Ir a contenido

TRANSPORTES

Encarrilada la reducción del precio del transporte público en 18 municipios de Barcelona

Las administraciones quieren integrar a localidades de la zona 2 en el mapa tarifario de la zona 1 en el 2019

Queda por resolver el escollo de una parte de la financiación, pues la otra se sufragaría en el IBI de las ciudades beneficiadas

Gisela Macedo / Rafa Julve

Un usuario mira un mapa del metro de Barcelona.

Un usuario mira un mapa del metro de Barcelona. / ALBERT BERTRAN

Las tarifas del transporte público del área de Barcelona van camino de cambiar a partir del 1 de enero del 2019 en 18 municipios metropolitanos de la segunda corona, que pasarían a tener una 'tarifa plana' de la primera corona con la consiguiente reducción del precio de los abonos.

Según han confirmado este miércoles fuentes del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), el martes se realizó una reunión con representantes de las distintas localidades, que dieron su conformidad para llevar a cabo el proyecto aun con ciertos matices por parte de algunos. No obstante, el acuerdo no está cerrado definitivamente con la Generalitat, en concreto, con el Departament de Territori i Sostenibilitat. Existe, sin embargo, la "voluntad" de todos los actores implicados de que el cambio en el mapa tarifario se haga efectivo el año que viene.

En estos momentos, una tarjeta T-10 para esos 18 municipios que actualmente se encuentran en la zona 2 tiene un coste de 20,10 euros, mientras que el mismo título de transporte de una zona vale 10,20 euros. Esta diferencia de precios afecta a otros abonos, como la T-Mes, por la que se pagan 72,70 euros en zona 2 y 54 euros en zona 1.

Municipios beneficiados

Los municipios de la AMB que cambiarían sus tarifas serían los siguientes: Badia del Vallès, Barberà del Vallès, Begues, Castellbisbal, Cerdanyola del Vallès, Cervelló, Corbera de Llobregat, Molins de Rei, Pallejà, La Palma de Cervelló, El Papiol, Ripollet, Sant Andreu de la Barca, Sant Climent de Llobregat, Sant Cugat del Vallès, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma de Cervelló y Torrelles.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha defendido la medida como un objetivo "compartido" por las diferentes instituciones con el horizonte final de alcanzar "la zona única". "Queremos que haya un transporte público en la ciudad real que es la ciudad metropolitana", ha subrayado la regidora. Por ahora, la medida tiene muchos puntos de ser aprobada en el plenario de la AMB el próximo 16 de octubre y después la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) deberá aprobar el nuevo mapa tarifario. Ahora bien, falta un obstáculo por salvar, como avanzó 'El País' y confirman a este diario fuentes de la Conselleria de Territori.

Menos contaminación

Ese escollo, como era previsible, no es otro más que el económico. Hay una parte de la financiación para poder aplicar la rebaja tarifaria que parece estar ya cubierta. ¿Cómo? Pues a partir de una repercusión en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de los 18 municipios implicados. No obstante, hay otra parte de esa financiación que sigue sin perfilarse, que las administraciones continúan sin concretar por mucha "voluntad" que tengan de llegar a un acuerdo que beneficiaría a miles de ciudadanos y que permitiría favorecer el uso del transporte público en lugar del contaminante vehículo privado.

Sin embargo, a la vez que habría aplausos en estos municipios, en las localidades vecinas resuenan agravios comparativos. Para empezar, hay ciudades que se quedarán fuera de la 'tarifa plana' por no ser uno de los 36 integrantes del AMB. Y también hay quien puede preguntarse si esa modificación les implicará tener que pagar más. Por ejemplo, ¿los estudiantes de la UAB que viven en Sabadell y hasta ahora se encontraban en la misma zona que su universidad deberán pagar casi el doble porque Sabadell queda fuera de la medida? Fuentes de Territori aclaran que no, pues los 18 municipios afectados en realidad no cambian de zona, solo disfrutan de la 'tarifa plana' sin que afecte a su relación tarifaria con los vecinos.

Pero aun así surgen matices entre algunos municipios beneficiados. El Ayuntamiento de Cerdanyola del Vallès, por ejemplo, emitió el martes un comunicado en el que criticó que el "tributo metropolitano" que pagan los municipios de la zona 1 para sufragar ese coste menor, aparte de que experimentará un incremento del 2%, es el mismo para todas las localidades, algo que consideran discriminatorio puesto que hay zonas con mejores redes de transporte.

0 Comentarios
cargando