NUEVO RETO PARA LA CONTENCIÓN DEL COVID

Sanidad prepara un plan para evitar que el virus se descontrole en Semana Santa

  • La ministra espera que las restricciones que se acuerden sean compartidas por todas las autonomías y no como ocurrió en Navidad

  • Pedro Sánchez admite por vez primera que la desescalada navideña fue un error

Los cierres perimetrales serán uno de los caballos de batalla de del plan de Semana Santa

Los cierres perimetrales serán uno de los caballos de batalla de del plan de Semana Santa

Se lee en minutos

El Ministerio de Sanidad prepara con las autonomías un plan para la Semana Santa que a la ministra Carolina Darias le gustaría que fuera de "medidas compartidas” por todas las comunidades, a diferencia del de Navidad, que acabó con un galimatías de restricciones diferentes en cada cada territorio. La propuesta estará lista “en unas semanas” para su debate en el Consejo Interterritorial de Salud. No puede demorarse más porque la Semana Santa empieza exactamente dentro de 32 días.

La ministra no ha dado más detalles. “Estamos trabajando de manera coordinada en un documento para acordar las actuaciones que puedan servir ante de la Semana Santa para saber qué se puede hacer y que no", ha anunciado en la comparecencia tras la reunión del Consejo de este miércoles.

No parece que Sanidad quiera repetir la experiencia de los planes navideños, cuando se relajaron las restricciones pese a que el virus estaba en plena fase de ascenso y se acabó engordando la tercera ola. Por la mañana, Pedro Sánchez ha admitido por vez primera que fueron un error. "Con la Navidad llegó la tercera ola y con ella una gran lección. No debimos bajar la guardia entonces y en consecuencia no debemos hacerlo ahora", ha advertido.

El presidente ha advertido incluso que "el objetivo no es salvar la Semana Santa", sino bajar de los 50 casos de incidencia por 100.000 habitantes. Algo que se antoja prácticamente imposible de lograr en un mes. Este miércoles se sitúa en los 218 casos tras cuatro semanas de descenso continuado que en algunas comunidades ya se ha empezado a ralentizar o incluso a estancar como en el País Vasco o en Catalunya, mientras que otras como Madrid, aun están muy por encima, en 339 casos.

La ministra no ha querido entrar en las decisiones que puedan tomar estas comunidades, pese a que Catalunya, por ejemplo, se plantea relajar a partir de la próxima semana las restricciones en el comercio o la restauración. Tampoco lo ha hecho con Madrid, a pesar de que por la mañana Sánchez había pedido a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que convenciera a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, de no desescalar tan rápido como lo está haciendo. Darias se ha limitado a pedir que "la desescalada se haga del modo más gradual y la mayor prudencia posible".

Te puede interesar

Tampoco parece que el Gobierno quiera repetir el error de autorizar manifestaciones el 8M, como ocurrió el año pasado, en el arranque de la pandemia. Darias se ha mostrado muy contundente al respecto. "Por coherencia" con la llamada a la responsabilidad para que los contagios continúen descendiendo "no ha lugar" a las manifestaciones del Día de la Mujer ha señalado. Para seguir con "la cultura de cuidado y prevención" la situación actual no permite llevar a cabo los actos de conmemoración, ha añadido.

La Delegación del Gobierno en Madrid ha recibido y autorizado "algunas" peticiones de organizaciones feministas para manifestarse por el Día Internacional de la Mujer (8-M) por ser concentraciones de menos de 500 personas que "mantienen los parámetros exigibles" en la situación sanitaria, según ha señalado el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco.