Ir a contenido

el coctelero de Carlos Sobera

Matías, de 'First dates': "Creo que tengo ascendencia catalana"

"Me llamaban para hacer 'realities', pero no me veía", dice el barman argentino del programa de Cuatro

Marisa de Dios

El barman de First dates, Matías Roure. 

El barman de First dates, Matías Roure.  / ROBERTO GARVER

La coctelería no era algo ajeno para Matías Roure, este argentino de Córdoba (1983) que, antes de debutar en la tele sirviendo copas en 'First dates', se había ganado la vida como barman, de camarero, de portero de discoteca y como entrenador personal. Aunque confiesa que no le vimos antes en la pequeña pantalla porque no quiso, ya que le tentaron con varios 'realities'. 

No se quejará de este último año con el éxito de 'First dates'. ¡Ha sido extraordinario! En lo personal ha sido muy positivo, porque cada día aprendo, crezco y avanzo a pasos agigantados, con lo que estoy muy feliz y agradecido. En lo profesional, también ha sido fantástico. ¡Imagínate, es mi primera experiencia televisiva y nunca me he sentido como si estuviera en un programa! A alguien de ahí arriba le debo de caer muy bien porque me tocó con la varita mágica.

"Coctelero y soltero", le definieron cuando dio las campanadas, imitando las descripciones de los comensales que hacen en 'First dates'. ¿Cómo se describiría usted? Intenso y un enamorado de la vida.

Lo de barman no le viene de nuevo. Ya trabajó en ese sector. Sí, fui camarero y barman. Empecé en la noche con 18 años, en Argentina, de portero de discoteca, en la Ciudad Universitaria de Córdoba. Luego vine a España y también trabajé de seguridad y de relaciones públicas. Y hace cinco o seis años, cuando llegué a Madrid, empecé con lo de camarero y barman.

También ha sido entrenador personal. El cuidado físico y el asesoramiento en nutrición son unas de mis pasiones. También me gusta mucho cocinar porque, como en la coctelería, tienes la posibilidad de inventar. Siempre estoy armando cositas y montando castillos en la cabeza.

Matía Roure

barman de 'First dates'

"Con Lidia conecté muy bien y hay una gran complicidad. No tenemos por qué esconderlo"

¿Por qué se vino a España? Ya sabe cómo está el tema en Argentina, que un día estás bien y otro nadie te da seguridad. Así que, hace 12 años, mi familia decidió venirse a Alicante, donde tenía tíos, y estuve seis años allí. Actualmente siguen allí mi madre, mis hermanas y mis sobrinos.

No sería fácil el cambio de país. Me costó mucho ese cambio en mi vida. Imagínate, tenía 21 años, la edad en que tienes los amigos del instituto, sales de fiesta y las preocupaciones son mínimas. Con esa edad ves que tienes que dejar todo eso atrás y empezar una página en blanco. Me costó mucho, tuve días muy duros. Pero como yo siempre digo: Mientras más difíciles son las decisiones, al final, con constancia y con trabajo, el premio es de la misma magnitud.

¿Cómo aterrizó en 'First dates', sin experiencia televisiva previa? Cuando me vine a Madrid, me presenté en varias agencias de publicidad, de imagen y de modelos. Me dedicaba a la noche, pero, los dos o tres primeros años, iba haciendo 'castings', eventos y publicidad. Luego lo dejé un poco de lado porque me dediqué más a formarme, montarme bien lo de entrenador personal. Y los 'castings' habían bajado mucho. Hace seis años había cinco o seis al día, y a los tres años, cinco o seis a la semana. En aquellos principios, en uno de los 'castings' conocí a un chico argentino y le caí bien. Seguimos en contacto por Facebook, coincidí con él en alguna fiesta cuando estaba de coctelero… Y cuando se enteró de que buscaban a alguien para 'First dates', le pasó mi contacto a la directora. 

Su amigo argentino fue su hada madrina. ¡Tenía más fe en mí que mi madre, que mire que ella tiene fe en mí! Fue una carambola, un gol en el minuto de descuento. Y mire que me había casi desentendido del tema de los castings, aunque me llamaban un montón para hacer 'realities'.

¿Qué tipo de 'realities'? 'Quién quiere casarse con mi hijo''Adán y Eva''Mujeres y hombres y viceversa'… 

¿Por qué nunca aceptó? No me veía ni me interesaba. En cambio, 'First dates' lo vi tan transparente, tan blanco, tan sano… Aparte, en la barra puedo ser yo y, para mí, eso es lo más importante. 

Matías Roure, Carlos Sobera y Lidia Torrent

JOSÉ LUIS ROCA

Matías Roure, Carlos Sobera y Lidia Torrent.

Por cierto, tiene un apellido que podría ser catalán, Roure. ¿Tiene ascendencia catalana? Mi abuelo paterno, con 5 o 6 años, ya me daba paella con marisco, pan con tomate, ajo y aceite, alioli, patatas fritas con ajo… Él nació en Argentina, pero yo creo que su abuelo o su padre tenía ascendencia catalana, seguro. Por eso podemos decir tranquilamente que soy argentino-catalán (ríe). ¡Espero que al resto de España no le siente mal!

Siendo argentino-catalán le gustará el Barça, teniendo a Messi. Me gustan el Barça y el Atlético de Madrid, los dos. 

Matía Roure

barman en 'first dates'

"Mi abuelo paterno, con 5 o 6 años, ya me daba paella con marisco, pan con tomate, ajo y aceite y alioli"

¿Había probado con una cita a ciegas como hacen los comensales en 'First dates'? No. Nunca me lo planteé. Tal vez porque no estaba este programa...

Tras 'First dates', ¿iría a un programa como este? Tengo claro que si en la vida normal, en el día a día no encuentro a nadie, apostaría por ello, total, son experiencias nuevas que uno nunca sabe. Hay gente que se conoció en este restaurante y siguen juntos. El amor puede estar en cualquier lado, así que yo animo a toda la gente a que lo pruebe y doy fe de que aquí se respira amor.

Eso es lo que se ha dicho de Lidia y usted, que en el programa ha surgido el amor tras las cámarasAgradezco haber conocido a Lidia, igual que al resto del equipo, porque son maravillosos. Sí es verdad es que con ella conecté muy bien y hay una complicidad espectacular que aparte se ve en la cámara, porque no tenemos que esconderlo. La verdad es que es una persona excelente.

0 Comentarios
cargando