Primer aniversario de la pandemia

Vergés descarta una desescalada amplia: "Las ucis siguen llenas"

  • Josep Maria Argimon se mostró ayer a favor de "dar aire" a los sectores más castigados por las restricciones

  • Este miércoles se cumple un año de la detección, en el Hospital Clínic, del primer positivo de Catalunya, el cuarto de España

  • Desde entonces el centro ha atendido a 7.000 enfermos de covid, de los cuales mil estuvieron en ucis y más de 400 fallecieron

Una sanitaria atiende a un paciente en la uci del Hospital Clínic.

Una sanitaria atiende a un paciente en la uci del Hospital Clínic. / NACHO DOCE (REUTERS)

Se lee en minutos

La 'consellera' de Salut en funciones de Catalunya, Alba Vergés, ha descartado este miércoles una desescalada amplia. "Las ucis siguen llenas. Mañana decidiremos [en el marco del Procicat], pero no especulemos, llevamos unos días con un estancamiento", ha respondido en rueda de prensa desde el Hospital Clínic, con motivo del primer aniversario de la pandemia, a preguntas de los periodistas. Este miércoles había en los hospitales catalanes 1.918 pacientes con covid, de los cuales 587 estaban en ucis. Además, la velocidad de transmisión (Rt) se ha situado por encima de 1, en 1,01 puntos, lo que quiere decir que el virus vuelve a estar en expansión porque un infectado contagia, a su vez, a más de una persona.

Sin embargo, el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon, se mostró ayer a favor de "dar aire" a los sectores más afectados por las restricciones pese a que la bajada del virus en el territorio ha echado freno. "Dar aire es importante a la vez que mantener la contención. Intentaremos tomar las mejores decisiones posibles teniendo en cuenta todas estas variables", ha reafirmado Vergés, quien ha recordado que Catalunya se encuentra en unas "semanas complicadas" y no está en situación de "planear una desescalada ni una apertura".

Según Vergés, este "estancamiento" en la bajada del virus no está relacionado con las elecciones del 14-F. Ayer dijo lo mismo Argimon. El epidemiólogo lo atribuyó más a la llegada de la variante británica, que está presente ya en el 40% de los casos positivos de Catalunya y que es hasta un 40% más contagiosa que la de Wuhan.

Un año del primer positivo

Hace hoy un año el Hospital Clínic de Barcelona detectaba el primer positivo de coronavirus de toda Catalunya. Era el cuarto de España, aunque el primero de la Península, pues los otros tres se habían detectado en las Islas Canarias. La Agència de Salut Pública (Aspcat), cuyo secretario era entonces Joan Guix (quien dimitió en mayo y pasó a ser sustituido en julio por Josep Maria Argimon), informaba de este primer caso a los medios de comunicación al día siguiente, el 25 de febrero. Se trataba de una mujer italiana de 36 años, residente en Barcelona y que había viajado al norte de su país natal, entonces la zona de Europa más golpeada por el virus.

La mujer estaba "bien"; sufría un proceso similar al gripal. "Hemos contactado con unas 25 personas cercanas a ella, a las que hemos sometido a una cuarentena domiciliaria durante 14 días. Son personas sanas que están en aislamiento", decía Guix. "El 80% de los casos de coronavirus son leves. Un 15% son graves. Y un 2%, críticos. Es muy similar al síndrome gripal. En el momento actual estamos haciendo este seguimiento porque el objetivo es contener el virus", añadía. El Clínic era en aquel momento el hospital que centralizaba los posibles casos de coronavirus que aparecieran en Catalunya. Muy pocos intuyeron lo que vendría después.

"Ninguno de nosotros pensaba que después de aquel primer caso nuestro hospital atendería a 7.000 enfermos con covid-19. 4.000 de ellos ingresaron en el centro, mil de ellos estuvieron en ucis y, por desgracia, más de 400 fallecieron", ha informado este miércoles, un año después, el director médico del Hospital Clínic, Antoni Castells, en la rueda de prensa. A lo largo de este año, como todos los hospitales, el Clínic se ha "transformado". En el pico de la primera oleada duplicó el número de camas de ucis y tres cuartas partes del centro estuvieron dedicadas a enfermos con covid-19.

"No somos héroes"

"La primera ola fue difícil por su magnitud. La segunda, por intentar conjugar la actividad covid con la no covid. En la tercera hubo un poco de todo: se mezcló el cansancio de los sanitarios con la esperanza de la vacuna", ha añadido Castells. Junto a él, la directora enfermera del Clínic, Gemma Martínez, ha destacado la soledad de los pacientes ingresados, contra la que los sanitarios han intentado "luchar". "No somos héroes, somos personas y profesionales", ha dicho.

Te puede interesar

El 'vicepresident' en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès, ha destacado que cada vez las oleadas del virus son superadas con "menos muertes" y "medidas precisas", aunque la llegada de "nuevas variantes" recuerda que no se puede "bajar la guardia". "El covid-19 era entonces una enfermedad rara para la que el sistema sanitario no estaba preparado. Hemos hecho un esfuerzo titánico en todos los niveles. Todos hemos adaptado nuestras vidas a una lógica pandémica", ha dicho Aragonès.

Por su parte, Vergés ha destacado que Catalunya ha logrado "triplicar" las camas ucis en todo el territorio, que el sistema ha pasado de tener 13.000 camas convencionales a 23.000 y, además, se han construido cinco hospitales satélite a lo largo de este año.