26 oct 2020

Ir a contenido

la lucha contra la pandemia

Los epidemiólogos piden que se prohíba fumar en playas y terrazas para evitar contagios

Advierten de que el consumo de tabaco en espacios exteriores pone en riesgo tanto a fumadores como a no fumadores de infectarse del covid-19

Efe

Una persona fuma en la terraza de un bar de Madrid, que ya está en la fase 1 de la desescalada.

Una persona fuma en la terraza de un bar de Madrid, que ya está en la fase 1 de la desescalada. / DAVID CASTRO

La Sociedad Española de Epidemiología (SEE) ha reclamado que todas las terrazas de bares y restaurantes, playas, espectáculos al aire libre y coches particulares se conviertan en espacios sin humo y ha advertido de que el consumo de tabaco incrementa la posibilidad de contagio del coronavirus. 

En un comunicado, el Grupo de Trabajo de Tabaquismo de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) propone ampliar los espacios libres de humo para proteger a la población del humo del tabaco y advierte de que el consumo de tabaco en espacios exteriores pone en riesgo tanto a fumadores como a no fumadores de infectarse del covid-19

Explica, en este sentido, que los fumadores que estén infectados y sean asintomáticos pueden emitir gotas de agua con virus SARS-CoV-2 poniendo en riesgo al resto de población. 

La SEE reconoce que las leyes antitabaco han conseguido disminuir significativamente la exposición al humo, pero recomienda dar un paso más allá en el control del tabaquismo para reducir la elevada carga de morbi-mortalidad asociada al consumo de tabaco y a la exposición al humo. 

Considera que todavía existen espacios, tanto interiores como exteriores, no regulados por ley en los que los niveles de humo son elevados, lo que conlleva importantes riesgos para la salud de los fumadores y quienes se encuentran a su alrededor, especialmente los menores. 

De hecho, afirma que un 80 % de los establecimientos incumplen la ley al permitir fumar en terrazas cubiertas con dos o más cerramientos y asegura que en estos casos, la concentración de nicotina y partículas puede llegar a superar los niveles encontrados en los espacios interiores cuando se permitía fumar. 

En estos momentos, el Gobierno trabaja en la puesta en marcha de una nueva normativa antitabaco que contempla la subida de impuestos y la equiparación del vapeo con el cigarrillo tradicional para prohibir también su uso en los espacios donde ahora no se permite fumar. 

Otra de las novedades podría ser la prohibición de fumar en coches particulares, una materia pendiente de regulación en España pero que en otros países como Canadá, Estados Unidos o Italia ya está implementada. 

Sin embargo, la SEE cree que estas medidas deben ir acompañadas de un aumento de los espacios en los que no se permita fumar tabaco o productos derivados, como las playas, terrazas de hostelería, instalaciones deportivas y espectáculos al aire libre, paradas y andenes de los medios de transporte, entradas de centros educativos en los que haya presencia de menores, campus universitarios o vehículos privados.