaciones y las dudas que han generado entre la población, acerca de un hipotético aumento de las tarifas para los usuarios de Terrassa”, decían desde el gobierno capitaneado por Alfredo Vega.

En la misma línea se expresa el concejal de Espacio Público de Sabadell, Xavier Guerrero, que ha reclamado una reunión con la ATM para que oficialmente se les confirme que no habrá ningún cambio. “Queremos establecer un canal de información regular y hablarlo de forma oficial, no a través de la prensa”, apunta.

La T-Mobilitat, la solución que satisfaría a todo el mundo

Hay, no obstante, otra posibilidad que el ejecutivo de Terrassa y la plataforma Vallès en Lluita recuerda que tendría que estar ya en funcionamiento: la tarjeta T-Mobilitat que -en una segunda etapa después de su postergada puesta en marcha- permitirá el pago según la distancia recorrida durante el viaje.

Esto haría que la discusión sobre las zonas desapareciera. El ejecutivo tarrasense aprovecha, pues, la polémica para "exigir" a la Generalitat la implantación de la nueva tarjeta metropolitana. "El Gobierno considera preocupante y un perjuicio para la ciudadanía tarrasense el incumplimiento de los calendarios previstos en la implantación de la T-Mobilitat, ya que a finales del 2016 se anunció un retraso en la implantación hasta finales del 2018 en una primera fase", apuntaba en un comunicado el ejecutivo.

Más noticias de Terrassa y de Sabadell en las ediciones locales de EL PERIÓDICO 

Temas Catalunya