Polémica 'Ley Iceta'

Google deberá informar a los medios españoles de cambios en sus algoritmos

  • El Gobierno aprueba una ley que permite a las empresas mediáticas negociar con a los gigantes tecnológicos un pago para compartir sus noticias

  • La adopción de la directiva europea de propiedad intelectual abre la puerta a que el servicio Google Noticias regrese a España a principios del 2022

La multinacional Google.

La multinacional Google. / EP

4
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

Los medios de comunicación españoles podrán negociar individualmente con gigantes tecnológicos como Google y Facebook para que paguen por la difusión de sus noticias. Así lo establece la directiva europea de Propiedad Intelectual que el Gobierno adoptó este martes -tras cinco meses de retraso- mediante un Real Decreto Ley, eso es, sin pasar por el parlamento.

Esa directiva europea regula los derechos de autor y los derechos afines en el mercado digital comunitario, dando a los Estados miembros libertad para decidir cómo regular las relaciones entre empresas mediáticas y las compañías digitales que comparten sus contenidos. En España el modelo será mixto, lo que significa que los medios podrán negociar de forma individual o colectiva con Google y Facebook para una compensación económica. Ese es el camino seguido por Francia, pero no por Alemania, que solo permite la negociación colectiva. La norma española actual, de 2014, obliga a que sea colectiva.

Además, el texto aprobado en el Consejo de Ministros del martes establece que, tras llegar a acuerdos por ese pago, los gigantes tecnológicos estarán obligados a informar “de forma periódica, detallada y suficiente” a las empresas mediáticas de las modificaciones en sus algoritmos, los sistemas que establecen “los parámetros principales que rigen la clasificación de los contenidos agregados”, como se recoge en el BOE. Eso es, qué criterios toman esas plataformas para que sus buscadores prioricen en la lista las noticias de unos medios o de otros.

Impacto en Internet

La adaptación española a la normativa europea ha despertado cierto revuelo. El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, ha explicado que esa nueva ley, también apodada 'Ley Iceta', busca “romper una lanza por los creadores que pretenden vivir de su creación”, contra la piratería y a favor del pago de los derechos de autor, reforzando así la posición de los medios en un mercado digital donde Google, Facebook y otras compañías ostentan una posición de poder dominante.

Sin embargo, esa decisión también supone un cambio importante que, según los críticos, podría limitar la libertad de expresión. La red de activistas para la democracia digital Xnet ha asegurado que la ley es una “alianza entre poder y viejos y nuevos monopolios para el control de la tecnología y del flujo de la información” que “producirá efectos devastadores para el futuro de internet”. También ha denunciado que esa ley se haya aprobado por decreto, “sin un trámite democrático que dé lugar a enmiendas, como si se tratase de una emergencia nacional, sin interpelar a la sociedad civil organizada” y ha pedido a los partidos que voten para solicitar un trámite parlamentario que incluya modificaciones al texto.

En Australia, donde se ha aprobado la ley más estricta, tanto grupos de activistas como pequeños medios denunciaron que esa normativa "beneficia únicamente a las grandes corporaciones mediáticas" mientras "amenaza con destruir la diversidad de los medios". Google y Facebook terminaron cerrando acuerdos millonarios con News Corp, el imperio mediático del magnate ultraconservador Rupert Murdoch que controla hasta el 70% de las cabeceras en el país.

Regreso de Google Noticias

La directiva aprobada abre la puerta al regreso de Google Noticias a España, que volverá a estar disponible a principios del próximo año, según ha informado este miércoles. La compañía cerró su servicio hace casi siete años al oponerse a la anterior ley, que la obligaba a pagar a los editores de los medios de comunicación por compartir sus contenidos, el llamado Canon AEDE que formó parte de la también controvertida Tasa Google. España se convirtió entonces en el primer país donde Google Noticias dejó de operar por sus problemas con la legislación.

En octubre del 2020, Google anunció el lanzamiento de Google News Showcase, un panel de noticias en el que destinaría 850 millones de euros durante tres años para indexar los contenidos de más de 600 publicaciones de todo el mundo. La plataforma permite ahí que sean los editores quienes decidan cómo publicar su contenido. Este servicio, presente en países como Alemania, Brasil, Reino Unido o Francia, también podría llegar a España.

El texto propuesto por Iceta reconoce el derecho exclusivo de los medios sobre su contenido y pide "transparencia y buena voluntad" en las negociaciones entre estos y las empresas tecnológicas. De no cumplirse esos principios, los medios podrán recurrir a la vía administrativa y posteriormente a la justicia para que sea ésta última quien determine cada caso de forma individual.

Casos internacionales

Noticias relacionadas

La decisión del Gobierno español llega dos semanas después de que Facebook cerrase un acuerdo con la Alianza de Prensa de Información General de Francia con el que aceptaba pagar a algunos medios para tener derechos para compartir sus noticias. La adopción de esa ley en Francia causó malestar en Google, que fue multada con 500 millones de euros de multa por no negociar "de buena fe" con los editores de prensa galos. Esa decisión fue la primera adoptada por una autoridad de regulación europea en ese asunto.

Sin embargo, el caso que ha supuesto un cambio de paradigma en relación con la propiedad intelectual de la información en Internet es del de Australia. El año pasado el parlamento australiano aprobó una ley que no solo obliga a Google y a Facebook a pagar a los medios de comunicación para compartir sus contenidos y a informarles de cambios en sus algoritmos, sino que además permite a un organismo ejercer de árbitro para que se acuerde una compensación. Google amenazó con irse del país y Facebook bloqueó durante unos días la compartición de noticias; sin embargo, ambas terminaron pasando por el aro y acatando la ley. Que esa beneficie la democracia y la libertad de información ya no está tan claro.