29 oct 2020

Ir a contenido

dia mundial de la salud mental

Los psiquiatras prevén un aluvión de pacientes desatendidos durante la pandemia

Los especialitas temen que a los casos tratados de forma insuficiente se sumen los nuevos enfermos víctimas del confinamiento

El Periódico

Una ambulancia entra en urgencias en el Hospital de Bellvitge.

Una ambulancia entra en urgencias en el Hospital de Bellvitge. / MANU MITRU

El colectivo de los psiquiatras avisa de que la actual pandemia de coronavirus puede haber impedido tratar adecuadamente a los pacientes con problemas de salud mental, que durante los últimos meses han evitado acudir a los centros sanitarios por miedo al contagio y que, además, puede haber retrasado la detección de nuevo casos por el mismo motivo, con el problema añadido de que cuando finalmente lo hagan se habrá perdido un tiempo muy valioso para el tratamiento. En opinión del responsable del Plan de Salud Mental y Adicciones de Catalunya, Jordi Bosch, a medio plazo habrá un incremento en el número de personas que necesitan atención sanitaria de este tipo.

El confinamiento, según Bosch, puede haber generado cuadros médicos de ansiedad, estrés agudo y estrés postraumático en algunas personas que han pasado por un confinamiento más estricto. Ha habido más sufrimiento psicológico, explica el doctor, que asegura que la punta del iceberg de esos casos empieza a asomarse a la superficie y que pronto serán muchos más.

Atención telemática

Los pacientes con enfermedades mentales han sido unos de los grandes damnificados por la alteración del orden normal del sistema sanitario. Bosch explica que en muchas ocasiones, personas aquejadas de esquizofrenia y de transtornos bipolares han podido ser atendidad solo de forma telemática, lo cual merma la eficacia del tratamiento. En otros casos, lo que es peor, los enfermos han terminado por abandonar el tratamiento dictado, lo cual ha desatado conflictos familiaries o en el entorno más inmediato. En los servicios de urgencias, los casos atendido han caído en picado. En contraste, el número de ocasiones en que se ha ordenado el ingreso inmediato del paciente ha crecido, entre otras razones porque cuando se atendía al paciente sus condiciones habían empeorado notablemente.