29 nov 2020

Ir a contenido

25.000 alumnos

La Politécnica de València suspende las clases presenciales tras un rebrote en un colegio mayor

Salud Pública ha detectado 120 positivos en los resultados de las 700 PCR practicadas el viernes

"Me sorprende que puedan hacer fiestas en una residencia y que se les escape a los gestores", denuncia el rector Francisco Mora

Mateo L Belarte / Miriam Bouiali / Jaime Roch

La biblioteca de la Universidad Politécnica de València, precintada.

La biblioteca de la Universidad Politécnica de València, precintada. / MIGUEL LORENZO

La Universitat Politécnica de València decidió anoche suspender desde hoy todas las clases presenciales en el campus de Vera ante el estallido de casos de covid-19 registrado tras las pruebas PCR entre casi 700 alumnos. La institución académica comunicó anoche esta medida por correo electrónico, tanto al alumnado como al personal docente. Hasta el momento, el rebrote ha arrojado 120 nuevos positivos de coronavirus tras el resultado de las 397 PCR analizadas de las 712 realizadas. Es decir, un 30% de las pruebas realizadas a los residentes han dado positivo, informa el diario Levante EMV, del grupo Prensa Ibérica.

En el campus de Vera estudian casi 25.000 alumnos de los 28.528 con que cuenta la universidad en su totalidad, incluidos los centros de Gandia y Alcoi. "Hasta el momento, los resultados que se van conociendo de estas pruebas PCR arrojan un alto nivel de positivos, lo que debe conducir a las autoridades sanitarias a ampliar el rastreo de contactos cercanos", explicaba la nota. Por ello, "de acuerdo con las autoridades sanitarias con las que la UPV está en continua comunicación y con el objetivo de evitar la propagación de los contagios", se decidió que a partir de hoy lunes 5 de octubre la docencia de todas las titulaciones de grado, máster universitario y doctorado del campus de Vera pase a modo online.

Fiesta en el colegio mayor ubicado en un campus de la UPV. / VÍDEO: LEVANTE

Esta modalidad de docencia a distancia se mantendrá mientras se hagan rastreos, se determine el alcance de los contagios y hasta que las autoridades sanitarias indiquen otra situación, explicó la UPV. El resto de actividades del campus se mantienen con normalidad. El Vicerrectorado de Alumnado, Cultura y Deporte ha pedido a los estudiantes que mantengan todas las precauciones posibles (distancia, mascarilla e higiene de manos) para evitar contagios.

Las instalaciones desplegadas en la UPV para la práctica de las 712 PCR que se realizaron el viernes podrían permanecer activas durante un tiempo, y no solo en esta universidad. Según las previsiones de Salud Pública, los positivos podrían superar con holgura el centenar, lo que aboca a las autoridades sanitarias a emprender una gigantesca labor de rastreo para delimitar el avance del virus. Según confirmó el propio Galileo Galilei ayer a este diario, entre sus residentes hay alumnos de "todas las universidades de València" y "de todos los grados", lo que podría obligar a levantar carpas de cribado en varios de estos centros, dependiendo de los contagios que se confirmen hoy. 

La perspectiva no es nada optimista, ya que según apuntaba ayer Salvador Peiró, director del Centro Superior de Investigación en Salud Pública de la Generalitat Valenciana, el número de positivos conocidos hoy, sea cual sea, "irá a más" porque "habrá quien lo esté incubando en estos momentos" ya que la PCR puede resultar negativa durante los cinco primeros días desde que se produce el contagio. Esto garantiza que los alumnos del Galileo Galilei deberán permanecer en aislamiento los diez días que estipula el protocolo.

Pero el verdadero reto surge con el proceso que se abre a continuación. Cada caso confirmado obligará a los rastreadores a iniciar una investigación de sus contactos estrechos mantenidos desde dos o tres días antes del inicio de los síntomas, momento en el que un enfermo empieza a ser contagioso. Peiró detecta aquí un problema añadido: los asintomáticos.

En estos casos habrá que remontarse al día de autos, en este caso las fiestas, ampliando así el abanico de posibilidades de haber mantenido una interacción de riesgo y el número de personas a contactar por los rastreadores. Peiró sitúa el promedio de contactos estrechos de cada contagiado "entre seis y ocho". Asumiendo el positivo de cien residentes, entre 600 y 800 personas más.

A lo que hay que añadir las posibles ramificaciones de contagios que surjan de cualquiera de esos cientos de contactos estrechos. El hecho de ser estudiantes de diferentes universidades y carreras añade más piezas al puzzle del rastreo, ya que forzará a valorar caso a caso qué se entiende por contacto estrecho.

"El tipo de aulas y su ventilación importa mucho", destaca Peiró para explicar por qué en algunos casos habrá que aislar a toda un aula y en otros, solo a los estudiantes más próximos al infectado. "Y también a los profesores, que van de aula en aula", recuerda. El experto destaca como elemento favorable que el brote "está focalizado" en el colegio mayor, lo que en cierto modo "acota la expansión" del mismo.

Una semana como mínimo

Por su parte, la 'consellera' de Universidades, Carolina Pascual, ha apuntado que se han cerrado las aulas del campus de Vera por "seguridad, protección y contención del brote, teniendo en cuenta la seguridad de los estudiantes". Pascual ha confirmado que hay "un brote en el colegio mayor y "algunos detectados independientes".

La UPV mantendrá las clases presenciales suspendidas en el campus de Vera "como mínimo" durante una semana, a la espera de tener todos los resultados de las PCR.

La 'consellera' ha aclarado que también puede haber estudiantes afectados de otras universidades, por ejemplo el CEU-UCH. En relación a si las medidas adoptadas por la UPV podrían implantarse en otras instituciones, la conselleria ha explicado que Sanidad notificará los casos positivos de sus respectivos estudiantes a cada universidad y que se tomarán las medidas necesarias en cada caso. 

Asimismo, Pascual ha aclarado que las competencias a nivel sancionador son de la Conselleria de Justicia. En este sentido, el rector de la UPV ha detallado que la universidad iniciará "expedientes informativos" en base al código de convivencia de la Politècnica, por lo que hay abierta una investigación. 

"Los primeros sorprendidos somos nosotros"

En cuanto a las fiestas del colegio mayor Galileo Galilei, que todo apunta que han sido más de una, el rector de la Universitat Politècnica de València, Francisco Mora, ha manifestado su sorpresa. "Los primeros sorprendidos somos nosotros, me sorprende que puedan hacer fiestas en una residencia y que se les escape a los gestores", ya que el centro es de gestión privada, como ha recordado Mora. "Nos trasladan que no estuvieron al tanto, pero es sorprendente que se hayan podido juntar en un edificio", ha apuntado.