06 ago 2020

Ir a contenido

Fiesta del solsticio de verano

10 actividades para divertirse en casa en la verbena de Sant Joan

Ferran Imedio

10 actividades para divertirse en casa en la verbena de Sant Joan

ELISENDA PONS

¿Verbena de Sant Joan? ¿Pero qué verbena es esa en la que no se podrán hacer hogueras ni pisar las playas ni asistir a eventos multitudinarios ni montar fiestas en grupos de más de 20 personas? Pero la nueva normalidad, la era postcoronavirus no va a poder con el petardeo y la farra, aunque se monte en un piso en petit comité. Por eso desde aquí lanzamos 10 actividades para divertirse en casa en la verbena de Sant Joan.

1. Pinchar música y ser al p**o amo de la fiesta

Bueno, sería más exacto decir que preparar una lista de canciones infalibles para una verbena en Spotify y, una vez estén todos en casa, darle al 'play'. Y a partir de ahí que todo fluya. Los brindis, la cena, las risas, el bailoteo... En ese temario no pueden faltar piezas tipo 'La barbacoa' (obvia si estáis en un jardincito y hacéis algo a la brasa) o 'hits' más actuales y menos sandungueros de títulos inequívocos como 'Verbena' de Novedades Carminha, ideal para dislocarse la cintura bailándola.

Si te da pereza crear una lista para esta noche, Spotify tiene precisamente algunas hecha especialmente para noches como esta. 'Verbena de verano', 'Verbenas de pueblo 2000s' y 'Canciones populares para verbenas y fiestas' contienen 'Chiquilla', de Seguridad Social, 'Waka waka', de Shakira, 'Que la detengan', de David Civera, 'La Gozadera', de Gente de Zona y Marc Anthony, 'Como Camarón', de Estopa... En fin, que si te mola la música indie deberás esperar a otro día.


Dos de los 'poke bowls' que Poké Maoli sirve a domicilio / FERRAN IMEDIO

2. ¡Que cocine otro! Pide comida a domicilio

La verbena de Sant Joan no es momento de cocinar, sino de petardear aunque no tengas ni una triste 'bombeta' que hacer explotar. Así que olvídate de los fogones que para fuegos, los de los restaurantes. Si algo bueno ha tenido el confinamiento ha sido que los chefs se han lanzado al 'take away' y al 'delivery', palabras que tan bien suenan a los espíritus más záganos y idiomas.

La lista es interminable, pero vale la pena reseñar aquí Sentit Comú, la versión asequible de todo un estrella Michelin como Cinc Sentits, el menú con heura (le llaman 'pollo vegetal' pero es en realidad un derivado de la soja) de Nectari, los completísimos y coloridos 'pokes' de Poké Maoli, los platos con fundamento de la sidrería-vermutería 'catariana (catalana y asturiana) El Chigre 1769, los menús saludables de Welthy (calculan las calorías y puedes hacerlo durante varios días seguidos según tus necesidades nutricionales), las divertidas y tentadoras pizzas de Traficantes de Harina, los ñoquis de Gnocchi 29 (elaborados por la gente de Benzina), los 'dumplings' de Dr. Zhang, las hamburguesas de La Santa Burg...


Coca de Sant Joan / EL PERIÓDICO

3. Si es Sant Joan, toca coca

Esta verbena será menos verbena por las restricciones, pero al menos se puede mantener la tradición de la coca de Sant Joan. Así que, amigos golosos y tradicionalistas, toca coca. Dice el Gremi de Pastisseria de Barcelona que la euforia por el fin del estado de alarma hará que se incrementen las ventas y que superen las 1,8 millones de unidades vendidas en toda Catalunya. Además, la mayoría ofrecen servicio a domicilio, también se pueden comprar o reservar por internet, lo que evita colas innecesarias. La de crema, la de 'llardons' de full y la de brioche con frutas y piñones serán, por este orden, las más solicitadas. Pastelerías como Escribà, Turris, Bubó, Boldú y L'Atelier, referentes en Barcelona, ya están preparando piezas 'top'.


4. Beber un buen cóctel... casero

Se puede ser 'bartender' por un día por muy poca que sea la gracia que uno tenga con la coctelera. Tampoco hay que volverse loco y buscar fórmulas que no imaginaría ni Panoramix. Disfrutar de un buen trago es sencillo y no necesita ingredientes extraños. Javier de las Muelas, dueño de Dry Martini y Gimlet, propone tres cócteles fáciles de hacer en casa: un negroni sbagliato, una sangría y un daiquiri. El primero de aperitivo, el segundo para la cena y el tercero para rematar la noche.

Sangría elaborada según la receta de Javier de las Muelas / EL PERIÓDICO

El sbagliato lleva un tercio de Martini Rosso, uno de Martini Bitter y uno de cava en un vaso bajo con hielo; el cava se echa al final removiendo suavemente con una cucharilla. La sangría de De las Muelas lleva 7 cl de brandy, 50 cl de vino tinto, 6 cl de Grand Marnier amarillo, 4 cl de Martini Rosso, 6 cl de zumo de limón, 8 cl de azúcar líquido y 30 cl de gaseosa, además de frutas al gusto como melocotón, fresas... Y para el daiquiri, agita en una coctelera 6 cl de ron Bacardi Carta Blanca Superior, 2 cl de zumo de limón recién exprimido, 2 cucharaditas de azúcar y 1 golpe de licor Marasquino antes de servirlo en una copa cocktail.


