En 2024

¿Por qué el agua sube un 11% en Barcelona tras una década de congelación del precio?

NOTICIA | El precio del agua en Barcelona subirá entre dos y tres euros al mes por familia

ENTREVISTA | Samuel Reyes: "El canon del agua de la ACA no subirá en 2024"

PREEMERGENCIA | El Govern restringe aún más el consumo de agua en hogares y comercios

Una mujer usa agua del grifo en Barcelona.

Una mujer usa agua del grifo en Barcelona. / JORDI OTIX

Guillem Costa
Manuel Arenas
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Despues de años de congelación o ligeras oscilaciones, el recibo del agua subirá un 11,6% en la ciudad de Barcelona. En el resto de municipios metropolitanos abastecidos por Aigües de Barcelona, la tarifa aumentará entre el 14% y el 16%. En números absolutos, como ya adelantó EL PERIÓDICO, el aumento equivaldrá a unos 2,5€ al mes de media. Esta cantidad, por lo tanto, en un recibo bimestral, provocará que la factura cueste unos cinco euros más de lo que era habitual hasta ahora. Un recibo medio de 42€ pasará a ser de alrededor de 47€.

Este cálculo se basa en lo que gastan la mayoría de los usuarios, se trata de una media. Pero en función de lo que se consuma y del tramo de tarifa en el que se sitúe cada cliente, la subida puede tener una menor o mayor incidencia respecto a estos 5 euros aproximados de media.

La inflación y el gasto de las infraestructuras anti-sequía, los motivos del incremento

El Área Metropolitana se propone ampliar su tarifa social para asegurar el agua a las familias vulnerables

Esta subida supondrá "la más importante de los últimos años", en palabras de Martín Gullón, director del Ciclo del Agua del Área Metropolitana de Barcelona (AMB). ¿Pero por qué crece tanto el precio en 2024? La realidad es que la parte de la factura que sube es la que corresponde al suministro de agua. Y dentro de esta partida, se incluye la compra de agua a ATL (Ens d'Abastament d'Aigües Ter-Llobregat), que ha subido su tarifa un 30%. Pero no solo ATL ha encarecido sus servicios, puesto que los tratamientos y distribución de los que se encarga Aigües de Barcelona también suben, aproximadamente, un 24%.

Estos factores, en sus proporciones exactas, convergen en una subida del 25,8% del concepto "suministro de agua", que es una parte importante de la factura. Aigües de Barcelona reclamaba subir este concepto un 43%, pero finalmente aumenta el 25,8%. Luego, en el resto del recibo, se paga el canon del agua, que en principio no se incrementará en 2024, y las tasas de alcantarillado y residuos.

La AMB ha tomado la decisión de no aumentar estos impuestos, lo que acaba disimulando la subida y desembocando en este aumento final del 11,6% en Barcelona y de un 15% (aproximado) en las otras 22 ciudades. Fuentes cercanas a la negociación, para poner en contexto la decisión, ponen el ejemplo de Sevilla o Málaga, que han incrementado el precio del agua más de un 40%.

Aigües de Barcelona reclamó subir el concepto del suministro de agua un 43%, pero finalmente se sube un 25,8%, un porcentaje de récord

ATL, en sus motivos, esgrime el hecho de que las desalinizadoras estén produciendo a su máxima capacidad, la subida del precio de la energía, el peor estado del agua por la sequía que obliga a nuevos tratamientos, el incremento del IPC y la disminución del consumo de agua.

Por su parte, Aigües de Barcelona, que comparte la mayor parte de los argumentos con ATL, suma otras razones. La compañía defiende que gasta más dinero en potabilizar en Sant Joan Despí, la planta que trata el agua regenerada mezclada con el caudal del río Llobregat, y que usa más productos químicos para conseguir una calidad adecuada. En la lista de motivos, también incluyen el aumento de inversiones por su parte para hacer frente a la sequía con nuevos pozos o reparaciones de cañerías.

Factura social

Directivos del área metropolitana coinciden en que no era sostenible seguir manteniendo los precios prácticamente congelados. "La situación es otra y nos teníamos que adaptar a las circunstancias de las sequías y a la actual realidad económica", aseguró Gullón.

En los últimos años, Aigües de Barcelona venía pidiendo un aumento de la tarifa que no se le concedía. Esta vez, los políticos han optado por aceptar parte de esta demanda. El aumento se aprobará definitivamente en el Consell Metropolità de este martes, donde hay mayoría absoluta del PSC, y más adelante se deberá ratificar para que sea una realidad previsiblemente en marzo de 2024.

Gullón también ha informado de que la tarifa social, en la que se bonifica el coste del agua a las familias vulnerables, no tan solo se mantendrá, sino que se ampliará. Ya se está trabajando para que 100.000 hogares (hasta ahora eran 60.000) se puedan acoger a esta tarifa bonificada.

Sectores críticos

La decisión ha soliviantado a sectores ecologistas y ambientalistas, que consideran que la subida puede poner en riesgo el acceso al agua. En un comunicado en el que califican de incoherentes las medidas del Govern contra la sequía, aprovechan para advertir del impacto que tendrán las subidas del precio del agua en todo el sistema Ter-Llobregat, donde viven unos seis millones de personas.

El escrito –firmado por Aigua és vida, Greenpeace, Ecologistas en Acción, Grup en Defensa de l'Ebre o Grup en Defensa del Ter– constata que, con el incremento, el número de hogares que dedican más del 3% de sus ingresos a pagar los recibos del agua podría crecer peligrosamente. Ahora son el 9,7% de unidades familiares del área metropolitana de Barcelona, según el último análisis, aunque esta cifra podría cambiar.

Las entidades ambientalistas consideran que la sequía es "un pretexto" utilizado por Aigües de Barcelona para seguir acumulando beneficios. Según su punto de vista, la regeneración es "una buena opción siempre y cuando se preserve la gestión pública de las infraestructuras de saneamiento".