Evolución de la pandemia

Catalunya estudia flexibilizar las restricciones al comercio

  • Los datos epidemiológicos serán determinantes para decidir, este viernes, si se relajan algunas medidas

Terraza de un bar en el centro de Barcelona.

Terraza de un bar en el centro de Barcelona. / EFE / Enric Fontcuberta

Se lee en minutos

El Periódico

El Procicat --órgano que reúne a técnicos de las 'conselleries' de Salut e Interior-- sigue analizando las propuestas para flexibilizar algunas restricciones anticovid a partir del próximo lunes, 1 de marzo. Estaba previsto que anunciará su decisión este jueves, pero a primera hora del día el Govern ha decidido aplazarlo hasta, posiblemente, el viernes. Se repite la situación de la semana anterior, en que también estaba previsto que se anunciaran los cambios el jueves pero el Procicat quiso tomarse unas horas más para analizar los datos epidemiológicos y no anunció nada hasta el viernes. El Govern estudia flexibilizar alguna de las restricciones que afectan al comercio. El sector comercial no esencial, obligado a cerrar los fines de semana, y los centros comerciales, cerrados toda la semana, podrían ser algunos de los que resulten beneficiados por el alivio, aunque sea parcial de las medidas, pero el miércoles el Procicat aún no había alcanzado un acuerdo. Lo que ha quedado fuera del debate son las medidas de movilidad, que quedarían como están (toque de queda, cierre perimetral de Catalunya y confinamiento comarcal).

La decisión del Procicat vendrá determinada por las reticencias de los epidemiólogos y médicos a relajar las medidas y por la mala evolución del indicador de la velocidad de contagio del virus, que lleva días al alza. Los datos epidemiológicos que el departamento de Salut publicará esta mañana acabarán de ayudar a decidir los matices de una pequeña desescalada. Un elemento que valora positivamente el Procicat es que la administración de las vacunas está siendo efectiva para reducir los casos, sobre todo en las residencias y entre los sanitarios.

La previsión, atendiendo a las declaraciones de los responsables de Salut, es que haya alguna pequeña medida de relajación y que se levante alguna restricción, pero no será ningún cambio radical. En esta línea se expresaba estos días el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, que apuntó que posiblemente se optará por "dar aire" a los sectores más ahogados por las severas restricciones imperantes en Catalunya desde el pasado 7 de enero. En la misma línea, pero más prudente, se manifestaba la 'consellera' de Salut en funciones, Alba Vergés, que descartaba una desescalada amplia. "Las ucis siguen llenas. Este jueves decidiremos [en el marco del Procicat], pero no especulemos, llevamos unos días con un estancamiento", señalaba este miércoles.

Sin discrepancias internas

El vicepresidente en funciones del Govern, Pere Aragonés, ha subrayado este jueves la necesidad de por ser "lo más cuidadosos posible" en el cambio de restricciones para frenar la pandemia. "No se trata de dar un paso adelante y dos atrás". Ha justificado el aplazamiento al viernes de la decisión porque han querido darse "unas horas más" para "acabar de estudiar bien los datos" y ser "lo más precisos posible". Aragonès ha asegurado que no hay discrepancias internas sobre las medidas a adoptar.

"Es muy importante ser lo más cuidadosos posible porque todos los pasos adelante que se hagan para flexibilizar las medidas tienen que consolidarse. Tenemos que dar seguridad a todos los sectores sociales y económicos en cada paso que demos", ha insistido. "Las medidas que se llevarán a cabo serán medidas que tienen que consolidarse y tienen que seguir llevándose a cabo durante semanas. No se trata de dar un paso adelante y dos atrás".

Te puede interesar

Reticencias de los científicos

La jefa del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, la epidemióloga Magda Campins, es partidaria de que las medidas restrictivas sigan siendo "estrictas" y que se siga minimizando la interacción social. Y es que los médicos ven que en las ucis catalanas aún hay 588 pacientes de covid en situación grave y que la velocidad de transmisión del virus supera ya la Rt de 1 en muchas ciudades catalanas, algunas muy pobladas.