5. ¡Bingo!

Ya has cenado, ya le has hincado el diente a la coca, ya has bailado (un poco, que nos hacemos mayores), ya has bebido (un poco, aunque sigues bebiendo, un poquito más)... Pues ahora toca jugar. El bingo es ideal, sobre todo si la tuya es una verbena intergeneracional. La estampa de abuelos y nietos unidos al son de '¡línea!' puede resultar enternecedora.

Tienes dos opciones. Ir a cualquier tienda a comprar un bingo de estar por casa o adaptarte a los tiempos postcoronavirus en los que todo es digital para evitar contagios y tirar de aplicación. Hay muchas 'apps', tanto para Android como para iOs: 'Bingo', 'Bingo en casa', 'Cartones de bingo'...


Partidita de cartas 'científica' / ISGLOBAL

6. A jugaaaaaar

El bingo es una opción intergeneracional, como lo pueden ser otros juegos de mesa. Si tienes una cartas o un dominó o un parchís las partidas pueden hacerse interminables y como quien no quiere la cosa el alba os puede pillar en las últimas partidas. No sería extraño dado que es la noche más corta del año y estos juegos son adictivos.

También podéis darle a la consola. Cualquiera que tengan los niños en casa (si los hay) servirá para pasar un rato divertido. Sean partidos de fútbol o guerras de guerrillas por poner dos ejemplos. Consejo: no os enfrentéis a los niños propietarios de esas consolas si no queréis salir humillados en cero coma.


7. Canta y tu mal (y el coronavirus) espanta

El karaoke es un recurso imbatible, sobre todo cuando la deshinibición se ha apoderado de la fiesta. Ya dicen que quien canta su mal espanta y, aunque sea de manera figurada, en estos tiempos también espantas el coronavirus. Eso sí, que tu fiel y querido público se mantenga a una distancia mínima de dos metros de ti porque hoy en día unos gorgoritos es una actividad de riesgo.

Si tienes Playstation o Xbox, sabrás que hay juegos de karaoke. Y si no, puedes recurrir al 'smartphone'. Las aplicaciones para Android e iOs son muchas. Aquí citamos algunas con las que desatar a la 'pop star' que llevas dentro: 'Smule', 'La Voz', 'Karaoke'... 


8. Ver la tele, tal cual

Puede sonar aburrido, sobre todo en una verbena de Sant Joan. Pero piensa que este es un año raruno, que a pesar del fin del estado de alarma hay restricciones que pueden deslucir un poco el ambiente en la calle y que la opción 'Entre cuatro paredes' (apartado 'Ver la tele') no tiene por qué ser mala. Mira la de ideas que te estamos dando.

Así que si tienes alguna plataforma como Netflix, HBO, Prime Video, Filmin, Disney, Movistar+ y compañía vale la pena tener en cuenta esta alternativa. Puedes comenzar algunas de las 15 series imprescindibles de este verano, según el afinado criterio de Juan Manuel Freire. O ver alguna peli. Pero hay tantas a escoger que ahí no vamos a entrar. Para gustos, los colores.

¿Que no tienes plataformas? 'No problem'. La 2 de TVE emitirá a partir de las 23.50 horas 'Cachitos de hierro y cromo', un 'must' de Fin de Año que llega en su versión veraniega: música de viejas normalidades con comentarios impagables, originales y desternillantes sobre los artistas que aparecen en pantalla.


9. Haz de la verbena un carnaval y disfrázate

A ver, de acuerdo, que Sant Joan no es Carnaval ni Halloween, pero hay que tener en cuenta que es un año especial y que todo lo que sea animar el cotarro es bienvenido. Así que por qué no disfrazarse. Es una buena manera de divertirse. Así que solo hay que proponerlo a la gente que acuda a la verbena y meterse en el papel.

Puedes hacerte el disfraz casero con cuatro bolsas de basura (que se lo digan a los pobres sanitarios durante las primeras semanas de la pandemia) o acudir a alguna de las tiendas especializadas de la ciudad como Party Fiesta (Pintor Fortuny, 6), Atucom (Roger de Llúria, 27) para lucir alguna cosa con cara (o máscara) y ojos.


Imagen del 'escape room' 'La cura del virus' / EL PERIÓDICO

10. Vuelve a encerrarte con un 'escape room' virtual

Quizá sea una alegoría de lo que ha sido el confinamiento y el final del estado de alarma. Al fin y al cabo, un 'escape room' es salir de un encierro. En este caso, virtual y gratuito. Si quieres recordar aquellos días de escasez de papel de váter, por ejemplo, 'Apocalipsis higiénico' propone trasladarse al 2043, año en que vale más un rollo que un Ferrari.

Puedes hacerte pasar por un descendiente del fallecido el príncipe africano Jones Dimka, cuya herencia es un palet de papel higiénico. O 'encontrar' una vacuna en 'La cura del virus'. Y en 'Hora 26', tenéis que ayudar a reparar la máquina con la que el protagonista, el profesor Arribia, que ha llegado del futuro.