11 jul 2020

Ir a contenido

BARCELONEANDO

Metro: los entresijos del control de billetes

TMB despliega esta semana a decenas de controladores para la tercera campaña del año

Mauricio Bernal

Control de billetes en la estación de Paral·lel, esta semana.

Control de billetes en la estación de Paral·lel, esta semana. / DANNY CAMINAL

Si un usuario del metro fuera preguntado por las campañas de control de billetes que cada tanto tienen lugar en la red del suburbano mencionaría probablemente los anuncios por megafonía y en los paneles luminosos, y a las brigadas de controladores que durante una semana se materializan en pasillos y vagones con sus maquinitas de comprobar cosas, y a los vigilantes que los protegen del pasajero iracundo. Nada más, porque no ve más. Pero ni siquiera los controles de billetes carecen de bambalinas. El metro dio comienzo el lunes a una de estas campañas extraordinarias, la tercera de este año –para, en lenguaje institucional, "reducir el fraude y garantizar la convivencia en el transporte público"–, y la ocasión es idónea para hablar de lo que hay detrás. Una campaña no se cuece ni ejecuta de cualquier manera.

La maquinita deja de ser a partir de aquí la maquinita. Su nombre oficial es EPI.

-¿Qué es EPI? ¿Qué significa?

-Son siglas. Es el Equipo Personal de Intervención –dice alguien.

-De información –corrige otro.

-De intervención –insiste el primero.

-De información.

-De intervención.

Bajo perfil

La discusión tiene lugar en una sala marcada con una placa que reza Departament d’Intervenció, en los pasillos reservados para el personal en una estación del centro. Una responsable pide que no se identifique la estación, y no será la única indicación destinada a garantizar el bajo perfil de esta unidad. Algunos prefieren no salir en la foto, y un controlador cuenta que una vez se encontró en el supermercado con un usuario al que había multado. No dice más, pero se intuye que no debió ser grato: poniendo multas difícilmente se hacen amigos. "Aunque no es lo único que hacemos. Y, aunque no lo crea, en algunas estaciones nos reciben con aplausos", dice la responsable.

Al final, EPI no es ni Equipo Personal de Intervención ni Equipo Personal de Información, sino Equipo Personal de Inspección: el aparato en torno al cual gira el control de billetes. Cada controlador lleva uno encima, además de una pequeña impresora para estampar las multas. En la sala de dimensiones reducidas que alberga el Departament d’Intervenció, los 'epis' son el paisaje. Por aquí pasan todos los equipos de controladores antes de dispersarse por la red. Es el punto cero del despliegue.

El controlador deja de ser a partir de aquí el controlador: su nombre oficial es ACI.

-¿Qué es ACI? ¿Qué significa?

-Auxiliar de Control e Información.

Modelos de intervención

Los términos en que se lleva a cabo la "intensificación del control de billetes en la red de metro como medida de disuasión del fraude" –lenguaje institucional– suponen un cambio importante con respecto a lo que venía haciendo la empresa de transporte hasta el año pasado. "La diferencia es que durante una semana tocamos todas las estaciones todos los días, que hay equipos inspeccionando permanentemente, y que la operación se lleva a cabo después de una semana de avisos a los usuarios", dice un portavoz. Es una semana excepcional y TMB ha movilizado a la totalidad de sus 'acis' –64, incluyendo a 11 mandos y dos jefes– y contratado a decenas de refuerzos. A nivel suburbano, es lo más parecido a un estado de excepción. La responsable de Intervenció afirma que no hay afán recaudatorio sino educativo ("se trata de concienciar"), y explica que de ser la multa el objetivo último se llevarían a cabo operaciones que esta semana no están viendo los usuarios.

Las operaciones desde aquí dejan de ser operaciones. Son modelos de intervención.

No hay 'jaulas'

Según el tipo de despliegue, los 'acis' llevan a cabo hasta 11 tipos de intervención. Hay unas más agresivas que otras: unas con perfil más recaudatorio, otras con perfil más educativo. "Por ejemplo: con cuatro puntos de control se cierra la estación de Paral·lel, pero eso no lo hacemos esta semana precisamente porque el objetivo principal no es multar". No hay 'jaulas', como las conocen algunos –pero no los 'acis'–. "Más que nada se trata de que nos vean".

Datos varios. Las tres campañas de este año han detectado un aumento sistemático en la compra de billetes sencillos. Los 'epis' detectan las tarjetas clonadas. Las tarjetas clonadas se detectan sobre todo en las estaciones de la periferia. "Hay que comprar los billetes en los puntos autorizados", recuerda la responsable. Toda la campaña está diseñada de antemano: todo 'aci' sabe dónde va a estar de aquí al domingo. El metro deja de ingresar 9,6 millones de euros anuales por el fraude. Los controles en verano tienen en cuenta el estrés térmico.