Educación en Catalunya

El (agitado) debate sobre el sistema educativo suma nuevos actores

Aula del instituto Angeleta Ferrer de Barcelona el día de su inauguración, este curso.

Aula del instituto Angeleta Ferrer de Barcelona el día de su inauguración, este curso. / Manu Mitru (EPC)

3
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

El punto de partida puede llamar a la inquietud o a la esperanza, depende de como se mire. Los movimientos de las últimas semanas dejan claro que la situación de la educación en nuestro país preocupa a los docentes, los mayores conocedores de lo que pasa realmente en las aulas (además de los niños). El lunes 14 de noviembre se daba a conocer Clam Educatiu, grupo de docentes que se presentaba con la intención de querer ser "una voz constructiva, que contribuya a despolarizar el debate", alejada de los sindicatos y proclamando que el aprendizaje "tiene que estar en el centro de las decisiones relacionadas con la práctica educativa y la política pública".

A los pocos días, el jueves 17 de noviembre, se presentaba en un acto en Caixa Forum - Casa Macaya, Bastiments, otra asociación que pretende "actuar como catalizador del sector educativo y del pensamiento para promover una reflexión profunda que vaya a la raíz de muchas de las cuestiones educativas actuales en colaboración con todos los estamentos de la comunidad educativa", presentación que contó con la participación del filósofo y maestro Gregorio Luri, destacado defensor de la educación tradicional, autor de 'La escuela no es un parque de atracciones'.

Y, si el nacimiento de dos asociaciones nuevas para "reflexionar" sobre la educación en una misma semana -en el primer trimestre de curso- no es suficiente, este sábado se ha celebrado en Barcelona el II Congreso de expertos docentes para un análisis crítico de la educación, con todas las plazas agotadas desde hace 10 días. Encuentro organizado por la Fundación Episteme, entidad también muy joven, con algo más de un año de vida, para denunciar que "el conocimiento está siendo arrancado de nuestro sistema educativo" y planear alternativas para recuperarlo, en el que participa el autor de 'Devaluación continúa', Andreu Navarra.

¿Acaba aquí el debate? No, no acaba aquí. La asamblea de docentes de Sants-Montjuïc y Les Corts hizo público el viernes 18 de noviembre -para cerrar la semana que había empezado con la presentación de Clam Educatiu y había continuado con la de Bastiments (entidad impulsada por Josep Manuel Prats, presidente de FAPEL)- un extenso comunicado desmarcándose de la creación de Clam Educatiu y criticando duramente sus posiciones, muchos más cercanas, a sus ojos, a las del Departament que a las de los sindicatos, a los que la asamblea de docentes apoya. Y es que hay otra pieza en este complejo puzle. La misma semana de autos en la que todo lo narrado anteriormente sucedía, era una semana intensa en la negociación entre sindicatos de docentes y Departament.

Noticias relacionadas

De hecho, el mismo jueves 17 por la tarde, mientras en el Palau Macaya acogía la presentación de Bastiments -entidad que hace una defensa clara de la escuela concertada, que considera actualmente menospreciada-, un grupo de maestros se manifestaba frente al Palau de la Generalitat para denunciar que la propuesta de negociación del Departament "evidencia la falta de voluntad para acercar posturas" y "deja patente que no incluirá ninguna medida en los presupuestos de 2023 que revierta los recortes".

El comunicado de la asamblea de docentes de Sants-Montjuïc y Les Corts afea a sus compañeros de Clam Educatiu la defensa del decreto de plantillas y del nuevo currículum y la petición de atrasar al próximo curso la disminución de la hora lectiva de los docentes, petición que iniciaron las direcciones.