Educación

'Profesaurios' contra 'pedabobos': la enseñanza tradicional se da cita en Barcelona

  • Críticos con el modelo de proyectos, denuncian que la exigencia ha pasado a ser "tabú" y que por la equidad "se baja el nivel a todo el mundo"

  • "Están pasando cosas inauditas. No se trata de saberse la lista de los reyes godos, pero los alumnos no saben ubicar las etapas históricas", señala Xavier Massó, presidente de la Fundació Episteme

Aula casi vacía en noviembre de 2020, tras la reapertura de los centros educativos tras el confinamiento.

Aula casi vacía en noviembre de 2020, tras la reapertura de los centros educativos tras el confinamiento. / JOAN CORTADELLAS (Delegaciones)

2
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

Su objetivo es claro: trabajar por una "educación de calidad centrada en la transmisión de conocimientos". Así lo resume  Xavier Massó, presidente de la Fundación Episteme, organizadora, junto al Observatori Crític de la Realitat Educativa (Ocre), del II Congreso de expertos docentes para un análisis crítico de la educación, que se celebrará el próximo 26 de noviembre en la Residencia de Investigadores del CSIC, en la capital catalana. Encuentro que ha colgado el cartel de 'sold out' tras una agria polémica en Twitter entre 'pedabobos' -como se llama despectivamente a los defensores de las nuevas pedagogías - y 'profesaurios', como se descalifica a los docentes contrarios al currículum competencial avalado por la Lomloe y que en Catalunya, avanzada en este modelo, este curso 22-23 ya se extiende a ESO y bachillerato.

Los profesores críticos, quienes denuncian con preocupación que "el conocimiento está siendo arrancado de nuestro sistema educativo", son los que se reunirán el próximo sábado en el Raval con el objetivo de hablar, algo que no puede hacerse en los claustros por el miedo que genera el decreto de plantillas, señala Andreu Navarra, miembro de la fundación y uno de los ponentes de la jornada, que abrirá el exministro de Educación de Portugal, Nuno Crato.

"Deterioro de la educación"

Este segundo congreso -el primero se celebró el año pasado en València- está dedicado, apunta Massó, a "informar y concienciar sobre la urgente necesidad de reclamar una educación de calidad".

"Todos somos profesores y detectamos en el día a día el deterioro de la educación. Están pasando cosas inauditas. No se trata de saberse la lista de los reyes godos, pero los alumnos no saben ubicar las etapas históricas", ejemplifica Massó, quien señalaba este jueves con orgullo que habían tenido que cerrar las inscripciones tras llenar las 170 localidades del auditorio 10 días antes de la celebración de la cita.

La bandera de la equidad

Massó insiste en que las críticas que les hacen desde las filas procurrículums competenciales -les tildan de elitistas- son "totalmente injustificadas". "Decir que el modelo ilustrado deja de lado al alumnado que tiene más dificultades es absolutamente falso. El objetivo de la escuela es igualar a todos los alumnos. Esa es la función que defendemos, la de equilibrar esas desigualdades", prosigue el catedrático de Secundaria, quien apunta que "exigencia o rigor parecen palabras tabú".

Noticias relacionadas

"Si hablas de exigencia parece que estás invocando al diablo, pero tú no puedes enseñar raíces cuadradas a alguien que no sabe sumar. Si hay aprobados generales no se detectan las carencias", afirma el presidente de la Fundación Episteme, quien insiste en que "tampoco se puede hacer eso de que para que sigan todos, bajamos el nivel de todos". "Un sistema educativo que para no discriminar a un individuo discrimina a todo un grupo no funciona. Hay que poner remedio a eso", reflexiona.

De ello hablarán el próximo 26 además el propio Massó y Navarra, junto a otros docentes como María Elizalde, Olga García e Irene Murcia, convencidos de que no se aprende a aprender. "Se lleva años primando el método sobre el contenido, y nosotros apostamos por la enseñanza; el alumno no es el centro, es el beneficiario, y tenemos que sensibilizar a la sociedad de lo que está pasando", concluye el catedrático.